See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

La recesión está alterando el gasto en salud en los EE. UU.

Un informe asegura que más gente se está quedando sin trabajo y sin seguro de salud, por lo que está acudiendo a programas federales como Medicaid

MARTES, 24 de febrero (HealthDay News/Dr. Tango) -- Aunque millones de estadounidenses se han quedado sin trabajo y sin seguro de salud durante la recesión actual, se espera que el gasto en la atención de la salud experimente su mayor incremento en un solo año para 2009.

Esa es la sorprendente conclusión de un informe dado a conocer el martes por los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid (CMS).

"Se espera que el gasto privado [el de las aseguradoras privadas de salud] se reduzca en 2008 a 2009 al punto más bajo en quince años debido a la recesión", pues más gente está perdiendo sus trabajos y con ellos, el seguro de salud ofrecido por el empleador, señaló durante una teleconferencia el lunes Andrea Sisko, economista de los CMS y una de las autoras del informe del gobierno. "Por el otro lado, se espera que el gasto público se acelere durante 2009, en parte debido a las mayores inscripciones y gastos de Medicaid, algo que generalmente ocurre durante una recesión".

Sisko anotó que las proyecciones no tienen en cuenta el paquete de estímulos por $787 mil millones promulgado recientemente ni la propuesta presupuestal federal para 2010, que el Presidente Barack Obama dará a conocer el jueves, ni ninguna otra reforma a la atención de la salud que pueda proponer la nueva administración.

El informe de economistas de los CMS, titulado Health Spending Projections Through 2018: Recession Effects Add Uncertainty To The Outlook (los efectos de la recesión añaden incertidumbre a las perspectivas según las proyecciones sobre el gasto en salud hasta 2018), que fue publicado en la edición en línea del 24 de febrero de Health Affairs.

La publicación del informe de los CMS aparece el mismo día que un nuevo informe del Instituto de Medicina que solicita al Presidente Barack Obama y al Congreso encontrar soluciones para los 45.7 millones de estadounidenses que no tienen cobertura de seguro y encontrar maneras de controlar la avalancha creciente de costos de atención de la salud.

En su alocución televisada del martes por la noche, Obama planea describir sus metas de su primer año de gobierno, como su promesa de reformar la atención de la salud. La Casa Blanca asegura que el Presidente considera que los costos fuera de control son el principal obstáculo para ofrecer cobertura de seguro para todos.

El nuevo informe de los CMS busca una proyección del gasto en la atención de la salud para los próximos diez años.

Por ejemplo, se espera que para 2018, el gasto alcance $4.4 billones, lo que correspondería al 20.3 por ciento del producto interno bruto (PIB) de los EE. UU. En 2008, el gasto en la atención de la salud alcanzó el 16.6 por ciento del PIB. Según el informe, en 2009 se espera que la proporción del gasto en el PIB alcance un 17.6 por ciento, el mayor aumento en un año jamás visto.

A medida que el gasto de las aseguradoras privadas de salud alcanza su punto más bajo en quince años debido al aumento del desempleo, se espera que el gasto de los gobiernos estatales y del federal aumente de $1 billón (trillion) en 2008 a $1.2 billones (trillion) en 2009, un aumento de 7.4 por ciento. Este crecimiento es suscitado porque cada vez más gente se está quedando sin trabajo y decide inscribirse a Medicaid, según los autores del informe.

El informe sostiene que, en cuanto comience a reducirse la recesión el año entrante, deberá haber una mejora en el gasto, tanto público como privado. A partir de 2010, se espera que el gasto privado en atención de la salud aumente en 4.2 por ciento y alcance 6.1 por ciento para 2018, según Sisko.

Entre los hallazgos del estudio se encuentran:

  • El gasto de Medicare aumentó en 8.1 por ciento entre 2007 y 2008 debido al gran aumento en el gasto de medicamentos recetados, así como los costos hospitalarios, de médicos y administrativos.
  • A corto plazo, se espera que el gasto en medicamentos recetados se reduzca, pero luego se duplique entre 2014 y 2018.
  • Se espera que la recesión retrase el crecimiento de los gastos del bolsillo de los consumidores, una tendencia que generalmente se observa en momentos de dificultad económica. Además, las crecientes listas de Medicaid reducirán los gastos de bolsillo porque estos típicamente son más bajos para los beneficiarios de Medicaid.
  • Se espera que el gasto público aumente a medida que más de los nacidos en la posguerra se inscriban en Medicare. Se espera que ese crecimiento en el gasto en salud pública alcance 7.2 por ciento para 2018 y corresponda a más de la mitad del gasto en atención de la salud.
  • Se espera que los gastos en hogares para ancianos aumenten a un índice anual de 6.6 por ciento para 2018 a medida que más gente se inscriba a Medicare y Medicaid.

Un experto opina que el informe de los CMS refleja el verdadero impacto de la recesión sobre la atención de la salud.

"Esto solo muestra que los tiempos difíciles afectan la capacidad de la gente para obtener atención de la salud", aseguró Paul Precht, director de políticas y comunicaciones del Centro de Derechos de Medicare. "Si no fuera por Medicaid, todo estaría peor".

Se calcula que 14,000 estadounidenses están perdiendo su seguro de salud a diario durante la recesión. En respuesta, el informe del Instituto de Medicina titulado America's Uninsured Crisis: Consequences for Health and Health Care (consecuencias de la crisis de no asegurados en los EE. UU. para la salud y la atención de la misma) urge al Presidente Obama y al Congreso a implementar inmediatamente programas que permitan la cobertura en salud para todos los estadounidenses. El informe también decía que es necesario controlar los costos para asegurar que la atención de la salud esté al alcance de todos.

"Los legisladores y el público no pueden continuar suponiendo que los que no tienen seguro de salud están recibiendo la atención que necesitan por medio de redes de seguridad, como la atención de caridad y los departamentos de emergencia", señaló en un comunicado el presidente del comité del Instituto de Medicina, consultor ejecutivo en políticas y gestión de la atención de la salud. "La evidencia muestra claramente que la falta de seguro de salud es perjudicial para la salud. La situación está empeorando por la erosión de la cobertura ofrecida por el empleador debido a la crisis económica actual. El país debe actuar ahora para resolver el problema de la falta de seguro".

Más información

Para leer el informe del CMS completo, visite Health Affairs.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES: Paul Precht, director, policy and communications, Medicare Rights Center, Washington, D.C.; Feb. 23, 2009, teleconference with Andrea Sisko, economist, Centers for Medicare and Medicaid Services, Baltimore; Feb. 24, 2009, Health Affairs; Feb. 24, 2009, Institute of Medicine, America's Uninsured Crisis: Consequences for Health and Health Care
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined