See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Relacionan sustancia química ignífuga con problemas de concepción

Investigadores aseguran que los niveles elevados de PBDE pueden reducir las probabilidades de embarazo en 50 por ciento

MARTES, 26 de enero (HealthDay News/DrTango) -- Un estudio reciente halla que las mujeres expuestas a una sustancia química común que se utiliza como material ignífugo podrían necesitar más tiempo para quedar embarazadas.

Según los investigadores, las sustancias, conocidas como PBDE (polibromodifenil éteres), se encuentran en diversos productos, como muebles de espuma, artículos electrónicos, telas, tapetes, plásticos y otros artículos domésticos comunes y se han relacionado con diversidad de problemas de salud.

"Las mujeres que tienen niveles elevados de PBDE tuvieron entre 30 y 50 por ciento menos probabilidades de quedar embarazadas en cualquier mes en particular que las mujeres que tenían niveles más bajos", asegura Kim Harley, investigador líder, profesor asistente adjunto de salud materna e infantil, y director asociado del Centro de Investigación en Salud Ambiental Infantil de la Facultad de salud pública Berkeley de la Universidad de California.

"Aunque estas sustancias químicas se están reduciendo paulatinamente para darle entrada a productos nuevos, estarán aquí por mucho tiempo", agregó.

El informe aparece en la edición del 26 de enero de Environmental Health Perspectives.

Para el estudio, el equipo de Harley midió los niveles de PBDE en muestras de sangres de 223 mujeres embarazadas que participaron en un estudio del Centro de Evaluación de la Salud de Madres e Hijos de Salinas, que examinó la exposición ambiental y la reproducción.

Entre esas mujeres, las concentraciones de PBDE fueron ligeramente menores que la población general estadounidense. Los investigadores especulan que esto podría deberse al hecho de que muchas de las mujeres crecieron en México, donde la exposición a PBDE es limitada.

Al limitar su análisis a las mujeres que estaban tratando de quedar embarazadas, el grupo de Harley halló que las mujeres que tenían niveles elevados de PBDE en la sangre tenían la mitad de las probabilidades de quedar embarazadas en cualquier mes. De hecho, por cada aumento de diez veces en los niveles de PBDE en la sangre, la probabilidad de quedar embarazada se reducía en 30 por ciento.

Estos hallazgos se mantuvieron incluso después de que los investigadores tuvieran en cuenta la exposición a los pesticidas, los ciclos menstruales irregulares, la frecuencia de las relaciones sexuales, el peso, el uso de pastillas anticonceptivas en el año anterior a la concepción, el tabaquismo, y el uso de alcohol y cafeína.

Las razones para el efecto de la sustancia química sobre el embarazo no están claras, señaló Harley. Harley anotó que se han realizado muy pocas investigaciones con seres humanos. Sin embargo, los estudios con animales han hallado diversos efectos para la salud por estas sustancias químicas, lo que incluye problemas de embarazo, dijo.

Estos estudios en animales han encontrado que los PBDE pueden perjudicar el neurodesarrollo, reducir las hormonas tiroides y cambiar los niveles de hormonas sexuales. Los niveles elevados o reducidos de hormona tiroides pueden afectar los patrones menstruales normales en los seres humanos, anotó Harley.

Los PBDE se hicieron comunes luego de los años setenta con nuevos estándares de seguridad contra incendios en los EE. UU. Los estudios han hallado polvo PBDE en los hogares. Se sabe que estas sustancias químicas se filtran en el ambiente y se acumulan en las células grasas humanas, señaló Harley.

Los estudios hallaron que el 97 por ciento de los estadounidenses tienen niveles detectables de PBDE en la sangre. Estos niveles son 20 veces mayores que los encontrados en casas europeas. Según Harley, los californianos presentan algunas de las exposiciones más elevadas a estas sustancias químicas debido a leyes estrictas contra incendios en ese estado.

Harley aseguró que la mejor manera de reducir la exposición a PBDE es reducir su exposición al polvo del hogar usando un trapeador mojado, limpiando con una aspiradora con filtro y lavándose las manos con frecuencia.

Aunque hay unas 209 formulaciones de PBDE, sólo tres, pentaBDE, octaBDE y decaBDE, se han desarrollado para uso comercial como materiales ignífugos. PentaBDE y octaBDE se han prohibido en varios estados, como California, aunque todavía se encuentran en productos fabricados antes de 2004.

El mes pasado, la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos anunció que tres fabricantes importantes de decaBDE eliminarán paulatinamente este producto para 2013.

Aunque los PBDE se están eliminando paulatinamente, otras sustancias químicas están tomando su lugar. "Sabemos mucho menos acerca de las sustancias químicas ignífugas que están saliendo", señaló Harley. "Ha habido aún menos investigación sobre estas sustancias químicas".

El Dr. George Attia, profesor asociado de endocrinología reproductiva e infertilidad de la Facultad de medicina Miller de la Universidad de Miami, aseguró que "hay muchos otros factores que afectarían la fertilidad de estas mujeres, no sólo los PBDE".

Attia considera que estos hallazgos necesitan comprobarse en estudios prospectivos que puedan controlar los complicados conjuntos de factores que afectan la fertilidad.

Son embargo, Attia no descarta la posibilidad de que estas sustancias químicas afecten la fertilidad.

"El sentido común sugiere evitar la sustancia, aunque no tenemos datos para justificarlo, aunque el sentido común le dirá que tenga cuidado y tenga en cuenta que esta sustancia tiene algo", dijo.

El Consejo Estadounidense de Química (American Chemistry Council), que representa a los fabricantes de sustancias químicas, no quiso comentar los hallazgos.

Más información

Para más información sobre los PBDE, visite la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos.


Artículo por HealthDay, traducido por DrTango
FUENTES: Kim Harley, Ph.D., adjunct assistant professor, maternal and child health, and associate director, Center for Children's Environmental Health Research, University of California Berkeley School of Public Health; George Attia, M.D., associate professor, reproductive endocrinology and infertility, University of Miami Miller School of Medicine; Jan. 26, 2010, Environmental Health Perspectives
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined