El Embarazo, Semana 28

Su bebé ahora mide unas 10 pulgadas de largo desde la coronilla al cóccix (más de 15 pulgadas de largo con las piernas estiradas) y pesa unas 2,5 libras, o sea, 10 veces más de lo que pesaba hace 11 semanas. Está engordando de veras, de pies a cabeza. Su pancita comienza a verse más redonda, y sus mejillas están como para pellizcar.

El bebé continúa marcando un hito tras otro en su desarrollo. Le está creciendo cabello de verdad, su cerebro ahora tiene pliegues y surcos, y los nervios en sus oídos están completamente formados, lo cual ha mejorado su sentido auditivo.

Sus pulmones también se han desarrollado tremendamente. Ahora podría respirar aire, aunque con dificultad. Fortalece sus pulmones "respirando" líquido amniótico. También le da hipo, lo que explica en parte esos abruptos movimientos que usted siente en el vientre.

En estos días abundan las señales de que se acerca el fin del embarazo. Usted sigue creciendo, y probablemente su médico o partera ya la haya citado a controles médicos cada dos semanas. Estos chequeos bisemanales le permiten al médico evaluar cómo ha progresado su embarazo y, a la vez, asegurarse de que no haya indicios de algún problema.

Entre otras cosas, su médico le tomará la presión arterial, uno de los signos vitales del embarazo. Si su presión arterial sube abruptamente de un nivel de referencia base o sube a más de 140/90, su bebé quizás no reciba el nivel de oxígeno y de nutrientes que necesita para crecer, aumentando la probabilidad de un nacimiento prematuro y bajo peso al nacer. En muchos casos, si se trata inmediatamente, la presión arterial se puede controlar, evitando posibles complicaciones.

Un aumento repentino en la presión arterial (aun dentro del rango normal) puede también ser un signo de preeclampsia, una condición tóxica seria que puede manifestarse en cualquier momento después de la semana 20 del embarazo.

La hipertensión en sí misma por lo general no causa síntomas, y la preeclampsia en sus primeras etapas puede ser difícil de detectar sin la asistencia de un médico. Sin embargo, los síntomas de la preeclampsia son muchos, y tanto usted como su médico deben estar alerta con respecto a los mismos. Llame a su médico inmediatamente si nota cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Hinchazón inusual: es bastante común que los dedos y los tobillos se hinchen un poco durante el embarazo. Pero una notoria hinchazón de la cara y de las manos que no disminuye o desaparece con el descanso puede ser señal de una condición más seria. Si usted experimenta estos síntomas, llame a su médico.
  • Rápido aumento de peso. Si bien es normal aumentar de peso durante el embarazo, si aumenta más de cinco libras por semana, haga cita para ver al médico.
  • Vómitos sanguinolentos o excesivos.
  • Disminución en la cantidad de orina, sangre en la orina, o si no puede orinar.
  • Síntomas inusuales, no relacionados con el embarazo, tales como taquicardia, mareos, náuseas severas, zumbidos en los oídos, fiebre, pérdida súbita de visión, visión doble, y dolor en el abdomen.

-- Chris Woolston, M.S., escribe sobre temas relacionados con la salud y las ciencias. Actualmente se desempeña como editor de Consumer Health Interactive. Obtuvo el título de Master en Biología. Sus artículos han aparecido en Hippocrates, el Chronicle of Higher Education, y en Time, Inc. Health.

Referencias

Campbell, Stuart, MD. Watch Me Grow. St. Martin's Griffin.

Curtis, Glade, MD. Your Pregnancy Week by Week, 5th edition. Da Capo Press. American Academy of Family Physicians. Pregnancy.

National Heart, Lung, and Blood Institute. High blood pressure in pregnancy.

American Academy of Family Physicians. Preeclampsia.

U.S. Department of Health and Human Services, National Institutes of Health, National Heart, Lung, and Blood Institute, The Seventh Report of the Joint National Committee on Prevention, Detection, Evaluation, and Treatment of High Blood Pressure.

Last Updated:

Health News Copyright © 2019 HealthDay. All rights reserved.