Acquire the license to the best health content in the world
Contact Us

Hígados donados no siempre llegan a los más enfermos

Cambio simple en programa de trasplante arreglaría el problema

Martes, 20 de abril (HealthDayNews) -- Hígados donados no siempre llegan primero a las personas más enfermas, según reveló un nuevo estudio.

Investigadores del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Colorado descubrió que en lugar de distribuir los hígados donados en nivel regional, de manera que los pacientes más enfermos los reciban primero, los hígados a menudo se trasplantaron a pacientes menos enfermos en una organización local de adquisición de órganos (OPO, por sus siglas en inglés).

"Los pacientes quienes se enlistaron en una OPO con pocos pacientes se están trasplantando con enfermedades menos severas", indicó el autor del estudio doctor James Trotter, un profesor asociado de medicina en el Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Colorado en Denver.

Los resultados del estudio aparecen en la edición de abril de la Journal of the American Medical Association.

Hay 59 organizaciones de adquisición de órganos a través de los Estados Unidos, la mayoría son organizaciones privadas, sin fines de lucro. Nueve tienen base en un hospital, de acuerdo con la Red Unida para Compartir Organos (UNOS, por sus siglas en inglés). Algunas OPO cubren poblaciones de sólo poco más de 1 millón, mientras que otras sirven poblaciones tan extensas como 18 millones.

Cada OPO mantiene su propia lista de espera de candidatos a trasplantes; no hay una lista nacional. La OPO más extensa tiene más de 2,000 candidatos a trasplantes en su lista de espera, mientras que las más pequeñas tienen menos de 10. Actualmente, los hígados donados se parean en una organización de adquisición de órganos primero, luego con candidatos de trasplante en nivel regional, y más tarde se ofrecen en nivel nacional, de acuerdo con UNOS. Más de 17,000 personas en los Estados Unidos están actualmente esperando por un trasplante de hígado.

En febrero de 2002, se introdujo un nuevo sistema de localización de hígados donados para asegurar que los pacientes más enfermos en una de estas organizaciones recibieran el trasplante primero. A cada candidato de trasplante se asignó una puntuación de Modelo para Enfermedad Hepática en Etapa Final (MELD, por sus siglas en inglés). Mientras más alta la puntuación, más avanzada es la enfermedad del hígado.

Para este estudio, Trotter y sus colegas examinaron datos de trasplante de hígado en el momento en que se implementaron las puntuaciones MELD a través de marzo 2003 para

OPO. Los investigadores consideraron una organización de adquisición de órganos pequeña si menos de 100 personas estaban en la lista de trasplante, y extensa si tenía más de 100. Veinticuatro por ciento de las OPO estudiadas eran pequeñas, y 8.3 por ciento del total de trasplantes ejecutados durante el periodo de estudio se realizó en OPO pequeñas.

Sin embargo, personas en dichas organizaciones tuvieron índices de trasplante mayores cuando el número de años se tomó en cuenta. El estudio reveló que el índice de trasplante fue 2.5 veces mayor para personas en una organización pequeña. Aquellos en una organización de adquisición pequeña eran más propensos a recibir un trasplante cuando no estaban tan enfermos.

"El sistema actual funciona muy bien, pero hemos encontrado un pequeño problema que es importante", indicó Trotter, quien sugirió que al redistribuir la población en las organizaciones de adquisición para hacerlas más uniforme, el problema se podría solucionar.

Además añadió que si cada organización de adquisición de órganos sirviera a una población aproximada de 9 millones de personas, el sistema sería más equitativo. Pero señaló que cambiar el esquema de estas organizaciones podría significar que algunas personas tengan que viajar distancias lejanas para recibir un trasplante.

El doctor James Eason, director del programa de trasplante abdominal en el Hospital de la Fundación Clínica Ochsner en Nueva Orleáns y un miembro del comité UNOS que hace recomendaciones sobre los lugares de órganos donados, afirmó que cualquier con una puntuación MELD de 15 ó más se beneficia de trasplantes. Pero si una de estas organizaciones sólo tiene candidatos con puntuaciones MELD por debajo de este número, sugirió que el órgano donado deber compartirse en nivel regional, entre las OPO, se manera que se dé prioridad a las personas más enfermas.

"En lugar de debatir quién recibe qué pedazo de pastel, necesitamos enfocarnos en hacer más grande el pastel", comentó Eason.

Más información

Para aprender más acerca de los trasplantes de hígados, visita la Biblioteca Nacional de Medicina y la Fundación Americana del Hígado.

Fuentes: James Trotter, M.D., profesor asociado, medicina, Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Colorado, Denver; James Eason, M.D., director, programa de trasplante abdominal, Hospital de la Fundación Clínica Ochsner; 21 de abril de 2004, Journal of the American Medical Association
Consumer News in Spanish