Los huesos frágiles también pueden afectar a los hombres mayores

Las fracturas son menos comunes pero más mortales para los hombres que para las mujeres, según los expertos

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de HealthDay

DOMINGO 10 de julio (HealthDay News/HispaniCare) -- Todo el mundo sabe que las mujeres tienen que luchar contra la osteoporosis a medida que envejecen. Pero lo que no es tan bien conocido es que el 30 por ciento de los hombres mayores que sufren una fractura de cadera morirán dentro del año posterior a esa fractura, una tasa dos veces mayor que para las pacientes mayores.

Pero a pesar del aumento en el riesgo, los expertos afirman que los hombres ven los huesos frágiles como un "problema de mujeres".

Demasiados médicos también parecen compartir ese punto de vista, pues un estudio reciente en los EE.UU., publicado en la edición de junio del boletín Osteoporosis International, "validó lo que pensábamos, que los hombres que tienen fracturas tienen deficiencias terribles en el tratamiento. Sólo uno de cada seis hombres que tuvieron una fractura de la columna o de la cadera fue tratado con medicamentos para la osteoporosis" para fortalecer a los huesos débiles, apuntó el Dr. Thomas J. Weber, profesor asistente de medicina del Centro Médico de la Universidad de Duke.

Según el mismo estudio, sólo el 1.1 por ciento de los hombres hospitalizados con una fractura seria recibió una evaluación de la densidad ósea para evaluar su riesgo general.

"Ahora, los médicos no dudarían de hacerlo para una mujer, pero parece que simplemente no pensamos en los hombres en esos términos", dijo Weber.

Es verdad que los hombres al principio tienen huesos más densos y saludables que las mujeres.

"Las mujeres tienen menos hueso desde el principio y luego les llega un gran golpe con la menopausia", explicó el Dr. Joseph Lane, jefe de servicios de enfermedad ósea metabólica del Hospital de Cirugía Especial del Colegio Médico Weill de Cornell en la ciudad de Nueva York.

"La tasa general de pérdida ósea es la misma para hombres y mujeres, pero como los hombres comienzan con una mayor tasa, no tienen problemas tan rápidamente. La osteoporosis no es un problema para los hombres hasta los 70", señaló.

Pero cuando ocurre una fractura en las personas mayores, los huesos frágiles pueden convertirse rápidamente en una preocupación de vida o muerte.

"Hay una cantidad de razones por las que las personas pueden morir luego de una fractura", agregó Weber. "Podrían tener una enfermedad cardiovascular subyacente que lleve a una insuficiencia cardiaca congestiva. Podrían desarrollar una infección, y parece ser, según cierta evidencia, que tal vez en el 25 por ciento de los pacientes de sexo masculino, la muerte se relaciona con las consecuencias de la fractura de la cadera en sí misma".

Si bien la menopausia es una causa importante de deterioro óseo en las mujeres, factores como fumar, consumir alcohol y usar de ciertos medicamentos aumentan el riesgo de fracturas en los hombres, apuntó Lane. El declive gradual relacionado con la edad de la testosterona circulante es otro factor. "Un hombre joven tiene un valor de testosterona de cerca de 1,000, mientras que para un hombre mayor baja a cerca de 300", dijo.

Todos estos factores de riesgo son prevenibles, ya sea a través de dejar de fumar y de beber en exceso, o a través de medios farmacológicos, agregó Lane, quien es también vocero de la American Academy of Orthopaedic Surgeons.

También están la dieta y el ejercicio.

"En general, los hombres mayores de 50 años deberían ingerir 1,200 mg de calcio diariamente en su dieta, o en la dieta en combinación con complementos", afirmó Weber. Lane aconseja a los hombres utilizar complementos de citrato de calcio (no de bicarbonato) porque la formulación de bicarbonato aumenta el riesgo de cálculos en los riñones.

La ingesta diaria recomendada actual de otro fortalecedor óseo, la vitamina D, es de 400 unidades internacionales (UI) por día para los hombres mayores, pero Weber dijo que ese nivel se halla bajo revisión en estos momentos y que indudablemente será revisado.

"Pienso que se puede recomendar con seguridad hasta 800 ó 1,000 UI para los hombres", aseguró. Muchos alimentos, incluida la leche, vienen fortificados con vitamina D (revise la etiqueta) y las cápsulas de aceite de hígado de bacalao son especialmente ricas en ese nutriente.

La piel también produce vitamina D bajo luz solar fuerte. "Pero tiene que ver con el ángulo del sol, así que vaya a pasear entre las 10 a.m. y las 2 p.m. en vez de caminar temprano en la mañana", dijo Weber.

En cuanto al ejercicio, sus beneficios van más allá del equilibrio de los huesos, según Weber. "Los efectos del ejercicio sobre el esqueleto tienden a ser bastante modestos", explicó. "Cuando recetamos ejercicio para las personas mayores lo hacemos no sólo para ayudar a la densidad ósea sino para aumentar la fuerza y reducir su riesgo de caídas".

Lane estuvo de acuerdo. "Hacen falta dos cosas para que haya una fractura, huesos frágiles y una caída. Hay una manera fácil de saber si tiene alto riesgo de caerse, trate de pararse en una pierna durante 12 segundos. Si no puede hacer eso, entonces por definición usted es un individuo con mal equilibrio que necesita protección contra las caídas", tales como zapatos sólidos o un bastón, dijo.

Pero los defectos del equilibrio pueden mejorarse y una de las intervenciones más antiguas del mundo sigue siendo la más efectiva.

"El método más exitoso es el Tai Chi", dijo Lane. "Actualmente, todos los YMCA de Nueva York enseñan Tai Chi y les enviamos a las personas que fallan en la prueba de pararse en una pierna para aprenderlo".

Más información

Infórmese sobre la pérdida ósea en la American Academy of Orthopaedic Surgeons.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: Thomas J. Weber, M.D., assistant professor, medicine, division of endocrinology, metabolism and nutrition, Duke University Medical Center, Durham, N.C.; Joseph Lane, M.D., chief, metabolic bone disease service, Hospital for Special Surgery, Weill Medical College of Cornell University, New York City, and spokesman, American Academy of Orthopaedic Surgeons

Last Updated: