When Kids Return to School. Next HDLive! Fri. 6/5 at 2:45 PM ET

Follow Our Live Coverage of COVID-19 Developments

Una cirugía de verdad y una fingida son iguales para tratar el dolor por fracturas por compresión

Inyectar cemento en la columna no resultó mejor que un procedimiento placebo, encuentra un estudio

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportera de Healthday

MIÉRCOLES, 5 de agosto (HealthDay News/Dr. Tango) -- Dos estudios recientes sugieren que, cuando se trata de la vertebroplastia, una cirugía muy usada para ayudar a curar las fracturas de compresión, no es mejor que la cirugía "falsa" cuando se trata de aliviar el dolor y mejorar el funcionamiento cotidiano.

Ambos procedimientos lograron una reducción significativa del dolor, así que es poco probable que esto conlleve la eliminación de esta cirugía tan utilizada, señalaron los expertos.

"Desde un punto de vista clínico, es importante leer estos datos y estar conscientes de ellos", aseguró el Dr. L. Gerard Toussaint III, profesor asistente de neurociencia y terapias experimentales del Colegio de medicina del Centro de Ciencias de la Salud Texas A&M, y neurocirujano del Instituto del Cerebro y la Columna de Texas, en Bryan.

La vertebroplastia conlleva inyectar un tipo de "cemento" en la columna para estabilizarla, aliviando así el dolor y reduciendo la discapacidad entre quienes sufren de fracturas osteoporóticas.

El procedimiento es mínimamente invasivo, con frecuencia se lleva a cabo con anestesia local, y el paciente es dado de alta el mismo día, apuntó Toussaint.

Solo en los EE. UU., unas 750,000 personas sufren fracturas vertebrales por compresión cada año. Según un editorial que acompaña a los estudios en la edición del 6 de agosto de la revista New England Journal of Medicine, el número de procedimientos de vertebroplastia llevados a cabo en los Estados Unidos se ha duplicado en los últimos seis años, de 4.3 a 8.9 por cada mil personas.

Varios estudios han encontrado que el procedimiento rinde un gran beneficio, pero ninguno estuvo controlado por placebo.

Los expertos también se preocupan al pensar que podrían haber desventajas, y que la cirugía ponga a los pacientes en mayor riesgo de fracturas en el futuro.

Un ensayo, de investigadores de la Clínica Mayo, asignó al azar a 131 pacientes que habían sufrido entre una y tres fracturas osteoporóticas por compresión para que recibieran vertebroplastia o cirugía "falsa" sin cemento.

En el grupo de placebo se fingió la cirugía, y los pacientes fueron llevados a la sala de cirugías y sedados antes de que los cirujanos pusieran novocaína sobre la piel y el hueso, apuntó el autor del estudio, el Dr. David F. Kallmes, profesor de radiología de la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota.

Tras un mes, ambos grupos habían experimentado una reducción significativa y similar en el dolor.

"Al igual que en todos los demás ensayos, la vertebroplastia rindió un beneficio sustancial. El dolor se redujo casi a la mitad", apuntó Kallmes. "Pero para nuestro shock y sorpresa, no hubo diferencia en la reducción del dolor, la función ni la calidad de vida entre los grupos".

El segundo estudio, llevado a cabo en Australia, usó en esencia la misma metodología con 78 participantes.

De nuevo, hubo declives significativos y similares en el dolor y otras medidas en ambos grupos seis meses tras la cirugía.

"Concluimos que el procedimiento parece funcionar, pero aparentemente no debido al cemento", apuntó Kallmes.

Podría tratarse de un efecto placebo, o algo tan sencillo como el efecto de la novocaína en el hueso, rompiendo el ciclo de dolor, añadió. Actualmente, Kallmes recluta pacientes para un ensayo para ver si la novocaína en el hueso provee el mismo beneficio que la vertebroplastia.

Pero incluso ahora, muchos médicos no favorecen la vertebroplastia como tratamiento de primera línea.

"Creo que debemos tomar el camino medio", aconsejó Kallmes. "Debemos discutir cuáles son las opciones con el paciente de manera completamente informada, y creo que tenemos opciones. Sigo aconsejando a los pacientes que deben probar con terapia médica continua, pero no creo que en este momento realizar el procedimiento falte a la ética. Me parece que está por debajo de lo óptimo".

"Siempre intento equilibrar soportes, analgésicos y fisioterapias para intentar que los pacientes se sientan mejor sin ninguna intervención", añadió Toussaint. "Pero si esas medidas no funcionan, sigo pensando que es una opción".

Además, Toussaint señaló que "muchos pacientes no pueden conseguir que las compañías de seguro paguen medicamentos que son más eficaces para el tratamiento de la osteoporosis porque son caros y nuevos, pero pagarán la cirugía".

Más información

La Sociedad Radiológica de América del Norte tiene más información sobre la vertebroplastia.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango

FUENTES: David F. Kallmes, M.D., professor, radiology, Mayo Clinic, Rochester, Minn.; L. Gerard Toussaint III, M.D., assistant professor, neuroscience and experimental therapeutics, Texas A&M Health Science Center College of Medicine, and neurosurgeon, Texas Brain and Spine Institute, Bryan, Texas; Aug. 6, 2009, New England Journal of Medicine

Last Updated: