El eczema tiene un impacto dramático en la calidad de vida

eczema

LUNES, 16 de julio de 2018 (HealthDay News) -- La picazón, las ampollas, las llagas y la inflamación son una fuente continua y debilitante de dolor, vergüenza y sufrimiento para muchas personas que luchan contra el eczema, una enfermedad alérgica de la piel, señalan los investigadores.

Y una nueva encuesta sugiere que muchas de las personas que se enfrentan a un eczema entre moderado y grave sufren de una incapacidad o una renuencia de participar en las actividades y socializar, lo que conduce a una disminución considerable en la calidad de vida.

Para algunos pacientes con eczema, la calidad de vida es peor que la de los que sufren de una amplia variedad de problemas crónicos de la salud distintos, como la enfermedad cardiaca, la diabetes y la hipertensión, añadieron los investigadores.

"Mientras más grave es la dermatitis atópica [eczema], peor es la salud, la calidad de vida y la insatisfacción con la vida en general", comentó el autor del estudio, el Dr. Jonathan Silverberg.

"Atiendo a algunos de los casos más difíciles de dermatitis atópica que hay, así que no puedo decir que esto me sorprenda mucho", explicó Silverberg. "Pero creo que a la mayoría de las personas que no viven con dermatitis atópica les sorprende enterarse de lo debilitante que puede ser".

Silverberg es director del Centro de Medicina Multidisciplinaria del Eczema Northwestern y de la Clínica de Dermatitis de Contacto del Hospital Conmemorativo Northwestern, en Chicago.

Según la Asociación Nacional del Eczema (National Eczema Association), unos 30 millones de estadounidenses, desde bebés hasta ancianos, sufre de una de las varias formas distintas de la enfermedad cutánea.

La causa exacta sigue siendo evasiva, y no hay una cura conocida. Y aunque los medicamentos tópicos y la inmunoterapia pueden ayudar a gestionar la afección, el tratamiento se ve complicado por el hecho de que "ningún paciente con eczema es exactamente igual que otro", dijo Silverberg.

"En la mayoría de los pacientes, las exacerbaciones pueden ocurrir sin ninguna causa aparente", anotó. "Muchos pacientes buscan ese desencadenante [ambiental] en particular que pueden evitar para curar su dermatitis atópica. Para la mayoría, no existe".

Y eso significa que los pacientes con distintos desencadenantes y distintos grados de gravedad y síntomas necesitan un "método de tratamiento personalizado" distinto para lo que probablemente acabe siendo un trastorno crónico a largo plazo, apuntó Silverberg.

La encuesta de poco más de 600 pacientes con eczema (con una enfermedad leve, moderada o grave) reveló un tema demasiado común: una amplia insatisfacción con la vida propia.

Casi tres cuartas partes de los encuestados eran blancos. Poco más de la mitad tenían un eczema leve, casi 4 de cada 10 tenían una afección moderada, y poco más de un 8 por ciento describieron su afección como grave.

En conjunto, más o menos una cuarta parte dijeron que su salud era regular, mientras que casi un 16 por ciento describieron su salud general como mala, mostraron los hallazgos.

Entre los que tenían una enfermedad grave, alrededor del 35 por ciento dijeron que su salud era regular o mala, mientras que casi un tercio dijeron que estaban un poco o muy insatisfechos con sus vidas.

Pero incluso entre los que tenían un eczema leve, casi el 18 por ciento dijeron que evitaban socializar debido a su aspecto, mientras que un 23 por ciento limitaban sus actividades diarias. Esas cifras subieron a un 40 y un 43 por ciento, respectivamente, cuando se incluyó a los pacientes con enfermedad moderada y grave.

La forma más efectiva en que los pacientes pueden limitar el impacto del eczema en la calidad de vida es "buscar atención antes y plantearse la meta de un control más estricto de sus síntomas", aconsejó Silverberg.

"Algunos pacientes quizá se digan a sí mismos 'no es tan malo', y no busquen atención", comentó. "Entonces acaban sufriendo en silencio cuando las cosas empeoran, y al final llegan al punto de la desesperación, y en ese momento tratar su enfermedad es mucho más difícil".

El Dr. Richard Gallo, presidente de dermatología de la Universidad de California, en San Diego, está familiarizado con el impacto que el eczema puede tener en la satisfacción vital.

"Hace mucho que sabemos que el eczema tiene un impacto enorme en la calidad de vida, no solo para el paciente, sino para los padres de niños con eczema", indicó.

Aun así, "hay buenas noticias para los pacientes con eczema debido a la nueva comprensión científica de la causa y el tratamiento", añadió Gallo. En ese frente, resaltó el trabajo que se está realizando en la actualidad que explora los beneficios potenciales de utilizar probióticos aplicados a la piel.

Pero Gallo dijo que "el eczema es complejo y los pacientes de verdad deben hablar cuidadosamente con el médico para comprender el tipo y las causas de su eczema".

El estudio aparece en la edición del 16 de julio de la revista Annals of Allergy, Asthma and Immunology.

Más información

Para más información sobre el eczema, visite el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

logo
FUENTES: Jonathan Silverberg, M.D., Ph.D., MPH, director, Northwestern Medicine Multidisciplinary Eczema Center, and director, Contact Dermatitis Clinic, Northwestern Memorial Hospital, and associate professor, departments of dermatology, preventive medicine and medical social sciences, Northwestern University Feinberg School of Medicine, Chicago; Richard Gallo, M.D., Ph.D., professor and chairman, department of dermatology, University of California, San Diego; July 16, 2018, Annals of Allergy, Asthma and Immunology
Consumer News in Spanish