See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Detectan pérdida del sentido del olfato entre los trabajadores que acudieron después de los atentados del 11-S

La incapacidad para detectar vapores perjudiciales es otro riesgo más para su salud

MARTES, 18 de mayo (HealthDay News/DrTango) -- La exposición a un cóctel peligroso de humo, polvo y gases entre los que participaron en las labores de limpieza, rescate, recuperación y demolición en el World Trade Center llegó a comprometer el sentido del olfato de los trabajadores.

Esos individuos experimentaron específicamente una disminución en la capacidad para detectar olores e irritantes, según hallaron los investigadores del Centro Monell de Filadelfia, una institución sin fines de lucro, y sus colaboradores.

"La nariz realiza varias labores sensoriales que son críticas para la salud y la seguridad humanas", señalaron en un comunicado de prensa la psicóloga ambiental de Monell y autora principal del estudio Pamela Dalton. "El sistema sensorial que detecta irritantes es la primera línea de defensa para proteger los pulmones contra las sustancias químicas tóxicas que se desplazan por el aire. La pérdida de la capacidad de la nariz para responder a un irritante fuerte significa que no se activarán los reflejos que protegen los pulmones de la exposición a sustancias tóxicas".

El estudio, sobre el que se informa en la edición en línea del 18 de mayo de Environmental Health Perspectives, fue financiado por el Instituto Nacional sobre la Sordera y otros Trastornos de la Comunicación (National Institute on Deafness and Other Communication Disorders).

Los hallazgos se basan en una investigación con 102 voluntarios y trabajadores remunerados después del 11-S en el World Trade Center.

De esos, 44 por ciento estaban en el bajo Manhattan el día del desastre y el 97 por ciento trabajó en ese lugar en la semana siguiente al 11 de septiembre de 2001.

Aunque la mayoría de los participantes del estudio no eran conscientes de ninguna dificultad para percibir los olores, los autores hallaron que dos años después de la exposición, el 22 por ciento de los trabajadores eran menos capaces de detectar los olores, mientras que cerca de 75 por ciento tenía una menor capacidad para detectar irritantes que causan dolor, hormigueo, picor, sensibilidad, ardor y/o picazón.

En cuanto a la detección de sustancias irritantes, una dificultad prolongada en la capacidad para percibir olores fue más intensa entre quienes acudieron al World Trade Center justo después de que se derrumbaran las torres. Esos trabajadores prácticamente eran incapaces de detectar irritantes, según hallaron los investigadores.

Debido a las observaciones actuales y las preocupaciones para la seguridad, como el daño nasal, Dalton y sus colegas sugieren que los rescatadores del World Trade Center sean evaluados de manera rutinaria para detectar problemas para percibir olores.

Más información

Para más información sobre problemas de exposición por los ataques del 11-S, visite el programa World Trade Center Medical Monitoring and Treatment.


Artículo por HealthDay, traducido por DrTango
FUENTE: Monell Chemical Senses Center, news release, May 18, 2010
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined