El mercadeo de las grandes farmacéuticas a los médicos ayudó a desencadenar la crisis de opioides, según un estudio

In English

Por
Reportero de HealthDay

VIERNES, 18 de enero de 2019 (HealthDay News) -- El mercadeo agresivo de las compañías farmacéuticas dirigido a los médicos se asocia con haber incitado la epidemia actual de abuso de opioides en Estados Unidos, afirma un estudio reciente.

Un análisis por condado mostró que el uso de opioides aumentó en los lugares donde los fabricantes de medicamentos enfocaron sus esfuerzos de mercadeo, explicó el investigador principal, el Dr. Scott Hadland, pediatra e investigador sobre la adicción en el Centro de la Adicción Grayken del Centro Médico de Boston.

"Los condados que recibieron el mayor nivel de mercadeo de las compañías farmacéuticas sobre los opioides fueron los condados donde se emitieron más recetas de opioides y que tuvieron más muertes por sobredosis de opioides un año más tarde", señaló Hadland.

El gasto de las compañías farmacéuticas tampoco tenía que ser fastuoso para tener un efecto en la emisión de las recetas de opioides.

Las compañías farmacéuticas ganaron tanta influencia al invitar a un médico a comer mientras ensalzaban su producto como al pagar mucho dinero a médicos influyentes en la forma de honorarios por charlas o consultorías, encontraron los investigadores.

Las muertes por sobredosis aumentaron en un 18 por ciento por cada tres pagos adicionales de mercadeo a los médicos por cada 100,000 personas en un condado, apuntaron los investigadores.

Las demandas y las investigaciones contra los fabricantes de opioides, como Purdue Pharma, fabricante de OxyContin, tienden a pasar por alto el impacto de los esfuerzos de mercadeo menos obvios, dijo Hadland.

El miércoles, se reportó que unos documentos judiciales muestran que la familia propietaria de Purdue Pharma realizó intentos de restar importancia a los peligros del analgésico opioide.

"Los investigadores se han enfocado en los pagos de alto valor, mediante los cuales unos pocos médicos reciben decenas de miles de dólares para ayudar a promover un producto opioide", apuntó Hadland. Pero "nuestros datos sugieren que el mayor problema de salud pública es en realidad una práctica mucho más sutil".

Según Hadland, "el valor en dólares de eso pagos es menos importante que el número de esas interacciones de mercadeo que suceden. La práctica común de invitar a los médicos a comer o a cenar para hablar sobre los productos opioides probablemente contribuye más a la crisis de opioides en EE. UU. que esos casos menos comunes de médicos que reciben pagos de un valor muy alto".

En esas comidas y cenas, los vendedores farmacéuticos convencieron a los médicos de la idea de que el dolor no se trata de forma suficiente. Los representantes de ventas también restaron importancia al riesgo de adicción y sobredosis, aseguró Linda Richter, directora de análisis e investigación de políticas del Centro de la Adicción, en la ciudad de Nueva York.

"Los legisladores y los reguladores estatales deben prohibir que los profesionales con licencia acepten ningún pago ni incentivo de este tipo de la industria", planteó Richter. "Aunque los médicos quizá crean que el mercadeo de la industria no tiene ningún impacto en sus elecciones sobre la emisión de recetas, un amplio conjunto de evidencias prueban lo contrario".

Pero un grupo que representa a los fabricantes de medicamentos dijo que las compañías farmacéuticas tienen un rol que deben desempeñar al ofrecer a los pacientes un alivio del dolor, al mismo tiempo que controlan el riesgo de adicción.

De hecho, actualmente, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. "requiere que haya entrenamiento disponible para todos los proveedores de atención de la salud que estén implicados en la gestión de los pacientes que sufren dolor", comentó Priscilla VanderVeer, vicepresidenta de asuntos públicos de PhRMA. Las compañías farmacéuticas que producen analgésicos opioides ayudan a proveer financiación para dicho entrenamiento, afirmó.

"Los médicos y otros emisores de recetas necesitan el entrenamiento y las herramientas adecuadas para garantizar que satisfagan las necesidades médicas legítimas de sus pacientes, al mismo tiempo que reducen el potencial de abuso, y ese entrenamiento debería ser obligatorio", enfatizó VanderVeer.

Por otra parte, la crisis de adicción a los opioides de EE. UU. continúa. El abuso de esas sustancias condujo a casi 50,000 muertes por sobredosis en 2017, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

Hoy día, es más probable que los estadounidenses mueran por una sobredosis de opioides que por un accidente de coche o de motocicleta, una caída, ahogados o atragantados con comida, concluyó un informe publicado el martes por el Consejo Nacional de Seguridad.

Actualmente, es mucho más común que la heroína y el fentanilo estén implicados en las muertes por sobredosis en EE. UU. que los opioides recetados, anotó Hadland.

"Dicho esto, los opioides recetados siguen estando implicados en alrededor de un tercio de las muertes por sobredosis, y comúnmente son los primeros opioides que las personas conocen antes de tener un problema de adicción", advirtió.

Según la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio (Affordable Care Act), las compañías farmacéuticas están obligadas a reportar su gasto en mercadeo a los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid de EE. UU.

Los datos mostraron que las compañías farmacéuticas gastaron 39.7 millones de dólares en el mercadeo de los medicamentos opioides en 67,507 médicos de 2,208 condados de Estados Unidos entre agosto de 2013 y diciembre de 2015. En total, hubo 434,754 pagos, que variaban entre una invitación a una comida hasta miles de dólares en honorarios de consultoría.

Hadland y sus colaboradores compararon ese dinero y esos pagos de mercadeo con los datos de los condados sobre las recetas de opioides y las muertes por sobredosis de opioides que registran los CDC.

Las tasas de recetas y de muertes por sobredosis de opioides aumentaron junto con la cantidad de dinero que se gastó en el mercadeo, la cantidad de pagos realizados, y el número de médicos que recibieron pagos, encontraron los investigadores.

"Lo que está claro a partir de nuestro análisis es que todo ese mercadeo se vinculó con una mayor cantidad de recetas de opioides, y a su vez, con un aumento en las muertes por los opioides recetados", señaló Hadland.

Los investigadores también encontraron que el número de interacciones de mercadeo con los médicos (el número de pagos realizados) se asociaba de forma más firme con las muertes por sobredosis que la cantidad total gastada. Pero el estudio solo encontró una asociación, y no probó que el mercadeo provocara las muertes por sobredosis.

"Ya sabemos que uno de cada 12 médicos de EE. UU. recibió mercadeo sobre los opioides, y esa proporción es incluso mayor entre los médicos de familia, de los cuales uno de cada cinco recibió mercadeo sobre los opioides", añadió Hadland.

"Nuestros hallazgos sugieren que el mercadeo de opioides directo para los médicos podría ir en contra de los esfuerzos nacionales por reducir las muertes por sobredosis, y que los legisladores deben considerar límites en el mercadeo como parte de una respuesta robusta y basada en las evidencias ante la crisis de sobredosis de EE. UU.", concluyó.

Los hallazgos se publicaron en la edición del 18 de enero de la revista JAMA Network Open.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. tienen más información sobre la epidemia de opioides.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTES: Scott Hadland, M.D., M.P.H., pediatrician and addiction researcher, Boston Medical Center's Grayken Center for Addiction; Linda Richter, Ph.D., director, policy analysis and research, Center on Addiction, New York City; Priscilla VanderVeer, deputy vice president of public affairs, PhRMA; Jan. 18, 2019, JAMA Network Open, online

Last Updated: