El Embarazo, Semana 34

Su bebé ahora mide casi 13 pulgadas de largo de la cabeza al trasero (casi 20 pulgadas de la cabeza a los pies) y pesa unas 5 libras. Está casi completamente desarrollado. Tiene uñas filosas que se extienden hasta la punta de sus dedos pequeñitos. Está perdiendo las arrugas y acumulando grasa.

El bebé ya tiene todas las herramientas que necesita para sobrevivir en el mundo exterior (aunque, si naciera en el día de hoy, tendría que permanecer en un hospital, con cuidados especiales, por al menos una semana). Su sistema inmunológico ya puede protegerlo de infecciones, y sus pulmones están casi maduros. Un bebé que naciera en la semana 34 podría necesitar oxígeno por varios días, pero no necesitaría los cuidados intensivos requeridos por bebés extremadamente prematuros.

El cerebro y los sentidos del bebé trabajan al unísono como nunca antes. Está escuchando, gustando y tocando. Le presta especial atención a la música. Algunos tipos de música lo relajan, y otros lo inspiran a moverse al compás del ritmo. También tiene bien desarrollada la vista. Aunque está muy oscuro ahí adentro, ha podido distinguir algunas formas difusas desde hace más o menos dos semanas.

El bebé le está enviando mensajes al cuerpo suyo. Por ejemplo, las glándulas suprarrenales del bebé comienzan a producir hormonas que, a su vez, harán que los senos suyos produzcan más leche.

Obviamente usted ya sabe que está en la recta final, y no necesita que las hormonas se lo confirmen. Ya lleva ocho meses de embarazo, y su cuerpo entero siente la tensión. Entre otras cosas, puede sentir que le flaquean las energías. En realidad, hay sólo un remedio para la fatiga: el descanso. Tome siestas cuando pueda, y renueve su compromiso de dormir por lo menos ocho horas por noche.

No es sólo su nivel de energías el que está en juego. Según un estudio hecho en el año 2004, publicado en el American Journal of Obstetrics and Gynecology, las mujeres que duermen menos de seis horas por noche hacia fines del embarazo suelen tener un parto inusualmente largo, y se cuadruplica la probabilidad de que el parto sea por cesárea. Y aunque no se haya comprobado necesariamente una relación causa-efecto, sería difícil refutar el hecho de que las embarazadas necesitan dormir lo más posible durante las semanas anteriores al parto.

Así que acuéstese temprano, y descanse. Lo necesita. Escuche música si le ayuda a relajarse. Y recuerde: usted no será la única que escucha.

-- Chris Woolston, M.S., Master en biología, escribe sobre temas relacionados con la salud y las ciencias. Actualmente se desempeña como editor colaborador de Consumer Health Interactive y anteriormente escribió para la revista Hippocrates. Sus artículos también han aparecido en Time, Inc. Health y en el Chronicle of Higher Education.

Referencias

Campbell, Stuart, MD. Watch Me Grow. St. Martins Griffin.

Curtis, Glade, MD. Your Pregnancy Week by Week, 5th edition. Da Capo Press.

Shanahan, M. Kelly, MD. Your Over-35 Week-By-Week Pregnancy Guide. Week 34: High Blood Pressure and Pre-Eclampsia. Prima Publishers.

American Academy of Family Physicians. Pregnancy Calendar.

Lee. K.A. and C.L. Gay. Sleep in late labor predicts length of labor and type of delivery. American Journal of Obstetrics and Gynecology. (6): 2041-2046.

Last Updated:

Health News Copyright © 2019 HealthDay. All rights reserved.