El Embarazo, Semana 5 a 6

Durante la quinta y sexta semana, la pequeña encomienda anidada en su vientre es un hervidero de actividad. El embrión está creciendo y desarrollándose a un ritmo extraordinario. La transformación del embrión en esta temprana etapa de la vida es uno de los momentos más dramáticos en la vida de un ser humano. En este período de dos semanas, el embrión crecerá del tamaño de una "o" minúscula al tamaño de un grano de arroz: de menos de un décimo de pulgada a aproximadamente 4 milímetros de largo. Está ahora acurrucado en forma de una letra "c", y tiene una cola en la base de la columna vertebral que con el tiempo se convertirá en el cóccix.

El corazón y el sistema digestivo comienzan a formarse en esta etapa. Las incipientes extremidades, brazos y piernas, aparecen como minúsculas protuberancias. Comienzan a tomar forma los conductos auditivos, al igual que los primeros esbozos del cristalino de los ojos.

El rudimentario corazón del embrión comienza a latir a los 22 días después de la concepción. Si en este momento le hicieran un ultrasonido transvaginal, quizás alcanzaría a ver su minúsculo corazón latiendo. El tubo neural, que se convertirá en la médula espinal, el sistema nervioso y el cerebro, se está cerrando en su parte superior. El pequeño cerebro del embrión también se está desarrollando. Por eso es sumamente importante que deje de beber alcohol inmediatamente al enterarse que está embarazada. El alcohol tiene efectos tóxicos sobre el sistema nervioso y puede causarle daños irreversibles al pequeño cerebro de su bebé.

En algunos casos aislados el tubo neural no se cierra completamente, lo que puede causar un defecto congénito conocido como espina bífida. El ácido fólico reduce el riesgo de la espina bífida. Si usted está embarazada, o intentando quedar embarazada, pida información a su médico sobre las vitaminas que contienen ácido fólico.

Si pudiera ver a su bebé en esta etapa de su desarrollo, parecería una pequeña criatura de mar: un camarón, o alguna especie de larva marina. Y si mirara muy de cerca, probablemente descubriría la figura de una cabeza, y los primeros indicios de una cara, con ojos, nariz y quijada.

En este período, las células del embrión producen cantidades crecientes de la hormona gonadotropina coriónica humana (hCG), haciendo más probable que tenga un resultado positivo en una prueba del embarazo. También es probable que durante este período usted comience a sentir más náuseas.

Para la mayoría de las mujeres, las náuseas matutinas tienden a empeorar durante el primer trimestre. Hable con su médico si sus náuseas o vómitos son intensos o persistentes. En algunos casos, es necesario un tratamiento médico para asegurar el bienestar de la madre y del bebé. Incluso si tiene síntomas de poca intensidad o que le parecen de menor importancia, hable de ellos con su médico o partera, ya que podrán darle consejos que le traerán alivio.

Además de náuseas, es posible que sienta la necesidad de orinar con más frecuencia que de costumbre. Este síntoma es relativamente común durante el primer trimestre del embarazo. (Sin embargo, es importante que se lo mencione a su médico. La necesidad de orinar con frecuencia también puede ser signo de una infección de las vías urinarias.) Es posible también que orine un poco al estornudar, toser, o echarse a reír. No se preocupe: no está perdiendo el control de la vejiga, y no es nada serio. Al ir creciendo, su útero le oprime la vejiga, que se ubica delante del útero en esta etapa del embarazo. A medida que avance su embarazo y su útero siga expandiéndose, se desplazará lejos de la vejiga y deberá sentir cierto alivio.

La sensibilidad en los senos y el cansancio extremo son síntomas que se presentan comúnmente durante la primera etapa del embarazo. Niveles elevados de las hormonas estrógeno y progesterona también pueden causar dolor e hinchazón de los senos.

Este es un buen momento para cuidarse y darse a sí misma lo que necesite para su propio bienestar. Asegúrese de dormir lo suficiente y comer una dieta sana y nutritiva. No fume ni beba alcohol. Evite situaciones que le puedan ocasionar agotamiento físico o fatiga nerviosa. Planifique actividades saludables: por ejemplo, inscríbase en una clase prenatal de yoga, o pida hora para hacerse un masaje. Tómese unas vacaciones --o por lo menos escápese un fin de semana-- para que usted y su pareja puedan disfrutar de un tiempo libre juntos. (Pero si va a un balneario de aguas termales, no use los baños calientes o la sauna.) Si usted se cuida ahora, estará mejor preparada para encarar los múltiples desafíos y disfrutar de los momentos alegres que vendrán en las semanas siguientes.

Connie Matthiessen escribe sobre salud y medicina desde San Francisco, California.

Referencias

Medical Encyclopedia: Fetal Development, Medline Plus, National Library of Medicine and National Institutes of Health.

"The First Trimester: A Time of Invisible Transformation," Mayo Clinic

Pregnancy Calendar, American Academy of Family Physicians.

Life Before Birth, by Marjorie England, Mosby Wolfe publishing.

The Miraculous World of Your Unborn Baby, by Nikki Bradford, Contemporary Books.

Becoming A Baby, by William F. Supple, Jr., Picket Fence Publishing.

Shanahan, M. Kelly, Your Over-35 Week-by-Week Pregnancy Guide, Prima Publishing, a division of Random House, New York

Campbell, Stuart, Watch Me Grow, St. Martin's Griffin Press, New York

Curtis, Glade B, Schuler, Judith,Your Pregnancy Week by Week, De Capo Press, Cambridge, MA

Last Updated:

Health News Copyright © 2019 HealthDay. All rights reserved.