Los adolescentes de EE. UU. están recurriendo a los medicamentos alternativos. ¿Es esa tendencia saludable?

In English

LUNES 18 de junio de 2018 (HealthDay News) -- La popularidad de las medicinas alternativas (como los productos herbales y los llamados nutracéuticos) se ha disparado entre los jóvenes estadounidenses, muestra un informe reciente.

Entre 2003 y 2014, el uso de medicamentos alternativos se duplicó, fomentado en gran medida por un mayor uso de ácidos grasos omega 3 y melatonina entre los adolescentes.

Los hallazgos son causa de preocupación, según la autora del estudio Dima Qato, profesora asistente de sistemas, resultados y políticas en farmacéutica en el Colegio de Farmacia de la Universidad de Illinois, en Chicago.

"No se requiere que los complementos dietéticos pasen por las mismas regulaciones y proceso de aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. que los fármacos recetados. Como resultado, sabemos muy poco sobre su seguridad y efectividad, sobre todo en los menores", advirtió Qato en un comunicado de prensa de la universidad.

"Muchos complementos dietéticos también se han implicado en eventos farmacológicos adversos, sobre todo cardiovasculares, lo que constituye un problema de seguridad", anotó.

"Simplemente no sabemos si hay algún beneficio para los menores que supere los daños potenciales, y este estudio sugiere que el uso de complementos es común y por tanto un problema de salud pública importante, pero que con frecuencia se pasa por alto", señaló Qato.

Qato explicó que los adolescentes están usando complementos para tratar afecciones de la salud o efectos adversos de los medicamentos recetados comunes.

"Por ejemplo, vemos un aumento en el uso de la melatonina, que se promueve que tiene beneficios para la cognición y el sueño. Al mismo tiempo, otros estudios han mostrado un aumento en el uso de medicamentos para el TDAH [trastorno de déficit de atención con hiperactividad], que sabemos que se asocian con un riesgo de insomnio".

El estudio también encontró que el uso de productos de vitamina B y ácido fólico (que se mercadean como beneficiosos contra la depresión) era más habitual entre las chicas adolescentes. Entre los chicos, el uso de los complementos de ácidos grasos omega 3 (que se mercadean afirmando que mejoran las habilidades de pensamiento) y de fisiculturismo era popular.

"Esto sugiere que el uso de complementos entre los jóvenes se podría estar dirigiendo a afecciones específicas, pero el hecho sigue siendo que el uso habitual de esos productos en menores por lo demás sanos es potencialmente peligroso", advirtió Qato.

"Los padres deben ser conscientes de los peligros, sobre todo porque muchos podrían estar comprando los complementos para sus hijos. Los proveedores de atención de la salud que trabajan con menores, en particular los pediatras y los farmacéuticos, también deben tomar nota de la prevalencia del uso de complementos en ese grupo de edad, y preguntar a los pacientes y a los padres sobre ese uso de forma regular", concluyó Qato.

Los hallazgos aparecen en la edición del 18 de junio de la revista JAMA Pediatrics.

Más información

El Centro Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa de EE. UU. tiene más información sobre los complementos dietéticos y los niños y adolescentes.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

FUENTE: University of Illinois at Chicago, news release, June 18, 2018

--

Last Updated: