See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Niños expuestos a pesticidas en terreno escolar

Estudio de cinco años encontró más de 2,500 casos de enfermedad por esto

MARTES 26 de julio (HealthDay News/HispaniCare) -- Los niños estadounidenses podrían estar expuestos a pesticidas en la escuela con mayor frecuencia de lo que sus padres suponen, según sugiere un nuevo estudio.

En un informe en la edición del 27 de julio del Journal of the American Medical Association, investigadores afirman haber encontrado 2,593 casos de enfermedad aguda por pesticidas asociada con exposición en la escuela entre 1998 y 2002. Tan sólo la semana pasada, los U.S. Centers for Disease Control and Prevention reportaron que aproximadamente el 90 por ciento de los estadounidenses tienen pesticidas en sus cuerpos. Los riesgos sanitarios de éstos son mayormente desconocidos.

En este estudio reciente, tanto estudiantes como empleados escolares fueron afectados y los pesticidas usados en la escuela no siempre fueron los culpables. En alrededor del 30 por ciento de los casos, el flujo de pesticida de granjas adyacentes fue la fuente de la exposición.

"Evaluamos los datos de vigilancia de tres sistemas para casos de envenenamiento por pesticida causados por exposición a éstos en la escuela o del flujo de granjas vecinas, y encontramos aproximadamente 2,500 casos", afirmó el coautor del estudio, el Dr. Geoffrey Calvert, oficial médico del National Institute for Occupational Safety and Health de Cincinnati.

"Afortunadamente, la mayoría eran poco severos, tales como erupciones en la piel o irritación en los ojos, pero no queremos ver la aparición de ninguna enfermedad", añadió. Además, anotaron los autores, la incidencia real de enfermedades relacionadas con los pesticidas podría ser aún mayor porque algunos de los síntomas imitan a otras enfermedades y podrían no ser apropiadamente diagnosticados.

Calvert y sus colegas aconsejaron a las escuelas usar técnicas integradas de gestión de plagas y tratar de reducir o eliminar el flujo de pesticidas de granjas cercanas, para reducir la cantidad de enfermedades relacionadas al pesticida.

"Ocurren demasiados casos de envenenamiento agudo por pesticidas entre los niños en las escuelas cada año. Estos episodios son prevenibles", afirmó el Dr. Phillip Landrigan, director del Centro para la Salud Infantil y el Medio Ambiente y del departamento de Medicina Comunitaria y Preventiva de la Escuela de Medicina Mt. Sinai de la ciudad de Nueva York.

"Los niños son más susceptibles a la exposición a los pesticidas porque respiran más aire libra por libra que los adultos, juegan en el suelo, y pasan sus vidas a alrededor de dos pies (unos sesenta centímetros) del suelo, donde los pesticidas tienden a permanecer, en lugar de cinco o seis pies (entre metro y medio y metro ochenta) del suelo como los adultos", añadió Landrigan.

Para recolectar datos para este estudio, los investigadores usaron tres sistemas nacionales de vigilancia de pesticidas: el Sentinel Event Notification System for Occupational Risks (SENSOR) del National Institute for Occupational Safety and Health, el California Department of Pesticide Regulation (CDPR) y el Toxic Exposure Surveillance System (TESS).

De 1998 a 2002, los investigadores encontraron que 7.4 por millón de niños y 27.3 por millón de empleados escolares de tiempo completo tuvieron enfermedades agudas relacionadas con los pesticidas.

La mayoría (el 89 por ciento) de las 2,539 enfermedades agudas relacionadas con los pesticidas por exposición en las escuelas fueron de severidad baja. Esto significa, según Calvert, que no se necesitó intervención médica y que la enfermedad, usualmente una erupción en la piel o una irritación en un ojo, se resolvió por sí misma en unas cuantas horas.

Los insecticidas causaron el 35 por ciento de las enfermedades, mientras que los desinfectantes causaron el 32 por ciento. Calvert dijo que se incluyeron los desinfectantes porque contienen propiedades antimicrobianas. El trece por ciento de las enfermedades se asoció con repelentes, y el 11 por ciento con herbicidas. El 9 por ciento restante fue atribuido a otras causas, tales como veneno para roedores o fungicidas.

El sesenta y nueve por ciento de las enfermedades resultaron del uso de pesticidas en las escuelas, mientras que el 31 por ciento se atribuyó a flujo de una granja cercana.

Los autores recomendaron que las escuelas adopten técnicas integradas de gestión de plagas y que creen zonas de seguridad entre las escuelas y las granjas, además de tomar otras medidas para prevenir el flujo.

"Las plagas se pueden controlar de manera efectiva y económica usando una gestión integrada de plagas", apuntó Landrigan. "Las escuelas deben operar bajo la premisa de que las sustancias químicas tóxicos son el último recurso en lugar del primer recurso. No use los químicos de manera automática".

Calvert dijo que una gestión integrada de plagas implica que en lugar de fumigar rutinariamente, las escuelas deben primero tratar de prevenir que ocurran problemas de plagas. Eso significa mantener las cocinas limpias y los alimentos en contenedores herméticos, y sellar cualquier agujero o grieta por el que las plagas puedan entrar al edificio.

"Sólo después de tomar esas medidas se tratan plagas específicas, pero sólo usando pesticidas de menor toxicidad y sólo con alguien bien capacitado en el uso de pesticidas", explicó Calvert.

Reducir el problema del flujo requiere cooperación e, idealmente, los pesticidas deben ser usados en las granjas adyacentes cuando los niños y empleados no estén en la escuela. Una vez más, los pesticidas deben ser aplicados sólo por personal bien capacitado, apuntó Calvert. Las zonas de seguridad entre la escuela y la granja también podrían ayudar.

"Estos episodios ocurren con demasiada frecuencia y eso realmente no es aceptable. Estos episodios son prevenibles y los padres, educadores, juntas escolares y autoridades comunitarias necesitan tomar medidas agresivas para reducir la exposición a los pesticidas", señaló Landrigan.

Más información

La Environmental Protection Agency tiene más información sobre la gestión integrada de plagas en las escuelas.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Geoffrey M. Calvert, M.D., M.P.H., medical office, National Institute for Occupational Safety and Health, U.S. Centers for Disease Control and Prevention, Cincinnati; Philip J. Landrigan, director, Center for Children's Health and the Environment, director, department of Community and Preventive Medicine, and professor, pediatrics, Mt. Sinai School of Medicine, New York City; July 27, 2005, Journal of the American Medical Association
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined