Una dieta con los "carbohidratos correctos" parece mejorar la salud

Un estudio señala que un plan con un índice bajo de glicemia es mejor que una dieta baja en grasas o carbohidratos

JUEVES 26 de agosto (HealthDayNews/HispaniCare) -- Las dietas populares como la Atkins y la South Beach aconsejan consumir pocos o ningún carbohidrato para perder peso. Pero no todos los carbohidratos son iguales a los ojos de Dios y la evidencia más reciente sugiere que utilizar un "índice de glicemia" podría ser la mejor manera de perder algunos kilos y mejorar la salud.

Los resultados de un nuevo estudio con animales muestran que una dieta con un índice bajo de glicemia puede conllevar la pérdida de peso, reducir la grasa corporal y disminuir los factores de riesgo para la diabetes y las enfermedades del corazón.

Los índices de glicemia clasifican a los carbohidratos según su efecto inmediato sobre los niveles de azúcar en la sangre. Los carbohidratos que son procesados rápidamente durante la digestión tienen los índices de glicemia más altos. En cambio, los que toman más tiempo en ser procesados, y por ende liberan más gradualmente azúcar al torrente sanguíneo, tienen un índice de glicemia bajo.

La teoría consiste en que un incremento rápido de azúcar en la sangre provoca hambre y hace que la gente coma más y aumente de peso. Entretanto, los carbohidratos que liberan sus azúcares más lentamente mantienen el hambre a raya.

"Al contrario de lo que la gente piensa, los alimentos a base de féculas pueden convertirse en azúcar muy rápidamente", afirmó el Dr. David Ludwig, director del Programa Optimal Weight for Life del Hospital Infantil de Boston e investigador principal del estudio. "El pan blanco, los cereales del desayuno, las papas, ese tipo de alimentos tienen un alto índice de glicemia, mientras que las frutas, las verduras, las nueces y las legumbres tienen un índice bajo", agregó.

Según Ludwig, los estudios anteriores en humanos habían sugerido que las dietas con índices bajos de glicemia tienen beneficios importantes para la salud. "Pero estos estudios no han podido distinguir los efectos del índice de glicemia de aquellos otros factores de la dieta, como la proteína y la fibra", advirtió.

En parte por esta razón, ninguna agencia en los Estados Unidos reconoce el índice de glicemia en la nutrición humana, explicó Ludwig. El índice de glicemia es reconocido por muchos otros países y por la Organización Mundial de la Salud, dijo.

Para establecer cuál es el efecto de una dieta con un índice bajo de glicemia en un ambiente controlado en el que la dieta podría ser evaluada sin interferencia de otros factores, el equipo de Ludwig experimentó con ratas.

En el experimento, las ratas fueron alimentadas con una dieta que tenía un 69 por ciento de carbohidratos. Once ratas fueron asignadas al azar a una dieta con un índice alto de glicemia y otras diez en una dieta con un índice bajo, según el informe que aparece en la edición del 28 de agosto de The Lancet.

Luego de dos a cuatro meses, los investigadores encontraron que las ratas que consumieron la dieta con el índice alto de glicemia tenía un 71 por ciento más de grasa corporal y un 8 por ciento menos de masa muscular, comparadas con las ratas que consumieron la dieta con un índice bajo.

Además, el grupo del índice alto tenía niveles más altos de glicemia e insulina, así como niveles más altos de triglicéridos, en comparación con el otro grupo.

En experimentos posteriores, las ratas se cambiaron de una dieta baja a una dieta alta en el índice de glicemia. Estas ratas tuvieron incrementos mayores de glicemia e insulina, en comparación con los animales que cambiaron de una dieta alta a una baja en el índice de glicemia.

"Estos hallazgos sugieren que las dietas con un índice bajo de glicemia podrían ayudar a prevenir y a tratar la obesidad, la diabetes y las enfermedades del corazón", aseguró Ludwig.

Una dieta sana, según Ludwig, debe incluir proteínas adecuadas, grasas sanas y carbohidratos con índices de glicemia bajos, como frutas, verduras, nueces, granos enteros y legumbres.

Nunca ha habido efectos adversos cuando se consume una dieta con un índice de glicemia bajo, agregó Ludwig.

"En cambio, las dietas bajas en grasa pueden aumentar el colesterol malo y reducir el bueno", sostuvo.

"Una dieta con un índice de glicemia bajo es el punto medio entre una dieta baja en grasa y una dieta como la de Atkins, baja en carbohidratos", dijo Ludwig.

La Dra. Mary Vernon, vocera de Atkins Nutritionals Inc. y coautora de Atkins Diabetes Revolution, declaró que "la dieta de Atkins no dice que haya que comer carne y una barra de dulce para obtener los carbohidratos que necesita".

Vernon explicó que la dieta recomienda limitar los carbohidratos a 20 gramos diarios hasta perder el peso deseado y luego incrementar la ingesta de carbohidratos hasta ver cuándo empieza a aumentar de peso de nuevo.

"La dieta de Atkins recomienda ciertas fuentes de carbohidratos, que son fuentes con unos índice de glicemia bajos", aclaró. "Los carbohidratos con un índice de glicemia bajo son carbohidratos saludables con valor nutricional, no sólo valor energético", agregó.

Más Información

Para saber más acerca del índice de glicemia, visite el Joslin Diabetes Center.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
Read this Next
About UsOur ProductsCustom SolutionsHow it’s SoldOur ResultsDeliveryContact UsBlogPrivacy PolicyFAQ