Miércoles, 5 de mayo (HealthDay) -- Una cantidad estimada de 59 millones de personas o más de uno de cada cuatro adultos estadounidenses, ha recibido alguna forma de tratamiento de salud mental en los pasados dos años, según una reciente encuesta.

Es un número sorprendentemente alto, una señal, quizás, de que buscar ayuda para un problema de salud mental, emocional o personal ya no porta el estigma que una vez tuvo, de acuerdo con los patrocinadores del estudio.

La amplia mayoría de estas personas una cantidad estimada de 48 millones se está tratando con medicamentos recetados. Las drogas son claramente la forma dominante de tratamiento de salud mental en los Estados Unidos, reveló la encuesta.

"Creo que las mejoras en la medicación son ciertamente una razón por la cual muchas personas reciben ayuda", manifestó Jo Colman, editor de la revista Psychology Today, una de los patrocinadores de la encuesta. "Es muy bueno que se haya traído a las personas a exponer los problemas que tienen que enfrentar".

Pero no todos los que necesitan cuidado están recibiendo ayuda. Más de un tercio de quienes experimentaron suficiente enfermedad para justificar cuidado no lo han recibido, reveló la encuesta. O sea, una cantidad estimada de 24 millones de personas, o casi uno de cada 10 estadounidenses adultos.

Entre las principales razones para no recibir tratamiento se encuentran el costo y las dudas de su eficacia. Treinta y nueve por ciento dijo que era demasiado costoso. Treinta y dos por ciento afirmó que no creían que esto les ayudara. Además, 35 por ciento consideró que sus problemas no eran lo suficientemente serios para justificar atención profesional.

Lo que es más decir, 43 por ciento cree que los costos usualmente sobrepasan los beneficios de la terapia. Sólo 11 por ciento expresó que los beneficios superan los costos.

Andrew Sperling, director de abogacía legislativa federal para la Alianza Nacional para el Enfermo Mental (NAMI, por sus siglas en inglés), dijo que muchas personas quienes no reciben cuidado enfrentan barreras con la cobertura de salud mental. Debido a una carencia persistente de paridad con beneficios médicos, las personas con problemas de salud mental a menudo encuentran límites de tratamiento o costos más altos, expuso Sperling.

Para remover estos obstáculos, NAMI está instando al Congreso a aprobar legislación de paridad de salud mental patrocinado por el senador Pete Domenici (Representante de Nuevo México), cuya hija sufre de enfermedad mental.

La encuesta, conducida por el gigante de investigación en el mercado Harris Interactive, se señaló que era la primera en su clase en medir cómo piensan y se comportan los consumidores con respecto al tratamiento de salud mental. Los hallazgos se basan de una encuesta telefónica en nivel mundial de 501 adultos y una encuesta cibernética de 1,731 adultos quienes necesitaban o recibían tratamiento de salud mental en los dos años previos.

Pollster definió terapia ampliamente para incluir visitas regulares, de persona a persona o en grupo a un psiquiatra, psicólogo, trabajador social o terapeuta familiar o matrimonial.

"La razón por la que hicimos esto inicialmente era porque sencillamente no hay datos disponibles", explicó Colman.

La encuesta incluyó una herramienta única para evaluar los niveles de enfermedad de los consumidores y la necesitad de terapia, produciendo la clase de datos de referencia que Vaccaro considera que el campo de salud mental carece.

"Imagina tu doctor decir, 'Creo que tengo la sensación de que el azúcar en su sangre está un poco alta. Voy a recetarle insulina' ", expresó en tono irónico.

Los resultados de la encuesta señalan áreas donde los proveedores de salud mental necesitan mejorar el cuidado. Por ejemplo, muestra una clara influencia hacia los medicamento, aunque la terapia de diálogo ha mostrado ser tan eficaz sola como con medicamentos para muchos pacientes.

Ochenta y un por ciento de aquellos con historial de tratamiento han recibido una receta. Casi la mitad han usado medicamentos solos. Por el contrario, 53 por ciento ha usado psicoterapia, y 19 por ciento ha usado psicoterapia sola.

Y aunque la vergüenza del tratamiento de salud mental pudiera haber disminuido, no ha desparecido completamente. Más de uno de cada cinco personas quienes necesitan terapia pero no la han recibido aseveran que es porque temen que se registre en sus expedientes. Uno de cada cinco temen que un amigo o un familiar lo descubra.

Los hombres son el doble de propensos que las mujeres a afirmar que no desean que se les asocie con el tipo de persona que necesita terapia y en decir que no confían en los terapeutas, reflejó la encuesta.

Todo esto sugiere que se necesita hacer más para difundir la palabra de la eficacia del tratamiento y enseñar a los médicos y los consumidores acerca del valor de la terapia del diálogo así como la medicación, concluyeron los encuestadores.

PacifiCare Behavioral Health, por ejemplo, está buscando extender su serie de servicios teleweb para ofrecer al consumidor la opción de recibir consejería vía telefónica o por computadora para un margen más amplio de los problemas.

Tales servicios podrían mejorar el alcance de progenitores solos que alegan que el costo de cuidado y la dificultad de recibir citas a horarios convenientes son barreras al buscar tratamientos.

Read this Next
About UsOur ProductsCustom SolutionsHow it’s SoldOur ResultsDeliveryContact UsBlogPrivacy PolicyFAQ