Pruebas señalan que las principales marcas de atún tienen niveles elevados de mercurio

Según los investigadores, el blanco generalmente tiene niveles superiores de la toxina que el azul

JUEVES, 4 de febrero (HealthDay News/DrTango) -- Las pruebas con más de trescientas muestras de atún enlatado de las tres marcas principales de los EE. UU. relevaron que más de la mitad contenía niveles de mercurio superiores a los que la Agencia de Protección Ambiental considera seguros.

Los investigadores de la Universidad de Nevada en Las Vegas (UNLV) hallaron que el 55 por ciento de las muestras contenía niveles de mercurio superiores al estándar de la EPA de 0.5 partes por millón (ppm) y 5 por ciento tenían niveles superiores al nivel de seguridad de 1 ppm establecido por la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos para el pescado que se consigue comercialmente.

Entre los efectos para la salud del envenenamiento por mercurio se encuentran daño al sistema nervioso central, pérdida de la audición y problemas de visión.

"El atún enlatado corresponde a la cuarta parte del consumo de mariscos del país y propone algunos retos significativos para la regulación", aseguró en el comunicado de prensa de la UNLV Shawn Gerstenberger, autor del estudio y profesor de salud ambiental y ocupacional. "Las mujeres embarazadas y los niños son los más susceptibles al envenenamiento por mercurio, pero se encuentran entre los principales consumidores de atún enlatado. Las agencias federales necesitan urgir a los distribuidores a indicar claramente los niveles de mercurio de sus productos".

Los investigadores hallaron diferencias significativas en las concentraciones de mercurio por tipo (blanco y azul) y por marca. Una marca presentó constantemente niveles de mercurio elevados, mientras que el atún blanco de las tres marcas tenía las concentraciones más altas de mercurio. El atún blanco y el azul pertenecen a especies diferentes de pescado.

"La concentración de mercurio del pescado tiene mucho que ver con el ambiente en el que viven, pero como los consumidores desconocen las ubicaciones en las que fueron pescados, es muy difícil identificar positivamente y reducir la fuente de exposición", aseguró Gerstenberger.

Los investigadores aseguraron que los reguladores federales deberían exigir a los productores de atún que proporcionen información detallada a los consumidores acerca del contenido de mercurio de cada producto y que revelen los lugares en que fue pescado. Además, la EPA y la FDA necesitan tener pautas similares para el consumo de atún para reducir la confusión de los consumidores.

El estudio aparece en la edición de febrero de Environmental Toxicology & Chemistry.

Muchos estados han adoptados las directrices de la EPA para el consumo de atún, que sugieren que un niño promedio consuma únicamente una lata de atún alrededor de cada dos semanas para asegurar un nivel aceptable de exposición al mercurio.

Más información

La Agencia de Registro de Sustancias Tóxicas y Enfermedades de EE. UU. tiene más información sobre los efectos del mercurio para la salud.


Artículo por HealthDay, traducido por DrTango
FUENTE: University of Nevada, Las Vegas, news release, Jan. 31, 2010
Consumer News in Spanish