Acquire the license to the best health content in the world
Contact Us

Técnica quirúrgica reduce las complicaciones del transplante de células insulares

Procedimiento experimental diseñado para los que le resulta difícil controlar la diabetes tipo 1

MARTES 29 de noviembre (HealthDay News/HispaniCare) -- Un nuevo procedimiento quirúrgico conocido como la "técnica del sándwich" reduce el riesgo de complicaciones causadas por el transplante de células insulares, un procedimiento para ayudar a los diabéticos que no producen suficiente insulina.

En un pequeño estudio, investigadores de la Universidad de Minnesota informan que el procedimiento logró reducir las hemorragias internas y eliminó los coágulos y las infecciones en la sangre en aquellos pacientes sometidos a transplante de células insulares. Las 13 personas que participaron en el estudio también comenzaron a producir insulina por sí mismas y lograron dejar de inyectarse insulina para controlar el azúcar en su sangre.

"Este estudio formó parte del ensayo de mayor tamaño realizado entre varios centros sobre el transplante de células insulares que ya ha encontrado, luego de un año, que el 80 por ciento [de los participantes] no necesitan más insulina", aseguró el Dr. Saravanan Krishnamoorthy, coautor del estudio y residente de radiología de la Universidad de Minnesota en Miniápolis.

Anotó que "las técnicas utilizadas en cada centro fueron ligeramente distintas, algunos usaron sólo espirales, otros sólo espuma y otros más sólo presión". Sin embargo, el procedimiento tiene sus riesgos. "Ha habido complicaciones con hemorragias en una cantidad significativa de pacientes", advirtió.

En su estudio, el equipo de Krishnamoorthy utilizó un procedimiento que hacía uso tanto de espirales pequeños como de gel de espuma. Los hallazgos fueron presentados el martes en la reunión anual de la Radiological Society of North America el 30 de noviembre en Chicago.

En la diabetes tipo 1, las células insulares del páncreas no producen insulina o producen muy poca, lo que significa que el organismo no puede procesar la glucosa, el azúcar en la sangre, adecuadamente. El tratamiento estándar para este tipo de diabetes son las inyecciones de insulina para reemplazar la insulina que el organismo ya no produce. Sin embargo, algunas personas tienen diabetes que es muy difícil de controlar y no logran mantener un buen equilibrio entre la insulina y el azúcar en la sangre. Para estas personas, el transplante de células insulares podría ser una opción.

Durante un transplante de células insulares, hasta 1 millón de estas células se retiran de un páncreas cadavérico, según expertos de la American Diabetes Association. Mediante ultrasonido para visualizar el hígado, un cirujano lleva un catéter hacia el órgano del receptor y luego inyecta las células insulares al mismo. La hemorragia interna es una posible complicación de este procedimiento.

Con el tiempo, algunas de las células insulares comienzan a producir insulina. En muchos casos, el receptor del transplante ya no necesita usar más insulina. Sin embargo, los índices de éxito varían. Los receptores de transplantes también necesitan tomar medicamentos inmunosupresores fuertes por el resto de sus vidas. Debido a que los efectos secundarios a largo plazo de estos medicamentos no se conocen, el procedimiento sólo se recomienda para quienes no pueden mantener un buen control del azúcar en la sangre y se enfrentan a peligrosas complicaciones por esa falta de control.

En el nuevo estudio, los investigadores observaron un pequeño aspecto del transplante de células insulares, cómo reducir las complicaciones relacionadas con el procedimiento mismo.

Con ese propósito, combinaron técnicas de sutura y crearon la "técnica del sándwich".

"Luego de inyectar las células insulares, se coloca una serie de espirales para reducir el sangrado, luego espuma, luego otro espiral, luego espuma y así sucesivamente hasta que la hemorragia cese o se llegue a la piel", explicó Krishnamoorthy. "Se trata de una técnica muy simple que parece evitar el sangrado".

Él y sus colegas usaron el procedimiento en 13 pacientes. Sólo uno tuvo problemas significativos, que se debieron a la falta de experiencia del técnico que realizó el transplante, según Krishnamoorthy.

El Dr. Bernard Degnan, endocrinólogo pediatra del Hospital William Beaumont de Royal Oak, Michigan, se mostró optimista aunque cauteloso acerca de los resultados del estudio. "Son noticias muy emocionantes, pero lo importante, desde mi punto de vista, es que no se trata de algo que podamos ofrecer todavía a la mayoría de los pacientes", dijo.

"Los padres muchas veces se desilusionan al oír esto. Pero para los niños que por lo demás están sanos, no es una opción si se evalúa la relación entre el riesgo y el beneficio. Si se desarrollaran medicamentos inmunosupresores más seguros, entonces este tipo de tratamiento sería apropiado", aseguró Degnan, pero agregó que pasarán al menos 15 ó 20 años antes de que esos medicamentos estén disponibles.

Más información

Para saber más acerca del transplante de células insulares, visite la American Diabetes Association.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Saravanan Krishnamoorthy, M.D., radiology resident, University of Minnesota, Minneapolis; Bernard Degnan, M.D., pediatric endocrinologist, William Beaumont Hospital, Royal Oak, Mich.; Nov. 27, 2005, presentation, Radiological Society of North America annual meeting, Chicago
Consumer News in Spanish