Estudio descubre, Pocos Beneficios de las Imágenes de TC (Tomografía Computarizada) de Todo el Cuerpo

Un experto afirman que el costoso procedimiento no aumentará significativamente la esperanza de vida.

MARTES, 25 de enero (HealthDayNews) – Parece una buena idea: La tomografía computarizada (TC) tradicional, toma imágenes de todo el cuerpo en busca de anormalidades que puedan indicar los primeros síntomas de una enfermedad.

No obstante, un estudio reciente sugiere que estas imágenes –que cuestan cerca de $900 cada una—contribuyen poco a mejorar la salud a largo plazo del paciente e incluso podrían afectar su atención médica.

El estudio descubrió, que las imágenes de todo el cuerpo prolongaron en sólo seis días la esperanza de vida de los pacientes masculinos promedio de 50 años de edad y que cada imagen conllevaba un alto riesgo de resultados positivos falsos que podrían necesitar pruebas adicionales de alto costo.

El Dr. G. Scott Gazelle, investigador principal y profesor de radiología de la Escuela de Medicina de Harvard, explicó que, "Una porción bastante considerable del costo total del programa, estaría entonces relacionada con la realización de pruebas para verificar estos resultados positivos falsos, sin ningún beneficio para el paciente.

Sin embargo, un radiólogo experto estuvo en desacuerdo con las conclusiones del Dr. Gazelle.

El Dr. Michael Brant-Zawadzki, director médico de radiología del Hospital Memorial Hoag (Hoag Memorial Hospital), en Newport Beach, California, considera que las imágenes de todo el cuerpo continúan siendo útiles para "Llamar la atención de las personas hacia las pruebas para la detección de las primeras etapas de condiciones bastante frecuentes como las enfermedades cardiacas, el cáncer de pulmón y de colon.

Estas conclusiones aparecen en la edición de febrero de Radiología.

En los últimos años, los centros privados de radiología especializados en TC de todo el cuerpo, se han incrementado a lo largo y ancho del país. De acuerdo con Gazelle, cada consumidor puede prever gastar un promedio de $900 por cada una de estas imágenes, que normalmente no están cubiertas por Medicare ni por seguros médicos privados.

Gazelle afirmó que, “Naturalmente, hubo mucho mercadeo al momento de la introducción de estas imágenes”. “No obstante, también hubo preocupación ante el hecho de que realmente no existía ninguna evidencia de que fueran beneficiosas.”

Debido a que no fue factible la realización de un análisis real de costos y beneficios, el equipo de Harvard recurrió, en su lugar, a la realización de un modelo matemático detallado para ayudar a calcular el costo-efectividad de las imágenes de todo el cuerpo.

Gazelle afirmó que el modelo “Tomó en cuenta ocho condiciones comúnmente consideradas objeto de evaluación por las TC de todo el cuerpo”. “Luego, a través de este modelo, establecimos grupos hipotéticos de medio millón de personas según su edad y calculamos [incorporamos] la esperanza de vida y los costos para esos grupos".

De acuerdo a Gazelle, los resultados no fueron tan impresionantes. Los investigadores descubrieron que en un modelo –el cual incluía hombres estadounidenses de 50 años de edad que habían sido valorados en busca de varios tipos de cáncer y enfermedades cardiovasculares—las imágenes de TC sólo prolongaron su vida seis días.

Gazelle también señaló que las imágenes de TC para órganos individuales, realizadas para detectar enfermedades específicas, por lo general, tienen un índice de resultados positivos falsos superior al diez por ciento-- anormalidades de los tejidos que aparentan ser sospechosas pero que resultan ser benignas. Dado que las imágenes de todo el cuerpo, utilizadas en el modelo, estaban diseñadas para observar ocho condiciones diferentes, el equipo de Harvard calculó su tasa potencial de resultados positivos falsos por encima del 90%.

Gazelle expresó “Asumamos entonces que alguien obtiene un resultado positivo falso en una imagen de TC de todo el cuerpo”. “Luego esta persona visita [a su doctor] y quizás necesite tres exámenes de seguimiento por valor de $10,000 en concepto de pruebas diagnósticas adicionales. Bueno, el sistema de salud los pagará y eso elevará los costos de cada uno”.

De acuerdo con los investigadores, la ganancia neta de seis días de vida por paciente, obtenida a través de las imágenes de todo el cuerpo, costaría a cada paciente un promedio de $2,513. La carga para el sistema de salud sería todavía mayor. El equipo de Gazella, calculó que la suma de las imágenes de todo el cuerpo necesarias para que un paciente obtuviera un año más de vida, le costaría $151,000 al sistema de salud de los Estados Unidos. Él expresó que esta cifra excede el costo de la mayoría de intervenciones médicas financiadas actualmente en este país.

Gazelle afirmó que incluso los pacientes cuyas imágenes no muestran problemas aparentes, pueden perder a largo plazo. Agregó que, “Existen razones para creer que las personas se realizarían esto [una prueba de imágenes] y luego no se someterían a otras intervenciones médicas que se sabe son beneficiosas.”

Sin embargo, el Dr. Brant-Zawadzki considera que las imágenes de todo el cuerpo todavía pueden jugar un papel clave en la detección de los primeros síntomas de enfermedades. Él expresó “Para mí, todo el concepto de las pruebas, radica en crear conciencia en las personas de que actualmente hay disponible una herramienta para detectar tres de las principales causas de muerte en nuestra sociedad: enfermedades cardiacas, cáncer de pulmón y de colon”.

Él todavía no está seguro de que algún modelo matemático pueda evaluar con certeza la utilidad de un procedimiento, que sólo ha estado disponible para los pacientes durante los últimos años. Brant-Zawadzki expresó "En realidad, usted no puede realizar un análisis de costo-efectividad para una prueba que no ha sido evaluada de verdad". Él agregó que en un modelo matemático, por necesidad, los investigadores hacen "suposiciones importantes".

Gazelle, sin embargo, rebatió que este tipo de modelo tiene una historia larga y respetable en la investigación científica. Expresó que “Durante los últimos 20 ó 30 años, los modelos de decisión han sido utilizados para dirigir las políticas públicas, las enfermedades cardiovasculares, tipos de cáncer y otros padecimientos.”

Él considera que los resultados contribuirían a disminuir el entusiasmo del público por las imágenes de todo el cuerpo.

Gazelle expresó “Básicamente, considero que las imágenes de TC de todo el cuerpo sacan buen provecho de las personas que están preocupadas.” “Esto es lo que muchos de estos centros deseaban desde el principio. Hacían felices a las personas informándoles que no tenían nada, que estaban bien, y cobraban el dinero."

FUENTES: Dr. G. Scott Gazelle, Ph.D., director del Instituto de Evaluación Tecnológica del Hospital General de Massachusetts, profesor asociado de la Escuela de Medicina de Harvard, Boston, Presidente, Comité para el desarrollo de la investigación de la Sociedad Radiológica de América del Norte y Presidente de la Comisión para la Evaluación de Investigación y Tecnologíadel Congreso Norteamericano de Radiología; Dr. Michael Brant-Zawadzki, director médico, radiología, Hospital Hoag Memorial, Newport Beach, Calif. y profesor clínico adjunto, radiología, Universidad de Stanford, Palo Alto, Calif.; Febrero 2005 Radiología
Consumer News in Spanish