Informe urge a una supervisión más estricta de la medicina alternativa

También sugiere una regulación más estricta de los complementos dietéticos

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportera de HealthDay

MIÉRCOLES 12 de enero (HealthDayNews/HispaniCare) -- Más de un tercio de los adultos de los EE.UU. usan medicina alternativa o complementaria. Un informe del Institute of Medicine publicado el miércoles urge que esos tratamientos sean evaluados con los mismos estándares de la medicina convencional.

En particular, el informe de 327 páginas recomienda una supervisión más estricta de los complementos dietéticos. Entre otras medidas, solicita al Congreso y otros involucrados enmendar el Proyecto de Ley de Complementos Dietéticos y Educación Sanitaria de 1994, que clasifica los complementos dietéticos como alimentos en lugar de medicamentos y que no exige que los fabricantes realicen pruebas de eficacia o seguridad en sus productos.

Para algunos defensores de la medicina alternativa, su propia experiencia personal es suficiente prueba de que funciona, afirmó el Dr. Stuart Bondurant, decano ejecutivo del Centro Médico de la Universidad de Georgetown y presidente del comité que escribió el informe. Para otros, ninguna cantidad de evidencia es suficiente, añadió.

Pero dados los problemas de control de calidad actuales con los complementos dietéticos, "se necesitan productos estandarizados", apuntó Bondurant.

"Los profesionales de la salud y los pacientes deben tener suficiente información sobre la seguridad y la eficacia para tomar ventaja de todas las terapias útiles, tanto convencionales como complementarias y alternativas", afirmó Bondurant en una declaración. "Con ese fin, consideramos que los mismos principios investigativos y estándares para demostrar efectividad deben ser aplicados tanto a los tratamientos convencionales como a los complementarios y alternativos. Y debido a que la evidencia es un elemento clave de la toma de decisiones prudente, necesitamos cambiar la regulación actual de los complementos dietéticos en este país para animar a más estudios de estos productos tan ampliamente utilizados, para garantizar su calidad".

Judy Blatman, vocera del Council for Responsible Nutrition, un grupo comercial del sector de los complementos, afirmó que la organización "está en el proceso de revisar el informe y planea hacer comentarios". El consejo no considera que el Proyecto de Ley de Complementos Dietéticos y Educación Sanitaria (DSHEA, por sus siglas en inglés) necesite una enmienda, apuntó. "Consideramos que el DSHEA es una ley apropiada para el sector alimentario. Y el otro punto que me gustaría resaltar es que, en la mayoría de los casos, los complementos dietéticos son seguros".

La medicina complementaria y alternativa se refiere a una amplia gama de prácticas y productos médicos, según el National Center for Complementary and Alternative Medicine de los National Institutes of Health. Complementaria se refiere a técnicas que son usadas en conjunto con la medicina convencional; alternativa significa que se usan en vez de ésta última.

Entre las técnicas clasificadas como alternativas o complementarias se encuentran la terapia de masaje, la medicina homeopática, la meditación y la aromaterapia, para nombrar unas cuantas.

El informe se escribió para ayudar a los National Institutes of Health a desarrollar métodos investigativos y plantear prioridades en la evaluación de los estándares para los tratamientos complementarios o alternativos.

Las recomendaciones llegan justo a tiempo. El uso de productos herbales aumentó en 380 por ciento de 1990 a 1997, según el panel, y una quinta parte de la población de los EE.UU. ahora consume complementos dietéticos.

Bondurant y otros involucrados en el informe también recomendaron que más practicantes de medicina complementaria y alternativa sean entrenados como investigadores para que puedan conducir estudios científicos sobre los tratamientos que ofrecen.

Sin embargo, la intención "no es hacer más médica" a la medicina complementaria y alternativa, añadió.

Aunque menos del 40 por ciento de los estadounidenses comunica a sus médicos de atención primaria sobre su uso de técnicas alternativas o complementarias, según el informe, más de la mitad de los médicos afirma que animaría a sus pacientes a hablar con ellos al respecto y que los remitiría a los tratamientos si se hace necesario.

Hay un número creciente de programas educativos, incluso en línea, para que los médicos se capaciten a sí mismos en las técnicas complementarias, apuntó Susan Folkman, miembro del panel y profesora de medicina en la Universidad de California en San Francisco.

Más información

Para obtener más información sobre la medicina complementaria y alternativa, visite el National Center for Complementary and Alternative Medicine.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: Jan. 12, 2005, Webcast including Stuart Bondurant, M.D., executive dean, Georgetown University Medical Center, Washington, D.C., and Susan Folkman, professor, medicine, University of California, San Francisco; Institute of Medicine of the National Academies of Sciences report on Complementary and Alternative Medicine

Last Updated: