See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Continúa el debate de la Guerra del Golfo

Estudio británico arroja dudas sobre el 'síndrome'; experto estadounidense está en desacuerdo

Lunes, 25 de noviembre (HealthDayNews) -- La Guerra del Golfo terminó hace más de una década, pero algunos alegan que la batalla contra la enfermedad repercute todavía.

El argumento, centrado en si el síndrome de la Guerra del Golfo en realidad existe, ha vuelto a tomar auge por un nuevo estudio británico que concluye que el síndrome probablemente no existe y, de existir, no tiene bases neurológicas.

En la edición de mañana de la revista "Neurology", investigadores londinenses reportaron haber evaluado a veteranos para anomalías neuromusculares, pero no encontraron asociación de la Guerra del Golfo con impedimentos específicos de los nervios periféricos, las coyunturas neuromusculares y los músculos esqueléticos.

"Nos acercamos al estudio con una mentalidad abierta, sin preconcepciones acerca del resultado", indicó el autor del estudio, doctor Mo Sharief, un neurólogo consultor que labora en el Guys Hospital. "Es bastante reconfortante que no encontrásemos ningún daño neurológico progresivo u objetivo que pudiera haber contribuido con los síntomas de los veteranos".

Pero un experto estadounidense quien ha realizado su propia investigación llamó al nuevo estudio "totalmente inválido".

"De acuerdo con la definición del caso, hubo pocos, si alguno, pacientes con el verdadero síndrome de la Guerra del Golfo" incluidos en el estudio británico, indicó el doctor Robert W. Haley, un profesor de medicina interna en el Centro Médico de la University of Texas Southwestern Medical quien cree que el síndrome existe.

Sharief dijo que no sabe qué está ocasionado que algunos veteranos reporten una variedad de síntomas neurológicos. "No tengo los datos psicológicos necesarios para especular si algunos de estos síntomas eran de naturaleza psicosomática. Realmente no puedo explicar porque muchos veteranos del Golfo han reportado síntomas neuromusculares similares", expresó.

Pero Haley dijo que piensa que sabe lo que está causándolos. La "asociación más fuerte es como un bajo nivel del gas nervioso", sostuvo.

El estudio británico no evaluó la causalidad, sino el impedimento, y encontró muy poco. Los investigadores reclutaron al azar hombres militares del servicio selectivo de la Fuerza Naval Real, las Fuerzas Armadas y la Fuerza Aérea Real, incluyendo las desplegadas en la región del Golfo durante el conflicto, las enviadas a Bosnia durante el conflicto, y quienes sirvieron durante al Guerra del Golfo, pero no fueron enviados allá.

De los 110 participantes, 26 eran veteranos "saludables" de la Guerra del Golfo, 49 eran veteranos sintomáticos de la Guerra del Golfo, 13 eran veteranos sintomáticos de Bosnia y 22 eran hombres sintomáticos no enviados al Golfo.

Los hombres con síntomas se quejaban de fatiga, rigidez en las coyunturas, debilidad muscular, dolor muscular, síntomas sensoriales tal como entumecimiento, y síntomas automáticos tales como disturbios en la vejiga.

Todos pasaron por una batería de pruebas neurológicas. Sharief indicó que "emplearon de un modo abarcador todas las pruebas neuropsicológicas que podrían utilizarse para investigar la enfermedad humana". El estudio no encontró anomalías en ninguno de los hombres, aunque unos pocos participantes en cada grupo reflejaron padecer del síndrome del túnel carpiano. En cualquier nivel, los veteranos de la Guerra del Golfo produjeron resultados similares en todos los otros grupos.

"No existe evidencia objetiva de enfermedad en veteranos de la Guerra del Golfo quienes sufren de síntomas neuromusculares", indicó Sharief. "Nuestros resultados deben motivar el debate de si debemos evaluar otras causas, y de ser así, cómo y dónde".

Sin embargo, Haley sostuvo que los investigadores británicos fallaron en incluir alguien muy enfermo en el estudio, e incluso va más allá al sugerir que podrían haber hecho esto deliberadamente.

"En la medicina, todos quieren que esta enfermedad desaparezca", indicó.

Añadió que los investigadores británicos permitieron en el estudio "personas con problemas leves de cualquier naturaleza".

Sharief respondió: "el cuestionario neuromuscular que fue utilizado incluyó todos los síntomas que han sido reportados en relación con el conflicto de la Guerra del Golfo. Estos síntomas han sido validados en varios artículos".

Señaló, sin embargo, que, cualquiera que sea la causa, "se deben hacer esfuerzos para ayudar a los veteranos a lidiar con sus síntomas, bien sea a través del suministro de cuidado apropiado de la salud o ayudarlos a lidiar con su incapacidad".

El Ministerio de Defensa de Reino Unido financió el estudio.

Qué hacer

Aquí se encuentra un punto de vista diferente acerca del síndrome de la Asociación Médica Americana y otro del Departamento de Defensa.

Fuentes: Mo Sharief, M.D., neurólogo consultor, Guys Hospital, Londres, R.U.; Robert Haley, M.D., profesor de medicina interna, Centro Médico de University of Texas Southwestern, Dallas; 26 de noviembre de 2002, "Neurology"
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined