Un segundo paciente con VIH podría haberse curado tras un trasplante

In English

Por
Reportera de HealthDay

MARTES, 5 de marzo de 2019 (HealthDay News) -- Unos médicos afirman que han logrado que un segundo paciente con VIH entre en lo que podría ser una remisión permanente utilizando un trasplante de células madre.

La noticia se anuncia una década después de que se reportara el primer caso de una cura.

En 2009, los médicos publicaron un informe en la revista New England Journal of Medicine en que detallaban el caso del "paciente de Berlín", un hombre VIH positivo que recibió un trasplante de células madre para tratar una leucemia.

Los trasplantes de células madre son un tratamiento establecido para el cáncer. Pero, en este caso, había una segunda meta: curar el VIH del paciente. Las células madre provenían de un donante que portaba una rara mutación genética que confiere resistencia al VIH, y los médicos contaban con que el beneficio se transfiriera a su paciente.

Y funcionó. El paciente de Berlín, que luego se identificó como un estadounidense, Timothy Ray Brown, es la primera y única persona que ha sido "curada" de su VIH.

Ahora, los médicos de Europa están reportando un segundo caso de remisión del VIH tras un trasplante similar de células madre. Pero advierten que es demasiado pronto para declarar que el paciente esté curado.

El paciente (un hombre británico que prefiere permanecer en el anonimato) fue diagnosticado con el VIH en 2003. En este momento, ha dejado de tomar sus medicamentos para el VIH y sigue en remisión durante 18 meses, según sus médicos, dirigidos por el Dr. Ravindra Gupta, del Colegio Universitario de Londres, en Inglaterra.

Y la remisión se logró con un régimen menos tóxico que el que recibió Brown, el paciente de Berlín, dijeron los investigadores.

Brown declaró el lunes a Associated Press que animaría al paciente de Londres a salir a la luz pública porque "ha sido muy útil para la ciencia y para dar esperanzas a las personas VIH positivas, las personas que viven con el VIH".

Los expertos en VIH afirmaron que la importancia de una segunda "cura" no se puede subestimar.

"Es muy importante que [el caso de Berlín] se pueda replicar", señaló el Dr. Hans-Peter Kiem, codirector del grupo de investigación defeatHIV en el Centro de Investigación sobre el Cáncer Fred Hutchinson, en Seattle.

"Todavía no es una cura, pero 18 meses es un periodo bastante largo sin una recaída", aseguró Kiem. "Es muy alentador".

Eso no significa que las células madres donadas vayan a convertirse en un tratamiento de uso común para el VIH.

En vez de ello, investigadores como Kiem y sus colaboradores han estado usando el caso de Berlín como un mapa para desarrollar terapias que se puedan usar de forma generalizada.

El hecho de que este segundo paciente haya entrado en remisión puede dar a los investigadores más confianza de que van por el camino correcto, aseguró Kiem.

Los trasplantes de células madre son un tratamiento estándar para ciertos cánceres de la sangre. Los médicos utilizan quimioterapia en dosis altas para destruir el cáncer, lo que también aniquila al sistema inmunitario. Un trasplante de células madre permite que el cuerpo sea repoblado con células sanguíneas sanas... y con un nuevo sistema inmunitario.

Tanto el paciente de Berlín como este nuevo paciente necesitaban un trasplante de células madre para sus cánceres de sangre. Sus médicos pudieron encontrar donantes compatibles con una característica fortuita y poco común: portaban dos copias de la llamada mutación delta-32 en un gen conocido como CCR5.

Cuando las personas portan dos copias (una heredada de cada progenitor) de esta mutación, esto evita que las células de la sangre tengan un receptor de CCR5. Esto es clave, porque el VIH utiliza ese receptor para lograr entrar a las células.

El Dr. David Hardy, presidente de la junta de directores de la Asociación de Medicina del VIH (HIV Medicine Association), afirmó que sentía un "optimismo cauto" respecto a este segundo caso de remisión, que se reportó en la edición en línea del 5 de marzo de la revista Nature.

"Tras el paciente de Berlín, esto se intentó quizá 10 veces más, y cada vez fracasó", explicó Hardy. "La pregunta era si su caso había sido el azar. ¿Simplemente era un hombre con suerte?".

Si este segundo paciente se "cura", dijo Hardy, "sin duda respaldaría" los esfuerzos en curso por desarrollar terapias dirigidas al CCR5.

Para hacerlo, los investigadores están estudiando nuevas técnicas de edición genética, explicó Kiem. La meta es extraer las células madre del mismo paciente con VIH, modificarlas genéticamente para que imiten a la mutación protectora, y devolverlas al cuerpo del paciente.

"Ya no necesitamos las células de un donante", comentó Kiem, lo que es crítico, porque hay muy pocos donantes adecuados disponibles, y los trasplantes de células madre conllevan riesgos importantes.

Queda mucho trabajo por hacer, pero esta segunda remisión es "muy emocionante", aseguró Kiem.

"Con algo de suerte, esto se puede realizar a una escala más amplia", añadió.

Hardy planteó otra pregunta aún por responder. Tanto el paciente de Berlín como el segundo hombre desarrollaron enfermedad de injerto contra huésped tras sus trasplantes. Eso significa que sus sistemas inmunitarios consideraron que el cuerpo era "extraño" y lo atacaron.

Así que es posible, apuntó Hardy, que la enfermedad de injerto contra huésped sea en parte responsable de acabar con los "remanentes" de su VIH.

Más información

El Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de EE. UU. tiene más información acerca de la investigación sobre una cura para el VIH.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTES: W. David Hardy, M.D., chair, board of directors, HIV Medicine Association, and adjunct professor, medicine, Johns Hopkins University School of Medicine, Baltimore; Hans-Peter Kiem, M.D., Ph.D., co-director, defeatHIV, and chair, cell and gene therapy, Fred Hutchinson Cancer Research Center, Seattle; March 5, 2019, Nature, online

Last Updated: