Cambios en el seguro alteran los tratamientos

Algunos pacientes dejan de tomar medicamentos

Miércoles, 3 de diciembre (HealthDayNews) -- El precio tiene importancia, incluso cuando está la salud de por medio.

Cambios en planes de drogas recetadas disponibles a los pacientes pueden alterar cómo las personas usan los medicamentos, a veces incluso causar que dejen de tomar ciertas drogas completamente, según un reciente estudio.

A pesar de inferencias sencillas de que tales cambios podrían ser perjudiciales a la salud, nadie sabe todavía qué efecto tiene esto en la calidad del cuidado o la calidad de vida.

"Cuando se enfrentan con un precio más alto, las personas a veces cambian de medicamentos o descontinúan la terapia", sostuvo Cindy Parks Thomas, un científico titular en el Instituto Schneider para la Política de Salud en Brandeis University en Waltham, Massachusetts. "Todavía se desconoce cómo está afectando la descontinuación de la terapia en las personas". Thomas escribió un artículo perspectivo para acompañar el estudio, ambos aparecen en la edición del 4 de diciembre de la New England Journal of Medicine.

De acuerdo con el artículo de Park, los gastos de medicamentos recetados son la parte de rápido crecimiento del cuidado de la salud personal. Para disminuir su carga, los patronos y los planes de salud recientemente comenzaron a introducir "formularios basados en incentivos" para hacer a los consumidores y doctores más sensitivos al precio y cambiar más el costo para los consumidores.

El plan de tres coberturas es el más común de los formularios basados en incentivos. La primera cobertura, típicamente para drogas genéricas, tiene el co-pago más bajo ($10 ó menos). La cobertura del medio, con un co-pago de $15 ó más, es para drogas de marcas preferidas por la organización (en otras palabras, el plan podría haber negociado acuerdos de rebate con el fabricante). La tercera cobertura, y de más alto precio, es para medicamentos de marca que no son preferidos por la organización.

Durante los pasados cuatro años, la proporción de planes con formularios de tres niveles en los Estados Unidos ha aumentado de 27 a 63 por ciento, indicó Park. Uno 57 por ciento de los empleados estadounidenses están enlistados en un plan con un formulario de tres niveles. En adición, la nueva legislación de drogas recetadas del Medicare, aunque nadie sabe qué forma precisa tomará esto.

Estudios previos han demostrado que los formularios resultan en reducción de gastos para los asegurados y los patronos, pero nadie sabe si afectan la calidad del cuidado y el acceso a éste.

El estudio actual analizó cómo los consumidores respondieron a la introducción de dos diferentes formularios basados en incentivos. Específicamente, los investigadores estaban interesados en cómo afecta la compra de inhibidores ACE, estatinas e inhibidores de bombeo de protones (para el reflujo ácido).

El primer plan cambió de un formulario de una cobertura de una a cobertura tres al mismo tiempo que aumentó todos los co-pagos para los medicamentos.

El segundo plan hizo un cambio menos dramático, cambiar de un formulario de dos coberturas a uno de tres coberturas y sólo cambió los co-pagos para cobertura de 3 drogas.

Los enlistados en ambos planes hicieron cambios, aunque se pronunciaron más en el plan con los cambios más dramáticos. Muchos miembros del primer plan cambiaron a cubierta 1 o cubierta 2 de drogas menos caras y algunos enlistados dejaron de tomar medicamentos completamente. Los cambios en el segundo plan resultaron en pocos cambios en el uso de una droga.

"Definitivamente vimos que estas iniciativas finales sí influenciaron recetar y tomar los medicamento, pero no podemos decir con esta clase de datos cuál será el impacto a largo plazo en la salud", indicó el autor del estudio, expresó el autor del estudio Haiden Huskamp, una profesora auxiliar de economía de la salud en la Escuela Médica de Harvard. "Ciertamente, algunas banderas se levantaron con el hallazgo, por ejemplo; las estatinas, pero no podemos afirmarlo definitivamente".

Aún así, el cuadro se está enfocando lentamente.

"Estamos comenzando a obtener un consenso en el hecho de que estos formularios y métodos pueden disminuir los índices de crecimiento de gastos de drogas medicadas y que también tienen otras consecuencias, como el cambio en algunos de los costos para pacientes y quizás causar, en su forma más extrema, que algunos pacientes dejen de tomar medicamentos", indicó Thomas. "Ahora necesitamos dar ese paso adicional y examinar quienes están eliminando sus medicamentos. Si sólo son personas que lo toman en base a discreción o son personas que están muy al margen, podría ser algo bueno".

Huskamp ya tiene un grupo evaluando el asunto. Está trabajando con miembros del mismo tiempo para ver exactamente quién deja de usar el medicamento y quién los cambia. La asignación es una difícil porque a menudo los efectos negativos no se reflejan hasta luego de años del cambio o descontinuación del medicamento.

Más información

Visita el Medicare para más sobre la reciente legislación de medicamentos necesarios. Para la perspectiva de la industria sobre medicamentos recetados, visita Investigación y Fabricantes Farmacéutico de América.

Fuentes: Haiden Huskamp, Ph.D., profesora auxiliary, economía de la salud, Escuela Médica de Harvard, Boston; Cindy Parks Thomas, Ph.D., científico titular, Instituto Schneider para Política de la Salud, Brandeis University, Waltham, Mass.; 4 de diciembre de 2003, New England Journal of Medicine
Consumer News in Spanish