Acquire the license to the best health content in the world
Contact Us

La industria de la vacunación necesita una inyección a mano

Informe halla problemas de suministro, costo y disponibilidad

MARTES 10 de mayo (HealthDayNews/HispaniCare) -- Una nueva encuesta señala que el hecho de que muchos estadounidenses subestimen la amenaza para la salud que representó la gripe podría haber sido un factor fundamental en la capacidad del país para sobrellevar la escasez de vacunas del otoño pasado.

Los resultados aparecen en la edición de mayo y junio de Health Affairs, que también contiene otros dos informes que evalúan la situación de los programas de vacunación de los EE.UU. Uno halló que cerca de 40 millones de estadounidenses con seguro de salud no tienen cobertura para todas las vacunas. Otro estudio halló que la producción de vacunas pediátricas se está concentrando en un puñado de fabricantes, lo que constituye un desarrollo potencialmente preocupante si, por ejemplo, uno de ellos experimentara problemas en el suministro.

Para la encuesta sobre la gripe, investigadores de la Universidad de Harvard entrevistaron a 1,277 adultos con relación a su conocimiento de las amenazas para la salud que presenta la gripe. Los investigadores también preguntaron a los encuestados sobre lo que pensaban con respecto a la gestión por parte del gobierno federal de la pérdida de cerca de 100 millones de vacunas el otoño pasado cuando uno de los principales fabricantes del país perdió temporalmente su licencia para producir la vacuna. La encuesta también preguntó si la misma respuesta de racionamiento de las autoridades federales, que pidieron que sólo los individuos de alto riesgo como los ancianos y los enfermos crónicos recibieran la vacuna, funcionaría en caso de escasez de otras vacunas para enfermedades contagiosas.

La encuesta halló que más del cincuenta por ciento de los entrevistados subestimó los peligros potenciales de la gripe y que apenas el 10 por ciento sabía que la gripe es responsable por entre 20,000 y 40,000 muertes anuales en los EE.UU.

Los investigadores especulan que esta falta de conocimiento podría haber sido una razón importante por la que mucha gente no se hizo vacunar el otoño pasado, lo que le permitió a los funcionarios federales de salud gestionar una escasez potencialmente peligrosa de vacunas.

"Las personas de mayor edad estaban preocupadas por la escasez", relató Robert J. Blendon, profesor de políticas de salud de la Facultad de Salud Pública de Harvard, coautor del estudio. "Pero muchas de las personas que no eran mayores tenían sentimientos encontrados respecto a hacerse vacunar. Muchos creyeron que tenía efectos secundarios o que no funcionaba. Así que era relativamente fácil pedirles que se fueran".

Es más, muchas gente creyó que las medidas como lavarse las manos eran más importantes que vacunarse, continuó Blendon. La mayor parte de la gente encuestada también se opuso al racionamiento de la vacuna que hizo el gobierno. El 56 por ciento aseguró que los médicos y enfermeras deberían decidir quién se debe vacunar.

A pesar del éxito aparente del racionamiento de vacunas contra la gripe el año pasado, Blendon no cree que sirva como modelo para racionar vacunas para otras enfermedades peligrosas. "La razón por la que fue tan fácil destinar la vacuna a los grupos de alto riesgo fue que los otros grupos no estaban interesados en ella", dijo.

Pero, agregó, no está claro que una escasez de vacuna contra una enfermedad más seria podría dejar a las personas sintiéndose cómodas con el hecho de que el gobierno establezca prioridades sobre quién debería recibir las vacunas.

"Si se tratara de viruela, mucha gente diría 'al diablo con las directrices, yo quiero que mi médico me ponga la vacuna ahora mismo'", aseguró Blendon.

Un experto está de acuerdo con que el sistema de racionamiento que funcionó con la vacuna contra la gripe no funcionaria si hubiera escasez de otras vacunas. "En momentos de crisis, habrá más egoísmo", aseguró el Dr. Marc Siegel, profesor asociado de la Facultad de Medicina de la Universidad de Nueva York.

En el segundo informe, investigadores de la Universidad de Michigan hallaron que el seguro de salud no siempre cubre inmunizaciones para niños y adultos, cosa que podría contribuir a las bajas tasas de inmunización en los EE.UU. Según el informe, más de 5 millones de niños y 36 millones de adultos que tienen pólizas privadas no tienen cobertura para inmunizaciones.

Según la encuesta realizada a 995 adultos, el 78 por ciento aseguró que está dispuesto a pagar más por que sus hijos tengan coberturas de vacunas.

"Si se les da la opción, las personas que tienen seguros privados optarían por pagar entre $3 y $6 más mensuales en primas para tener la garantía de una cobertura intermedia para las vacunas recién recomendadas", sostuvo el Dr. Matthew M. Davis, profesor asistente de pediatría, medicina interna y políticas públicas, e investigador líder del estudio.

Davis anotó que las nuevas vacunas de la infancia se presentan casi cada año y se están haciendo cada vez más costosas. "Ahora tenemos una situación en la que el acceso a las vacunas no es equitativo", dijo.

Para mejorar la situación, a la gente se le debería dar la oportunidad de incrementar sus primas del seguro, aseguró Davis. "Esa parece una opción viable para la mayoría de las personas que encuestamos", dijo.

Siegel, de la NYU, considera que el gobierno federal debería ser el único proveedor de vacunas. "Así es como funciona en todos los demás países", aseguró. "El gobierno debería asegurarse de que una cierta cantidad de vacunas se produzca anualmente. Deberían ser distribuidas a los médicos, quienes a su vez deberían decidir quién las debe recibir.

En el tercer estudio, los investigadores examinaron los negocios de fabricación de vacunas pediátricas y hallaron que la industria de las vacunas en los EE.UU. se está desplazando rápidamente hacia proveedores únicos para cada tipo de vacuna.

Más información

Los U.S. Centers for Disease Control and Prevention le pueden dar más información acerca de las vacunas.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
Consumer News in Spanish