Las clínicas de células madres prometen 'curas' costosas y falsas para el dolor de rodilla

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de HealthDay

MIÉRCOLES, 7 de marzo de 2018 (HealthDay News) -- Las clínicas de células madre están cobrando mucho dinero por las "curas" de la artritis de rodilla y hacen afirmaciones extravagantes sobre sus tratamientos, según un estudio reciente.

Una inyección el mismo día para una rodilla cuesta miles de dólares en estos centros, según una encuesta realizada a los consumidores en clínicas de todo Estados Unidos.

Las personas están pagando tanto dinero porque dos terceras partes de las clínicas de células madre prometen que sus tratamientos funcionan entre un 80 y un 100 por ciento de las veces, informan los investigadores.

Pero no hay evidencias médicas que sugieran que algún tratamiento con células madre pueda proporcionar una cura duradera para la artritis de rodilla, advirtió el investigador principal del estudio, el Dr. George Muschler, cirujano ortopédico de la Clínica Cleveland.

"Se hacen afirmaciones sobre la eficacia [efectividad] que no están respaldadas por la literatura", dijo Muschler. "Existe el riesgo de la charlatanería, y los pacientes deben ser conscientes de ello".

Las células madre se han ganado una reputación de tratamiento milagroso y de cura potencial para muchas enfermedades. Las células tienen el potencial de proporcionar células sustitutas para cualquier parte del cuerpo: la sangre, el cerebro, los huesos o los órganos.

Como resultado, se han abierto una multitud de centros de células madre en todo el país que ofrecen curas para una variedad de enfermedades, dijo Muschler.

"Es muy atractivo mercadearse como un centro de células madre, así que ha aparecido una multitud de centros; probablemente hay ahora cerca de 600 en Estados Unidos que ofrecen esta terapia", dijo Muschler. "Pero la verdad es que la literatura médica no está del todo en la misma línea del entusiasmo del mercado".

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. ha expresado su escepticismo extremo con respecto a estos centros, y en noviembre la agencia anunció que tomaría medidas drásticas con las clínicas que ofrezcan tratamientos de células madre peligrosos.

El sueño fantasioso para los pacientes con artritis de rodilla es que una inyección de células madre producirá un cartílago protector nuevo para su articulación, explicó el Dr. Scott Rodeo, cirujano ortopédico en el Hospital de Cirugías Especiales de la ciudad de Nueva York.

"La realidad es que no hacen eso. No hay ningún dato que lo sugiera", dijo Rodeo, que no participó en el estudio. "La idea de que estas células van a regenerar el cartílago no tiene ningún dato que la respalde".

Como mucho, estas inyecciones quizá reduzcan el dolor y la inflamación de forma temporal al fomentar la liberación de sustancias calmantes en la rodilla, dijeron Rodeo y Muschler.

Para hacerse una idea de lo que los centros de células madre están prometiendo a los clientes, Muschler y sus colaboradores llamaron a 273 clínicas de EE. UU. haciéndose pasar por un hombre de 57 años con artritis de rodilla.

Preguntaron a las clínicas sobre las inyecciones de células madre administradas el mismo día, qué tan bien funcionaban y cuánto costaban.

De los 65 centros que proporcionaron la información sobre el precio, el costo promedio de una inyección en la rodilla fue de 5,156 dólares, y los precios variaron entre 1,150 y 12,000 dólares, encontraron los investigadores. Catorce centros cobraban menos de 3,000 dólares por una sola inyección, y 10 centros cobraban más de 8,000 dólares.

Los 36 centros que proporcionaron información sobre la efectividad afirmaron que la efectividad promedio era del 82 por ciento, indicaron los investigadores. Diez de ellos afirmaban que la inyección funcionaba 9 de cada 10 veces, y otros 15 afirmaban que tenía una efectividad de entre un 80 y un 90 por ciento.

Los hallazgos se presentaron el martes en la reunión anual de la Academia Americana de Cirujanos Ortopédicos (American Academy of Orthopaedic Surgeons), en Nueva Orleáns. Las investigaciones presentadas en las reuniones se consideran preliminares hasta que se publican en una revista revisada por profesionales.

"Se dice a los pacientes que tienen un 80 por ciento de probabilidades de mejora, que es solo entre un 10 y un 20 por ciento mejor de lo que se esperaría de un efecto placebo", apuntó Muschler.

De hecho, sospecha que el efecto placebo es responsable de gran parte de la mejora que los pacientes sienten después de una inyección en la rodilla.

"Las personas siempre van al médico cuando no se encuentran bien", dijo Muschler. "Si veo a un paciente que tiene artritis en la rodilla y no hago nada, es muy probable que mejoren en los próximos meses de cualquier forma. Hay un ciclo natural de aumento y reducción del dolor que está presente en la vida de cualquier persona que tenga artritis".

Esto se ve agravado por el hecho de que las personas esperan sentirse mejor después de pagar mucho dinero, añadió Muschler.

Estos centros generalmente proporcionan tres tipos distintos de tratamiento, y solo se usan células madres vivas realmente en uno de ellos, señaló Muschler.

Un tratamiento inyecta en la rodilla el plasma rico en plaquetas extraído de la propia sangre del paciente, mientras que otro usa una mezcla producida a partir de tejidos y líquidos fetales recogidos tras el nacimiento. Nada de esto contiene células madre, pero se mercadean como terapias de células madre, dijo Muschler.

Una tercera opción usa la médula ósea extraída del paciente y que se inyecta en la rodilla. Esto contiene una mezcla de tres tipos de células madre, pero "la evidencia de que eso sea bueno [para las rodillas] sigue siendo bastante floja en la literatura", dijo Muschler.

No es probable que las personas sufran daños por estas inyecciones, dijo Rodeo, pero no hay muchas evidencias de que les vayan a ayudar.

"Los pacientes deberían ir con los ojos bien abiertos", aconsejó Rodeo. "Pagan mucho dinero de su bolsillo, porque esto no está cubierto por las aseguradoras".

A las personas que sufren de artritis de la rodilla les iría mejor si prueban muchas de las opciones establecidas para la reducción del dolor de rodilla, afirmaron Muschler y Rodeo.

Perder peso es un "factor clave", dijo Muschler.

"Hay muy buenas evidencias de que si tiene un 5 en la escala de dolor y pierde el 10 por ciento de su peso corporal, su dolor se reducirá en 2 puntos", indicó Muschler.

Los pacientes también pueden recurrir a los AINE, como la aspirina o el ibuprofeno, para reducir el dolor y la hinchazón, recibir una inyección de esteroides o hacer entrenamiento de pesas para fortalecer los músculos que respaldan la rodilla, afirmaron Muschler y Rodeo.

Más información

La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. ofrece más información sobre las terapias de células madre.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

FUENTES: George Muschler, M.D., orthopedic surgeon, Cleveland Clinic; Scott Rodeo, M.D., orthopedic surgeon, Hospital for Special Surgery, New York City; March 6, 2018, presentation, American Academy of Orthopaedic Surgeons' annual meeting, New Orleans

Last Updated: