Muchos defectos de nacimiento pueden ser prevenidos

Expertos aseguran que consumir ácido fólico y evitar el alcohol pueden reducir los riesgos

JUEVES 20 de enero (HealthDayNews/HispaniCare) -- Sin importar cuán mucho se importe una madre por su hijo no nacido, nadie puede garantizar que nacerá en perfecto estado de salud. Los defectos de nacimiento son más comunes de lo que podría pensarse y no siempre se pueden evitar.

Uno de cada 33 recién nacidos en los Estados Unidos nace con un defecto congénito, según la National Birth Defects Prevention Network (NBDPN). Aunque los factores genéticos juegan un papel, las causas para la mayoría de dichos defectos permanecen como un misterio, de acuerdo al grupo.

Pero hay unos pasos sencillos que una mujer puede dar para aumentar las posibilidades de traer al mundo un niño sano. Ese es el mensaje que la NBDPN quiere que las mujeres, sus parejas y los proveedores de cuidado de la salud escuchen este enero, designado como el Mes Nacional de la prevención de los Defectos de Nacimiento.

"Lo que estamos tratando de hacer es educar a las mujeres sobre cómo tener un embarazo saludable con el fin de prevenir cualquier tipo de defecto de nacimiento", aseguró Denise Higgins, presidenta de la junta del comité de educación y extensión del grupo.

Por ejemplo, se recomienda a las mujeres consumir ácido fólico al menos un mes antes de pensar en quedar embarazadas. El ácido fólico, o folato, es una vitamina B necesaria para el correcto desarrollo de las células. Estudios demuestran que puede reducir los defectos de nacimiento del tubo neural, como la espina bífida, una de las principales causas de parálisis en la infancia, y la anencefalia, una afección mortal en la que partes del cerebro y del cráneo están ausentes.

Cerca de 2,200 bebés nacen con defectos en el tubo neural cada año en los Estados Unidos, según March of Dimes.

Es importante consumir suficiente ácido fólico antes de quedar embarazada porque el tubo neural, la parte del embrión que se convertirá en el cerebro y la médula espinal, se desarrolla en el primer par de semanas del embarazo. Según una encuesta de March of Dimes de 2004, el cuarenta por ciento de las mujeres estadounidenses en edad fértil están consumiendo suficiente cantidad de la vitamina para evitar los defectos de nacimiento. El año anterior era el 32 por ciento, lo que significa que es un aumento considerable, aunque todavía no es la mayoría.

El 24 de enero, National Council on Folic Acid lanzará la Semana de Concienciación Nacional sobre el Ácido Fólico para que la gente conozca los muchos beneficios de esta vitamina.

El U.S. Public Health Service insta a las mujeres en edad fértil a tomar un multivitamínico que contenga 400 microgramos de ácido fólico diariamente. Las pastillas de ácido fólico y la mayoría de los multivitamínicos vendidos en los Estados Unidos tienen el 100 por ciento del valor diario recomendado de ácido fólico, según los U.S. Centers for Disease Control and Prevention, pero las mujeres deben leer la etiqueta para estar seguras.

Aquellas que ya han tenido un hijo con un defecto en el tubo neural deben consumir aún más folato. Cuatro miligramos diarios antes de la concepción y durante el embarazo es lo recomendable, asegura la Dra. Diane Ashton, directora médica asociada de March of Dimes.

También se recomienda a las mujeres abstenerse de consumir alcohol en todo momento durante el embarazo. El alcohol puede causar síndrome de alcoholismo fetal (SAF), una afección de toda la vida que se caracteriza por facciones anormales, retardo en el crecimiento y problemas del sistema nervioso central. Los niños con SAF pueden tener problemas físicos, mentales, sociales y del comportamiento.

Hasta 1,000 niños nacidos en los Estados Unidos cada año sufren de síndrome de alcoholismo fetal, asegura la NBDPN. También se cree que otras afecciones prenatales relacionadas con el alcohol, como el trastorno del neurodesarrollo relacionado con el alcohol y los defectos de nacimiento relacionados con el mismo, suceden tres veces más frecuentemente que el síndrome de alcoholismo fetal, anotan los CDC.

"No existe una cantidad saludable de alcohol que una mujer pueda consumir", advirtió Higgins. "No sabemos si un trago causa síndrome de alcoholismo fetal o si hace falta ser alcohólica, por lo que el mensaje es 'no beba'".

Los estudios demuestran que incluso la "bebida social", uno o dos tragos a la semana, puede tener efectos adversos sobre el feto, sentenció Ashton. Aún así, a muchas mujeres no les está llegando el mensaje. "Y es realmente importante para el proveedor de cuidado de la salud poder transmitirles está información", aseguró.

Si está embarazada, muy probablemente le hagan una sencilla prueba de sangre llamada fetoproteína alfa (FPA) para determinar si hay anormalidades fetales, como espina bífida y anencefalia. Otras pruebas más agresivas, como el muestreo del vello coriónico y la amniocentesis, generalmente se reservan para las mujeres a partir de los 35 años cuyos resultados de FPA sugieran mayor riesgo de defectos de nacimiento.

Que las mujeres menores de 35 deban solicitar pruebas agresivas o no depende totalmente de su preferencia, aseguró Miriam Kuppermann, profesora asociada del Departamento de Obstetricia, Ginecología y Ciencias de la Reproducción de la Universidad de California en San Francisco, quien ha estudiado la rentabilidad de las pruebas agresivas.

"Si están interesadas, deben solicitar información clara sobre las posibilidades de estar gestando un feto afectado y el riesgo de aborto espontáneo de dicho procedimiento, así como otras opciones de evaluación", recomendó. Las mujeres que deseen ese tipo de pruebas deben solicitar una cita con un consejero genético para revisar los riesgos y beneficios.

Si está planeando quedar embarazada, hable con su médico sobre cualquier preocupación de salud que tenga. Las mujeres que tienen diabetes y epilepsia, por ejemplo, están en mayor riesgo de tener un bebé con un defecto en el tubo neural, aseguró Ashton.

También cuéntele a su médico si está tomando algún medicamento. Ciertos medicamentos para el acné y la epilepsia se han relacionado con defectos congénitos, explicó Higgins.

Nadie debería tener que sufrir la pena de tener un un bebé con un defecto de nacimiento grave, así que los expertos en el cuidado prenatal recomiendan a las mujeres que comenten cualquier preocupación que tengan con su proveedor de cuidado de la salud con suficiente anticipación.

"La consejería antes de la concepción es muy importante", aseguró Ashton.

Más información

Los U.S. Centers for Disease Control and Prevention tienen más información acerca de cómo prevenir los defectos de nacimiento.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
Read this Next
About UsOur ProductsCustom SolutionsHow it’s SoldOur ResultsDeliveryContact UsBlogPrivacy PolicyFAQ