See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Una encuesta halla que la atención de salud en EE. UU. sigue mal

La falta de acceso a un seguro es el obstáculo principal

JUEVES, 17 de julio (HealthDay News/Dr. Tango) -- El acceso a la atención de salud en los Estados Unido sigue eludiendo a cada vez más estadounidenses, según plantea una encuesta.

Y no sólo eso, desde la primera "tarjeta de calificación" en 2006, el sistema de atención de salud del país no ha mejorado en lo absoluto, aunque los Estados Unidos gasta más en atención de la salud que cualquier otro país industrializado.

Éstos son algunos de los hallazgos del informe del Commonwealth Fund denominado Why Not The Best? Results From The National Scorecard on U.S. Health System Performance, 2008 (¿Por qué no los mejores? Resultados de una tarjeta nacional de calificaciones sobre el rendimiento del sistema de salud de los EE.UU., 2008).

"A pesar de los grandes esfuerzos de millones de profesionales talentosos y dedicados de la atención de la salud, la última tarjeta de calificación muestra que estamos perdiendo terreno", dijo durante la teleconferencia el miércoles Karen Davis, presidenta del Commonwealth Fund.

Davis declaró que toda la población debería tener acceso a un seguro de salud asequible. También, el método de pago de la atención de salud de los estadounidenses debe cambiar para premiar a los médicos y hospitales que ofrezcan la atención de mejor calidad, dijo.

En el informe, los autores, compararon el rendimiento promedio en los Estados Unidos con el rendimiento de los mejores centros de salud de EE. UU. y del mundo.

"En general, hallamos que no se había mejorado, con declives pronunciados en el acceso de un número creciente de no asegurados e infraasegurados y una atención menos asequible", advirtió durante la conferencia Cathy Schoen, vicepresidenta de investigación y evaluación del Commonwealth Fund.

"En total, la puntuación promedio de EE. UU. llegó apenas a un 65 de 100, muy alejada de los parámetros, con grandes brechas en todas las dimensiones del sistema de salud", dijo Schoen. La puntuación fue menor a la alcanzada en la tarjeta de calificación de 2006, agregó.

Las puntuaciones por eficiencia fueron particularmente bajas, dijo Schoen, "contenidas por una atención fragmentada y coordinada de manera ineficiente; falta de acceso que conduce a hospitalizaciones evitables; variaciones en los costos sin retorno de la calidad; falta de inversión en tecnología de la información; y costos fijos de seguro demasiado elevados".

En cuanto al acceso y asequibilidad de la atención de salud en los Estados Unidos, las cifras parecen moverse hacia la dirección incorrecta, de acuerdo con la tarjeta de calificación. En 2003, el 35 por ciento de los adultos en edad de trabajar no tenía seguro de salud o estaba infraasegurado; para 2007, ese número llegó al 42 por ciento.

Estados Unidos también está por detrás de otros países en cuanto a resultados de la atención de salud, dijo Schoen. "Aunque el promedio de EE. UU. mejoró, otros países lo hicieron con más rapidez", destacó. "Como resultado, estamos quedándonos aún más detrás de los líderes".

Por ejemplo, EE. UU. ocupa ahora el último lugar entre 19 países industrializados en muertes prematuras que se pudieron evitar con un mejor acceso a la atención. En 2006, EE. UU. ocupó el lugar número 15 de la lista.

La tarjeta de calificación también sostuvo que se pueden salvar 100,000 vidas, y ahorrar casi $100 mil millones cada año si la atención de la salud mejora en Estados Unidos.

La tarjeta de calificación también encontró que la atención de la salud varía ampliamente de un estado a otro, de una región a otra, de un hospital y plan de salud a otro. La diferencia entre los centros de mayor y menor calidad puede ser tan grande como cinco veces, de acuerdo con la tarjeta de calificación.

En el lado positivo, las tasas de mortalidad de los hospitales mejoraron en 19 por ciento en los últimos cinco años. Este aumento fue el resultado de esfuerzos públicos concentrados para mejorar la seguridad de los hospitales, de acuerdo con el informe.

Aunque se han producido mejoras en la atención prestada por los hospitales, algunas de esas mejoras se han visto descompensadas por el creciente número de eventos adversos de medicamentos y más hospitalizaciones de pacientes de hogares de residencia y por el deterioro de la atención oportuna al paciente, de acuerdo con el informe.

Otros hallazgos de la tarjeta de calificación:

  • La atención preventiva básica no ha mejorado, ya que sólo el 50 por ciento de todos los adultos reciben la atención preventiva recomendada, como las evaluaciones del cáncer.
  • Las primas de los seguros de salud continúan aumentando con más rapidez que los sueldos. En 2007, el 47 por ciento de los adultos dijo que tenían una deuda médica o experimentaban dificultades para pagar sus facturas médicas, en comparación con un 34 por ciento en 2005.
  • El número de médicos de atención primaria que utiliza registros médicos electrónicos pasó de 17 por ciento en 2001 a 28 por ciento en 2006, pero esta ganancia aún está por debajo de la de otros países en los que el 98 por ciento de los médicos utiliza los registros electrónicos.
  • Las desigualdades en la atención de la salud siguen siendo omnipresentes, ya que los adultos de grupos minoritarios, bajos ingresos y sin seguro suelen tener un tiempo de espera más largo para consultar a un médico, además se enfrentan a retrasos y atención mal coordinada. También reciben una atención dental de peor calidad, tienen enfermedades crónicas sin controlar, más hospitalizaciones evitables y peores resultados médicos.

De acuerdo con la tarjeta de calificación, si el sistema de atención de la salud de EE. UU. mejora y alcanza el nivel de otros países industrializados, entonces:

  • 37 millones más de estadounidenses tendrían acceso a la atención primaria y 70 millones recibirían atención preventiva.
  • Medicare podría ahorrar unos $12 mil millones al año con reducciones en los ingresos hospitalarios y hospitalizaciones por enfermedades prevenibles.
  • Se podrían liberar unos $51 mil millones al año con la reducción de los costos administrativos de los seguros de salud.

Más información

Para saber más sobre la atención de salud en los Estados Unidos, visite el Commonwealth Fund.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES: July 16, 2008, teleconference with Karen Davis, president, The Commonwealth Fund, New York City; Cathy Schoen, senior vice president for research and evaluation, The Commonwealth Fund; Commonwealth Fund report, Why Not The Best? Results From The National Scorecard on U.S. Health System Performance, 2008
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined