Acquire the license to the best health content in the world
Contact Us

Un nuevo método para manejar la diabetes

Se enseña a ajustar la dosis de insulina para coincidir con los alimentos ingeridos

Viernes, 4 de octubre (HealthDayNews) -- Con algún adiestramiento básico en matemáticas y el conteo de carbohidratos, las personas con diabetes tipo I puede seguir un plan alimentario más flexible sin perder el control de sus niveles de glucosa o la calidad de vida.

Esa es la conclusión de un estudio que aparece en la edición de mañana en el "British Medical Journal" que probó el programa Ajuste de Dosis para Alimentación Normal (DAFNE, por sus siglas en inglés) entre pacientes en el Reino Unido. El régimen fue originalmente desarrollado por clínicos en Alemania.

"Sabemos que la insulina y los alimentos tienen que parear y una vez se hace esto, podemos permitir al paciente estar en el asiento del conductor para descifrar lo que pueden comer y cuánta insulina necesitan para cubrirla", dijo la doctora Francine Kaufman Presidenta de la Asociación Americana de Diabetes.

"Para que la diabetes sea integrada en la vida de alguien, tiene que haber cierta flexibilidad. Ya no podemos seguir pidiendo a las personas en nuestra sociedad que coman lo mismo a la misma hora y esperar que todos hagan esto", añadió Kaufman.

Aproximadamente 1.5 millón de personas en los Estados Unidos sufren de diabetes tipo I, que ocurre cuando las células productoras de insulina sobreviven y el páncreas deja de trabajar. Estas personas deben inyectarse insulina para sobrevivir. Sin las cantidades adecuadas de la hormona, los niveles de glucosa en la sangre pueden ascender. A largo plazo, esto puede resultar en ceguera, falla renal y amputación.

En el nuevo estudio británico, 140 adultos con diabetes tipo I fueron divididos al azar en uno de dos grupos. El primero recibió un curso de adiestramiento de cinco días en el programa DAFNE, mientras que el segundo recibió el "cuidado usual" durante seis meses.

El curso enseñaba a los pacientes cómo ajustar sus dosis de insulina para coincidir con sus alimentos, en lugar de lo contrario; el tratamiento tradicional para diabetes tipo I.

"Los elementos esenciales son el conteo de carbohidratos y las destrezas de ajustar la insulina para alcanzar un nivel de glucosa cerca del normal", dijo el doctor Simon Heller, coautor principal del estudio.

Se suministró a los participantes la base del conteo de carbohidratos en el primer día, luego se les dijo que fueran a sus hogares y lo intentaran. Gran parte del resto de la semana consistió de discutir sus experiencias y ajustar los procedimientos.

"Se les suministró algoritmos; una unidad de insulina por porción de carbohidratos, dependiendo de cuáles eran sus niveles de glucosa antes de cada comida. Y luego tenían la semana para practicar sus destrezas", añadió Heller, quien labora con el Centro de Ciencias Clínicas en Northern General Hospital en Sheffield.

Luego de seis meses, las personas quienes habían participado en el programa de DAFNE habían mejorado el control de glucosa y la calidad de vida, encontró la investigación.

Las medidas de alta calidad de vida fueron particularmente gratificantes, indicó Heller, pero vinieron con un precio. Para comer con mayor flexibilidad, la mayoría de los pacientes tienen que inyectarse insulina y monitorear el nivel de glucosa en la sangre con más frecuencia, los procedimiento pueden ser engorrosos.

"A pesar de mayores inyecciones y mayor monitoreo, tuvieron una percepción realmente positiva acerca de su diabetes y se sintieron mucho más en control. Estábamos muy sorprendidos. Esto fue lo que nos impacto", afirmó Heller. "Las personas se sentían mucho mejor con respecto a tener diabetes, y se sentían más como las otras personas".

Aunque los resultados a corto plazo son alentadores, todavía falta por ver cuál será el resultado a largo plazo, indicó. Sin embargo, los investigadores en Dusseldorf, Alemania, encontraron que los resultados se sostuvieron durante un periodo de tres años, lo cual, argumentó Heller, "es bastantes notable".

En el estudio británico, algunos de los pacientes retrocedieron un poco al final del estudio a medida que sus niveles de glucosa aumentaban levemente. Los investigadores especulan que esto podría ser porque estaban regresando a un sistema donde los practicantes de salud no estaban familiarizados con el programa DAFNE.

"En retrospectiva, podrían necesitar más apoyo", dijo Heller.

Qué hacer

Para saber más acerca de la diabetes, visita la Asociación Americana de Diabetes o el Centro de Diabetes Joslin.

Fuentes: Simon Heller, M.D., Centro de Ciencias Clínicas, Northern General Hospital, Sheffield, Inglaterra; Francine Kaufman, M.D., presidenta, Asociación Americana de Diabetes, y directora, división de endocrinología, Children's Hospital, Los Angeles; 5 de octubre de 2002, "British Medical Journal"
Consumer News in Spanish