See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

El esmog afecta más fuertemente a los obesos

Un estudio halla incrementos acentuados en la presión arterial cuando se combina el sobrepeso con la contaminación del aire

JUEVES, 15 de octubre (HealthDay News/DrTango) -- Un estudio reciente halla que la contaminación atmosférica golpea con más dureza a los obesos, causando aumentos significativos en la presión arterial.

La contaminación atmosférica se ha asociado a múltiples problemas de salud, incluido el asma, enfermedad cardiaca y diabetes, pero ésta es la primera vez que se toma en cuenta la obesidad, señalan los investigadores.

"En los que son obesos, la exposición al aire contaminado eleva aún más la presión arterial sistólica y la presión de pulso", advirtió la investigadora principal Srimathi Kannan, profesora asistente de la Facultad de salud pública y ciencias de la salud de la Universidad de Massachusetts en Amherst.

"Cuando se analiza la exposición medioambiental y los resultados médicos, hay que considerar también la obesidad", dijo Kannan.

El informe aparece en la edición en línea del 16 de octubre de la revista Journal of Epidemiology and Community Health.

Para el estudio, Kannan y colegas recopilaron datos sobre contaminación atmosférica y salud como parte del estudio de Healthy Environments Partnership. El estudio analizó estos factores en 919 familias de las áreas de Detroit que incluían barrios ricos y pobres, y una mezcla de grupos raciales y étnicos.

De las 348 personas cuya sangre, peso, presión arterial, circunferencia de la cintura y altura fueron examinados, la mitad era obesa y el 57 por ciento tenía una circunferencia de la cintura que les ponía en riesgo de diabetes y enfermedad cardiaca.

Entre los que fueron evaluados, el 68 por ciento tenía presión arterial alta o estaba a punto de desarrollar presión arterial alta y el 36 por ciento tenía colesterol alto, hallaron los investigadores.

Los niveles promedio de contaminación atmosférica por material particulado eran de 15 microgramos por metro cúbico en tres de los lugares medidos, pero en un área los niveles eran 20 por ciento más altos.

Las personas que vivían en el área con la mayor cantidad de contaminación en el aire tenían la presión de pulso más elevada que los que vivían en otras áreas, hallaron los investigadores. La presión de pulso es la diferencia entre la presión arterial sistólica y diastólica, los números superior e inferior de una lectura.

Además, las personas que vivían en las áreas con más esmog también tenían una presión sistólica más alta, y no importaba si eran obesas o de peso normal. Sin embargo, el efecto fue mayor entre los obesos, apuntó el equipo de Kannan.

Los investigadores creen que los individuos y la sociedad necesitan abordar la amenaza de salud combinada de obesidad y contaminación atmosférica.

"La vigilancia continuada con respecto a la regulación de fuentes de emisiones en las comunidades de bajos ingresos y de personas de color es crítica, junto con los esfuerzos por abordar la obesidad a fin de reducir las desigualdades establecidas en salud cardiovascular", concluyeron los investigadores.

Michael Jerrett, profesor asociado de ciencias de salud medioambiental en la Facultad de salud pública de la Universidad de California en Berkeley, dijo que el estudio "se asocia con un debate mucho más amplio sobre las causas subyacentes de muerte en nuestra sociedad".

En las personas que ya tienen presión arterial alta, diabetes u obesidad, la contaminación atmosférica podría agravar estas afecciones, enfatizó Jerrett.

"Se llega a este círculo vicioso cuando una persona se vuelve obesa debido al estilo de vida y otros factores, que a su vez se agravan por la contaminación del aire", destacó.

Jerrett apuntó que la contaminación atmosférica es tan sólo un factor medioambiental que contribuye al empeoramiento de la salud. Además, los pobres a menudo están expuestos a más contaminación ambiental en los barrios en que viven, agregó.

"Lo que acompaña a las privaciones sociales es una cascada de otros factores de estilo de vida y ocupacionales que podrían hacer que una persona sea más susceptible a los efectos de la contaminación atmosférica", lamentó.

Esos factores pueden incluir una mala nutrición, estrés, ruidos del tráfico e industriales, explicó Jerrett. "Y éstos pueden aumentar su sensibilidad a la contaminación atmosférica", señaló. "Muchos de estos factores de susceptibilidad se juntan en el mismo barrio y en la misma persona".

Más información

Para más información sobre la obesidad, visite la Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por DrTango
FUENTES: Srimathi Kannan, Ph.D., assistant professor, School of Public Health and Health Sciences, University of Massachusetts, Amherst; Michael Jerrett, Ph.D., associate professor, environmental health sciences, School of Public Health, University of California, Berkeley; Oct. 16, 2009, Journal of Epidemiology and Community Health, online
Consumer News in Spanish

HealthDay

HealthDay is the world’s largest syndicator of health news and content, and providers of custom health/medical content.

Consumer Health News

A health news feed, reviewing the latest and most topical health stories.

Professional News

A news feed for Health Care Professionals (HCPs), reviewing latest medical research and approvals.