See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Riesgos por humo se segunda mano y plomo en declive

Informe de los CDC también encuentra que la mayoría de estadounidenses tienen pesticidas en sus organismos

JUEVES 21 de julio (HealthDay News/HispaniCare) -- La exposición de los estadounidenses al humo de segunda mano ha disminuido dramáticamente y los niveles de plomo en la sangre de los niños continúa disminuyendo, de acuerdo con un informe del gobierno publicado el jueves.

Por otro lado, ese mismo informe encontró que la gran mayoría de personas evaluados contenían evidencia de pesticidas en sus organismos. Los riesgos sanitarios de los pesticidas son principalmente desconocidos.

Estas fueron algunas de las principales conclusiones del Third National Report on Human Exposure to Environmental Chemicals (Tercer informe nacional sobre la exposición humana a las sustancias químicas del ambiente), conducido por los U.S. Centers for Disease Control and Prevention.

La directora de los CDC, la Dra. Julie Gerberding, caracterizó el documento como "el informe de mayor envergadura y más completo de su tipo jamás publicado en cualquier lugar por cualquier persona" y uno que representa "un paso gigante hacia nuestra capacidad para comprender la relación entre la exposición a varias sustancias químicas y los efectos potenciales para la salud".

El informe, de 475 páginas, midió los niveles de sangre u orina de 148 sustancias químicas y los componentes o metabolitos en que se descomponen en una muestra nacionalmente representativa de la población de los EE.UU. Treinta y ocho de las sustancias químicas nunca habían sido medidas antes. El informe, extraído de la National Health and Nutrition Examination Survey (NHANES) y que cubre el periodo de 1999 a 2002, involucró a 2,400 personas.

Pero simplemente porque una sustancia química en particular esté presente en el organismo humano no significa que cause un efecto negativo para la salud. "La gran mayoría de compuestos no tienen evidencia de efectos para la salud", anotó Gerberding.

Por otro lado, algunos compuestos podrían tener riesgos para la salud que los científicos ignoran. "La ubicuidad de la exposición a las sustancias químicas que tienen efectos potenciales implica que hay cierta urgencia para tratar de comprender lo que esto significa", afirmó el Dr. Ted Schettler, director científico de Science and Environmental Health Network. "Hay cientos de miles y millones de personas que están expuestas a algunas de estas sustancias químicas a niveles mucho más altos que el promedio".

Uno de los hallazgos más notables fue que sólo el 1.6 por ciento de los niños entre los 1 y 5 años de edad tenían niveles elevados de plomo en la sangre (10 microgramos por decilitro o más). Esto es en comparación con el 4.4 por ciento a principios de los 90. En esencia, esto significa que los esfuerzos de salud pública para eliminar los riesgos de la pintura con plomo para la salud están teniendo éxito, aunque aún hay grupos de niños en alto riesgo de exposición.

"Esto no significa que los niños con cualquier nivel de plomo detectable en la sangre estén a salvo de complicaciones. No sabemos cuál es un nivel seguro de plomo", señaló Gerberding. "Continuamos tratando de asegurarnos de que los niños no estén expuestos al plomo, pero, aún así, este es un asombroso logro sanitario".

La exposición al humo de segunda mano también está en descenso, según se mide por los niveles de cotinina, un metabolito de la nicotina. Los niveles medios de cotinina de 1999 a 2002 disminuyeron el 68 por ciento en los niños, el 69 por ciento en los adolescentes, y alrededor del 75 por ciento en los adultos. Sin embargo, no todos los segmentos de la población vieron una mejora. Los negros no hispanos tuvieron niveles de cotinina dos veces más altos que los de los blancos no hispanos y los estadounidenses de origen mexicano.

"Si bien los niveles han disminuido en la población, entre los estadounidenses de origen africano de cualquier edad no hay este grado de reducción", afirmó Gerberding. "Tenemos una discrepancia".

Por otro lado, cerca del 5 por ciento de las personas de 20 años de edad o más tenían niveles de cadmio en la orina iguales o cercanos a los asociados con daños renales y un aumento en el riesgo de densidad mineral ósea disminuida. El cadmio se asocia principalmente con el tabaquismo, en contraste con el tabaquismo pasivo. "No sabemos si hay un efecto directo sobre la salud, pero se necesita más investigación", apuntó Gerberding.

Todas las mujeres de la muestra entre los 16 y 49 años de edad tenían niveles de mercurio por debajo de los asociados con efectos sobre el neurodesarrollo de un feto. Aún así, el 5.7 por ciento de las mujeres en edad reproductiva tenían niveles dentro de un factor de 10 de este límite.

"No tenemos información concluyente sobre los efectos perjudiciales relacionados con esto, pero hace sobresalir la necesidad de información específica", afirmó Gerberding. La mayoría del mercurio en la sangre proviene de comer pescado o mariscos que adquieren metilmercurio en su ambiente.

Más información

El informe completo está disponible en línea en los CDC.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined