Aumentan las sobredosis letales de medicamentos y drogas entre los estadounidenses jóvenes

In English

Por
Reportero de HealthDay

JUEVES, 25 de abril de 2019 (HealthDay News) -- El costo de la epidemia de opioides de EE. UU. sigue aumentando, y una nueva investigación muestra que las muertes por sobredosis entre los adolescentes y los adultos jóvenes se están disparando.

La tasa de mortalidad por sobredosis de medicamentos y drogas aumentó de ocho por cada 100,000 personas de 14 a 24 años en 2006 a casi 10 por cada 100,000 en 2015, encontraron los investigadores.

"Las muertes por intoxicación con medicamentos y drogas afectan a las familias, a las comunidades y a la sociedad en general", señaló la investigadora principal, Bina Ali, científica asociada de investigación en el Instituto de Investigación y Evaluación del Pacífico, en Beltsville, Maryland.

Entre las personas de 15 a 24 años, las tasas de mortalidad por analgésicos recetados y opioides que incluían a la heroína aumentaron casi un 5 por ciento, en promedio, cada año entre 2006 y 2015, pero se dispararon en más de un 15 por ciento cada año entre 2013 y 2015, anotó Ali.

Este aumento refleja la facilidad con que los adolescentes y los adultos jóvenes pueden obtener una receta de opioides, y drogas ilegales como la heroína y el fentanilo. Una vez son adictos a medicamentos como Vicodin u OxyContin, solo hay que dar un pequeño paso para recurrir a drogas ilícitas cuando obtener opioides recetados se hace más difícil, explicaron los autores del estudio.

Cuando los jóvenes pasan a la heroína, que con frecuencia está adulterada con otras drogas peligrosamente potentes, como el opioide sintético fentanilo, las probabilidades de una sobredosis accidental aumentan de forma marcada. Y como esas combinaciones de drogas son tan potentes, aumentan el riesgo de morir.

"Los hallazgos son descorazonadores, pero no sorprendentes", aseguró Lindsey Vuolo, directora asociada de leyes y políticas de salud en el Centro de la Adicción, en la ciudad de Nueva York.

"La crisis de opioides ha acabado con las vidas de demasiados jóvenes, y debemos hacer mucho más por proteger a los adolescentes y a los adultos jóvenes de una enfermedad que es prevenible y tratable", planteó Vuolo.

En el estudio, Ali y sus colaboradores analizaron datos de mortalidad del Centro Nacional de Estadísticas de Salud de EE. UU., de 2006 a 2015.

Los investigadores también observaron el creciente costo de las muertes por sobredosis para la sociedad. Los costos incluyeron a los servicios de ambulancia, las estadías en el hospital y las autopsias.

Además, midieron la pérdida de ingresos a lo largo de una vida de duración normal y el valor de intangibles como la calidad de vida, el dolor y el sufrimiento.

Los hallazgos mostraron que las tasas de mortalidad relacionadas con los medicamentos y las drogas eran más altas entre los blancos (casi 12 por cada 100,000) y entre los amerindios y nativos de Alaska (10 por cada 100,000), en comparación con los negros (tres por cada 100,000), los asiáticos y de las Islas del Pacífico (dos por cada 100,000) y los hispanos (cuatro por cada 100,000).

Las tasas de muertes por sobredosis también variaron según el estado. Por ejemplo, la tasa de Virginia occidental fue casi cinco veces más alta que la de Nebraska (de 15 frente a tres por cada 100,000 personas).

El mayor aumento en las tasas de mortalidad fue en Nueva York, que experimentó aumentos de un 9 por ciento al año. Las tasas de mortalidad en Ohio, Massachusetts y Nueva Jersey también estaban en ese rango, según el informe.

Los investigadores estimaron que el costo de un año de las muertes por sobredosis entre los adolescentes y los adultos jóvenes en 2015 fue de casi 27 millones de dólares en costos médicos, de casi 9 mil millones de dólares en costos por el trabajo perdido, y de casi 27 mil millones de dólares por la pérdida en la calidad de vida.

"Esos costos no pueden explicar la devastación y el sufrimiento incalculables de las familias que pierden un hijo por esta enfermedad", apuntó Vuolo. "Es esencial ayudar a las familias que respaldan a sus seres queridos jóvenes que son adictos".

Julie Gaither, profesora en el departamento de pediatría de la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale, dijo que es esencial comprender qué políticas estatales y prácticas de emisión de recetas están protegiendo a los jóvenes, y "al contrario, qué medidas empeoran el problema en este grupo de edad vulnerable".

Para ayudar a controlar la epidemia de opioides y las muertes que provoca, se necesitan estrategias, como programas de monitorización de medicamentos recetados, el desecho de los medicamentos recetados, programas de distribución de la naloxona y de tratamiento asistido con medicamentos, planteó Ali.

"Esas estrategias podrían hacerse más efectivas si se dirigen a subgrupos que tienen unas tasas de mortalidad por intoxicación con medicamentos y drogas consistentemente más altas, y a los que muestran aumentos con el tiempo", añadió Ali.

Vuolo dijo que las estrategias de prevención no tienen suficientes fondos ni se utilizan lo suficiente, y que la inmensa mayoría de los adolescentes y los adultos jóvenes no reciben un tratamiento efectivo. "Sería mucho más rentable invertir en estrategias efectivas de prevención y tratamiento", aseguró.

El informe se publicó en la edición del 25 de abril de la revista Journal of Studies on Alcohol and Drugs.

Más información

Para más información sobre cómo ayudar a los jóvenes a evitar el abuso de los opioides, visite Partnership for Drug-Free Kids.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTES: Bina Ali, Ph.D., associate research scientist, Pacific Institute for Research and Evaluation, Beltsville, Md.; Julie Gaither, Ph.D., M.P.H., instructor, department of pediatrics, Yale School of Medicine, New Haven, Conn.; Lindsey Vuolo, J.D., M.P.H., director, health law and policy, The Center on Addiction, New York City; April 25, 2019, Journal of Studies on Alcohol and Drugs

Last Updated: