See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

¿Muy enfermo para ir a la escuela?

El sentido común y algunas indicaciones pueden ayudar a determinarlo

Viernes, 30 de enero (HealthDayNews) -- Tu hijo está estornudando, tiene gotereo nasal y se queja de dolor de garganta, pero su temperatura es normal. ¿Debes empacar su almuerzo y enviarlo a la escuela?

Los padres tienen que tomar decisiones difíciles como ésta todos los días, a menudo con su instinto como única guía.

Los padres tienen "bastante claro lo que sucede con sus hijos", y saben cuándo sus hijos no se sienten bien, sostuvo Marilyn Kinne, enfermera escolar y coordinadora de proyectos escolares de la Asociación Nacional de Enfermeras Escolares.

"Si, en su mejor juicio, el niño tiene fiebre y otros síntomas, entoces parece prudente darle el día libre y que se quede en casa descansando, darle mucho líquido y observarlo", afirmó.

Definitivamente esto es lo que hubiese hecho June Cleaver, el personaje de la comedia situacional de comienzos de los 1960 Leave It to Beaver. Pero en la sociedad de doble ingreso de hoy día, pocas mamás o papás pueden darse el lujo de tomarse el día libre y servir sopa de pollo para sus hijos enfermos.

"Existe una presión para enviarlos aunque estén enfermos", indicó el doctor Thomas L. Young, un profesor asociado de pediatría en la Universidad de Kentucky y miembro del Comité de Salud Escolar de la Academia Americana de Pediatría.

Algunos padres podrían estar tomando precauciones adicionales a la luz de recientes informes que sugieren que la temporada de influenza de esta temporada ha sido particularmente difícil. Desde el comienzo de la temporada de influenza, casi 100 niños en los estados unidos han muerto debido a causas relacionadas con influenza, reportaron los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

Los síntomas de influenza incluyen fiebre, dolor de cabeza, cansancio excesivo, tos seca, dolor de garganta, nariz congestionada o mucosidad, y dolor muscular, de acuerdo con los CDC. Los niños podrían tener síntomas gastrointestinales adicionales, tales como nausea, vómitos y diarrea.

Queda de parte de los padres separar una enfermedad realmente seria de un comportamiento haragán. Un niño que simplemente se queja: "no me siento bien", podría estar preparando una excusa para no ir a la escuela.

Un niño con fiebre debe mantenerse en casa y cuidarse hasta que recupere la salud, aconsejó Young. Si está vomitando también es mejor que se quede en casa, añadió.

Los resfriados, obviamente, son menos contagiosos pero no necesariamente una razón para que los niños falten a la escuela. Podría depender de cuánto malestar sientan. De mismo modo, es probablemente seguro enviar a un niño a la escuela con una tos leve si no está acompañada de fiebre y otros síntomas, expresó Young.

La infección de garganta es diferente, advirtió Young. Aunque estés tratando a tu hijo con antibióticos, se considera contagioso durante las primeras 24 horas, así que mantén a tu hijo en casa por lo menos por un día.

¿Diarrea? Si el niño no tiene fiebre y no presenta otros síntomas, un "poco de diarrea no es una razón para faltar a la escuela", expuso. La clave con la diarrea es lavarse bien las manos para evitar que se esparza la infección a los otros.

Los padres también necesitan examinar el manual escolar para una guía, ya que muchos distritos escolares tienen políticas que declaran cuando un niño no puede asistir a la escuela. "Algunos son muy específicos", sostuvo Kinne. "Unos enumeran una temperatura".

Algunas escuelas mantienen una política de cero tolerancia con respecto a los niños que tienen piojos, aunque esa prohibición va en contra de la guía médica actual. La Academia Americana de Pediatría desalienta las políticas "anti-liendres" y señala que no se debe excluir a ningún niño de la escuela debido a los piojos. Del mismo modo, la Asociación Nacional de Enfermeras Escolares indicó que las políticas anti-liendres interrumpen el proceso de educación y no se debe considerar una estrategia esencial para manejar las liendres.

¿Sigues sin saber qué hacer? Las enfermeras escolares y los centros de salud en las escuelas a menudo pueden ofrecer ayuda a los padres a decidir lo que es mejor para su hijo.

En resumen: una buena dosis de sentido común puede ayudar a poner de nuevo a tu hijo de pie y en el salón de clases.

Más información

Aquí hay más información sobre la influenza.

Fuentes: Thomas L. Young, M.D., profesor asociado, pediatría, Universidad de Kentucky, Lexington, y miembro, Academia Americana de Pediatría, Comité de Salud Escolar; Marilyn Kinne, R.N., coordinadora de proyectos de enfermería, Asociación Nacional de Enfermeras Escolares, Castle Rock, Colo.
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined