Hay más niños y adolescentes que acaban en la UCI en EE. UU. por tomar opioides

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportera de HealthDay

LUNES, 5 de marzo de 2018 (HealthDay News) -- Una cantidad mayor de niños y adolescentes en EE. UU. están terminando en la unidad de cuidados intensivos tras una sobredosis de analgésicos recetados u otros opioides, según un estudio reciente.

Los investigadores encontraron que entre 2004 y 2015, la cantidad de niños y adolescentes que fueron admitidos en la unidad de cuidados intensivos pediátricos por una sobredosis de opioides casi se duplicó. Eso incluyó a los adolescentes que habían abusado de los medicamentos y a los niños pequeños que los tomaron por accidente.

"Estas hospitalizaciones son totalmente prevenibles", dijo el investigador principal, el Dr. Jason Kane, del Hospital Pediátrico Comer de la Universidad de Chicago. "Estos jóvenes no deberían estar ahí".

Los hallazgos, publicados en línea el 5 de marzo en la revista Pediatrics, ofrecen la mirada más reciente sobre la epidemia de opioides de EE. UU.

Un estimado de 2.4 millones de estadounidenses tienen un trastorno por consumo de opioides, según los estimados del gobierno federal. Esto incluye el abuso de analgésicos recetados, como Vicodin y OxyContin, además de las drogas ilegales, como la heroína.

Pero aunque el foco se centra normalmente en los adultos, los niños y adolescentes se han convertido en "la segunda oleada de víctimas", dijo Kane.

Un estudio reciente encontró que una cantidad cada vez mayor de niños y adolescentes están apareciendo en emergencias con una dependencia a los opioides. En 2013, aproximadamente 135 niños al día dieron positivo en la prueba de dependencia a los opioides en las salas de emergencias del país, según el estudio.

El nuevo estudio observó las admisiones en la unidad de cuidados intensivos (UCI) pediátricos, que captaría los casos más graves de sobredosis. Algunos niños acabaron allí con problemas respiratorios, y necesitaron un respirador, comentó Kane. Otros necesitaron medicamentos para aumentar su presión arterial a partir de unos niveles peligrosamente bajos.

Los hallazgos se basan en los registros de 31 hospitales pediátricos estadounidenses. Entre 2004 y 2015, hubo más de 3,600 niños y adolescentes que fueron hospitalizados por una sobredosis de opioides, y un 43 por ciento de ellos tuvieron que ser llevados a la UCI.

En contraste con esto, según el estudio, solo el 12 por ciento de los niños hospitalizados por cualquier razón tuvo que ser admitido en la UCI.

Con el tiempo, aumentaron las admisiones en la UCI por opioides: de 367 menores entre 2004 y 2007, a 643 entre 2012 y 2015. La mayoría eran adolescentes, pero aproximadamente un tercio eran niños menores de 6 años, que habían tomado accidentalmente la medicación de otra persona, señaló Kane.

Casi el 2 por ciento de los menores que sufrieron una sobredosis finalmente fallecieron.

Los hallazgos enfatizan otro aspecto trágico de la crisis epidémica de opioides del país, indicó Kane: "casi el 2 por ciento de estos jóvenes fallecieron por una enfermedad completamente prevenible".

Los hallazgos también apuntan a una carencia de recursos en la atención de la salud, añadió. "Solo hay unas 4,000 camas de UCI pediátricas en todo el país", dijo Kane.

Su equipo encontró que a lo largo del tiempo, el costo de la atención médica para cada niño en realidad se redujo: de más de 6,200 dólares a más de 4,500 dólares. "Las UCI pediátricas han encontrado el modo de atenderles con un costo más bajo", comentó Kane.

Pero, añadió, dado que la cantidad real de menores que necesitaron atención médica aumentó, la carga económica total se incrementó.

La Dra. Sheryl Ryan es jefa de medicina adolescente en el Centro Médico Milton S. Hershey de Penn State Health.

"Esta epidemia no se limita a los adultos", dijo Ryan, que escribió un editorial publicado con el estudio.

¿Qué pueden hacer los padres? Ryan dijo que cuando tengan recetas legítimas de opioides, deben mantenerlas fuera de la vista y del alcance de los niños pequeños.

Según uno de los hallazgos del estudio, resultó que aproximadamente una quinta parte de los niños pequeños que terminaron en la UCI habían ingerido metadona. La metadona puede ser una droga de la que se abusa, pero también se receta legalmente para tratar la dependencia a los opioides.

Por tanto, dijo Ryan, es importante que los proveedores que receten metadona hablen con sus pacientes sobre el modo de usar de forma segura este medicamento en casa.

Pero los padres de niños de mayor edad también deben tener cuidado con cualquier opioide recetado, enfatizó Ryan. Por ejemplo, podrían usar una caja fuerte para guardar los medicamentos, dijo.

Y los padres nunca deberían quedarse con pastillas de analgésicos que no hayan usado, sino que deben deshacerse de ellas de forma adecuada, aconsejó Ryan. En algunas comunidades, señaló, los departamentos de policía tienen programas de recogida de medicamentos donde las personas pueden llevar los opioides recetados que no hayan usado.

De forma más general, dijo Ryan, es vital que los padres tengan cuidado con su propia conducta. Si sus hijos le ven ebrio después de haber tomado demasiado alcohol, señaló, eso puede enviarles el mensaje de que es aceptable abusar de las sustancias.

Los padres también deberían empezar pronto a hablar con sus hijos sobre el abuso de sustancias, aconsejó Ryan, cuando tengan entre 8 y 10 años de edad.

"Creo que los padres con frecuencia subestiman el poder de la comunicación de sus valores a sus hijos", dijo. "Pero es importante".

Más información

Para obtener consejos sobre cómo proteger a los niños del uso inadecuado de opioides, visite la Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics).


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

FUENTES: Jason Kane, M.D., assistant professor, pediatrics, interim chief, critical care, University of Chicago Medicine Comer Children's Hospital; Sheryl Ryan, M.D., chief, division of adolescent medicine, Penn State Health Milton S. Hershey Medical Center, Hershey, Pa.; March 5, 2018, Pediatrics, online

Last Updated: