Una prueba de ADN no detecta un virus que causa pérdida auditiva

Un estudio encuentra que una prueba de saliva sigue siendo mejor para detectar el CMV en recién nacidos

MARTES, 13 de abril (HealthDay News/DrTango) -- Una investigación reciente muestra que evaluar el ADN en muestras de sangre recolectadas de recién nacidos de forma rutinaria no es tan eficaz para detectar el citomegalovirus (CMV), una infección que es una causa importante de pérdida de la audición en los niños.

Se recolectan gotas de sangre seca (GSS) de todos los bebés nacidos en los Estados Unidos, para llevar a cabo evaluaciones metabólicas preventivas. Dado que las muestras de sangre están fácilmente disponibles, hay mucho interés en usar una prueba de ADN conocida como reacción en cadena de polimerasa (RCP) para evaluar el CMV.

En este estudio, investigadores de EE. UU. compararon la detección del CMV mediante evaluación con RCP de las GSS con las pruebas de cultivo rápido de saliva, que puede usarse para identificar el CMV, pero que no es adecuado para la evaluación masiva. Frente la evaluación con pruebas de cultivo rápido de saliva, la RCP de las GSS en tiempo real tenía poca sensibilidad, y no identificó cerca de dos tercios de las infecciones con CMV.

"Estos resultados tienen implicaciones importantes para la salud pública, porque indican que dichos métodos, según se llevan a cabo ahora, no serán adecuados para la evaluación masiva de los recién nacidos por infección congénita con CMV, la causa no genética de sordera más común en EE. UU.", escribieron el Dr. Suresh B. Boppana, de la Universidad de Alabama en Birmingham, y colegas.

"Dado que la carga por enfermedad de la infección con CMV sigue siendo un problema significativo de salud pública, sigue habiendo una necesidad de identificar a un gran número de bebés que sufren de infección congénita con CMV sin apariencia clínica a principios de la vida", señaló Boppana. "Los resultados de nuestro estudio subrayan la necesidad de continuar la evaluación de los métodos de gran rendimiento realizados con saliva y otros especimenes, que se pueden adaptar a la evaluación a gran escala del CMV en recién nacidos".

El estudio aparece en la edición del 14 de abril de la revista Journal of the American Medical Association.

De los 20,000 a 40,000 bebés nacidos cada año en EE. UU. con infección por CMV, entre el 90 y el 95 por ciento no presentan señales obvias al nacer y no son identificados mediante un examen clínico de rutina, señalaron los investigadores. La capacidad de identificar a los niños en mayor riesgo de pérdida de la audición relacionada con el CMV a principios de la vida permitiría a los médicos intervenir en etapas críticas del desarrollo del habla y el lenguaje.

Más información

La Academia Estadounidense de Médicos de Familia tiene más información sobre el citomegalovirus.


Artículo por HealthDay, traducido por DrTango
FUENTE: Journal of the American Medical Association, news release, April 13, 2010
Consumer News in Spanish