El Embarazo, Semana 19

Su bebé ahora mide cerca de 6 pulgadas de la coronilla al cóccix, pero sólo pesa unas 7 onzas. Aún le queda mucho por crecer: al momento de nacer, pesará quince veces su peso actual..

Aunque todavía es pequeño, cada semana el organismo de su bebé adquiere mayor complejidad. Su sistema digestivo ahora es capaz de producir jugos gástricos, que facilitan la absorción del líquido amniótico. En esta etapa del desarrollo fetal aparecen pezones (en niñas y niños), y en ambos sexos los órganos reproductivos ya están desarrollados y en su lugar apropiado..

Las facciones de su bebé continúan haciéndose más refinadas y bien proporcionadas. Vernix caseosa, una sustancia cerosa segregada por las glándulas en la piel, es cada vez más abundante, dándole a la delicada epidermis del bebé una capa protectora. Las células nerviosas adquieren mayor eficiencia cada día, y su bebé continúa realizando movimientos coordinados, tales como chuparse el dedo pulgar..

Ya ha transcurrido cerca de la mitad de su embarazo. Ahora es un buen momento para repasar la lista de lo que le queda por hacer antes de que llegue el bebé. No es imprescindible que tenga completamente arreglado el cuarto del bebé, o que toda su ropa esté en orden. Sólo algunas cosas son esenciales al momento de llegar el bebé: una silla de bebé para el auto, pañales, algo de ropita y algún tipo de cargador para el bebé. Los recién nacidos no son muy exigentes en cuanto al estilo de la ropa que usan o dónde duermen..

Pero es importante que comience a pensar en cómo va a arreglárselas una vez que llegue el bebé, y asegurarse que tendrá la red de apoyo que necesitará en las semanas y meses después del parto..

Nadie puede prepararse del todo para los cambios que acompañan la llegada de un recién nacido. Ser madre es una de las experiencias más hermosas en la vida, pero también una de las más difíciles. Será una bellísima experiencia, que probablemente la hará estremecerse hasta los huesos. Es importante dejarse sentir plenamente la transición a la maternidad, celebrarlo y gozarlo, y darse a sí misma el tiempo y el espacio necesarios para llegar a conocer a su bebé, y viceversa..

Sería ideal si, después del parto, su pareja pudiera tomarse como mínimo un par de semanas libres de su trabajo, para que disfruten juntos esta nueva experiencia. Nunca olvidarán los primeros días en la vida de su bebé. Usted y su pareja probablemente se sentirán muy emocionados y frágiles, agotados y felices, entusiasmados y aprensivos, todo a la misma vez. Ojalá que puedan pasar esos primeros días juntos, sin ninguna obligación externa que pueda causarles estrés. Así será más agradable sobrellevar el cansancio posparto y la privación del sueño, y les ayudará a recuperarse: podrán tomar siestas juntos con el bebé, pasar días tranquilos en sus pijamas, y reírse de sí mismos, cómplices en el estupor feliz y medio torpe de los primeros días como padres de una nueva criatura..

Comience también a planificar la mejor forma de satisfacer las necesidades básicas que tendrá en las semanas posteriores al parto. Si dispone de tiempo, prepare ahora, antes de que llegue el bebé, comidas que se puedan congelar, o vaya a la tienda para abastecerse de comidas de preparación rápida. Reúna menús de comida para llevar de restaurantes que entregan a domicilio. Si sus amigos le organizan una fiesta de regalos previo al nacimiento, sugiérales que, como regalo, se comprometan a prepararle una cena hecha en casa después del parto..

Si su pareja tiene que volver al trabajo inmediatamente, o si usted es madre soltera, la búsqueda de personas que le ayuden cobra aún más importancia. Haga planes para que alguna persona íntima su madre, su hermano o hermana, o algún buen amigo venga a quedarse con usted lo antes posible después del parto. Esta persona debe entender que no se trata de unas vacaciones: debe estar dispuesta a hacer tareas como lavar los platos, doblar la ropa limpia, e ir de compras al mercado. Si le cuesta pedir favores de otras personas, tenga en cuenta que usted no tiene un bebé todos los días, y quién sabe, quizás este sea el último. La mayoría de sus amigos cercanos querrán compartir la experiencia con usted, y se sentirán aún más cerca suyo si pueden ayudarle. Si realmente le parece que es demasiado pedir, propóngales un trueque: por ejemplo, ofrezca cuidar a sus niños o ayudarles con algún proyecto, antes de que llegue su bebé, a cambio de que le ayuden a usted por algunas horas después del nacimiento..

En caso de que ningún amigo o pariente esté disponible para darle una mano, y si se lo puede costear, considere darse el lujo de contratar a alguien que le ayude durante esas primeras semanas. Busque a una persona que pueda encargarse de los principales quehaceres domésticos, salir de compras al mercado, y cuidar a su bebé mientras usted se toma una siesta o se ducha. Aunque sólo disponga de ayuda unas pocas horas al día, hará una gran diferencia..

-- Connie Matthiessen se desempeñó como reportera y miembro de la redacción del Centro de Reportajes Investigativos, y ha escrito extensamente sobre temas relacionados a la salud.

Referencias

Your Pregnancy Week by Week. Glade Curtis, OB/GYN and Judith Schuler, M.S. De Capo Press.

Watch Me Grow! Stuart Campbell, M.D. St. Martin's Press.

American Academy of Family Physicians. Your Baby's Development.

The Pregnancy Book. William Sears, M.D., and Marcha Sears, R.N. Little, Brown and Company.

Parenting Guide to Pregnancy and Childbirth. Paula Spencer. Ballantine Books.

American Academy of Family Physicians. Day Care: Choosing a Good Center.

National Women's Health Information Center. Child Care Provider Checklist.

California Child Care Resource and Referral Network. Tips on Finding Child Care that Works Best for Your Family.

Last Updated:

Health News Copyright © 2019 HealthDay. All rights reserved.