¿Está en riesgo de una sobredosis de opioides? Una aplicación podría ayudarle

Photo: Nandukumar et al

In English

Por
Reportero de HealthDay

MIÉRCOLES, 9 de enero de 2019 (HealthDay News) -- Los usuarios de sustancias que sufren una sobredosis de opioides podrían pronto tener acceso a una inusual opción de auxilio: una aplicación para los smartphones.

Los investigadores de la Universidad de Washington desarrollaron una aplicación que puede detectar si la respiración de una persona se ralentiza peligrosamente o para.

La aplicación Second Chance (segunda oportunidad) detectó con precisión los síntomas de una sobredosis de opioides más de nueve veces de cada 10 en pruebas experimentales que se realizaron en un centro en Vancouver, Canadá, donde los adictos pueden llevar de forma legal drogas ilícitas e inyectárselas bajo supervisión médica.

Los desarrolladores de la aplicación están solicitando la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. para mercadear el software de smartphone como un monitor que podría salvar vidas entre las personas que toman opioides, aseguró el investigador Shyamnath Gollakota, profesor asociado en la Facultad de Ciencias e Ingeniería Informáticas de la Universidad de Washington, en Seattle.

"Dada la importancia del problema y la cantidad de personas que fallecen, esperamos que el FDA nos asigne el estatus de solicitud acelerada para poder llevarlo lo antes posible al mercado", señaló Gollakota. Gollakota calculó que la aplicación podría estar disponible en un plazo de un año si la aprobación se acelera.

Ocurrieron más de 70,000 muertes por sobredosis en 2017, el año más reciente para el cual hay estadísticas disponibles, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. Los opioides estuvieron implicados en 47,600 de esas muertes, es decir en casi un 68 por ciento.

Una sobredosis de opioide acaba con la vida de una persona al ralentizar y al final detener su respiración, explicó el investigador sénior, el Dr. Jacob Sunshine, anestesiólogo en el Centro Médico de la Universidad de Washington.

Las sobredosis de opioides se pueden revertir con el fármaco naloxona, pero "lamentablemente no sucede con suficiente frecuencia, y eso ha resultado en que unos números extremadamente altos de personas fallezcan", apuntó Sunshine. "Más de 115 personas mueren cada día por una sobredosis de opioides en EE. UU.".

Para ayudar a detectar una sobredosis, el equipo de investigación desarrolló una aplicación que en esencia convierte a un smartphone en un sistema de sonar activo, apuntó la investigadora principal, Rajalakshmi Nandakumar, candidata doctoral de la Facultad de Ciencias e Ingeniería Informáticas de la Universidad de Washington.

El teléfono transmite de forma continua unas ondas de sonido inaudibles. "Esas señales se reflejan en el cuerpo humano, en específico del pecho", dijo Nandakumar. "Cuando la persona respira, esos reflejos capturan el movimiento del pecho y lo registran en el micrófono. Se puede monitorizar el movimiento de la respiración de una persona usando solo el smartphone".

Para evaluar la aplicación, los investigadores se asociaron con el centro de inyección supervisada Insite, el primer centro de consumo supervisado legal de narcóticos en América del Norte. En el centro, se permite a los usuarios de sustancias inyectarse drogas callejeras en la presencia de enfermeros y de un personal entrenado en la intervención de sobredosis.

El equipo reclutó a 94 usuarios de opioides en Insite para evaluar la aplicación; el smartphone se colocó en una mesa a una distancia de un metro de los participantes.

Durante la evaluación, 47 usuarios experimentaron un ritmo de respiración peligrosamente bajo de siete o menos respiraciones por minuto, 49 dejaron de respirar durante un periodo significativo, y dos tuvieron una sobredosis de drogas que requirió un tratamiento médico.

Alrededor de un 90 por ciento de las veces, la aplicación identificó de forma correcta problemas de la respiración que predicen sobredosis, reportaron los investigadores.

Para realizar una evaluación más profunda de la aplicación, los investigadores pidieron a 20 voluntarios adicionales que se sometieran realmente a una sobredosis de drogas "simulada". Esos eventos simulados se realizaron en un quirófano en el Centro Médico de la UW; implicó a participantes sanos que ya tenían una cirugía electiva programada.

Los pacientes que consintieron recibieron anestésicos que provocaron un periodo de 30 segundos en el cual la respiración se ralentizó o paró. El smartphone se colocó en un atril quirúrgico a más o menos un metro del paciente.

La aplicación predijo correctamente 19 de 20 sobredosis simuladas. En el caso de la única falla, la respiración del paciente estaba justo por encima del umbral en el cual la alarma sonaría, anotaron los investigadores.

La idea es que la aplicación sonaría una alarma si detecta que la respiración de un usuario de opioides se ha ralentizado o detenido, explicaron los autores del estudio. La persona tendría que extender la mano e informar a la aplicación que está bien.

"Si no interactúan con la aplicación, esta se pondría en contacto con un ser querido que tenga naloxona o con los servicios de emergencias" para administrar a la persona el tratamiento que necesita para salvar su vida, apuntó Nandakumar.

Aunque la tecnología es promisoria, aún debe recibir más evaluaciones antes de estar lista para un uso generalizado, planteó Fred Muench, presidente y director ejecutivo de Partnership for Drug-Free Kids.

Muench anotó que todos los ambientes donde la aplicación se evaluó estaban bajo un estricto control.

"El principal problema de las aplicaciones para los celulares es que cuando se evalúan en un ambiente controlado, la mayoría de las veces no se generaliza al mundo real", indicó Muench.

Por ejemplo, ¿qué tan bien funcionaría la aplicación si el teléfono de una persona está en su bolsillo, donde la mayoría lo guardan?, preguntó.

"Es un modelo conceptual muy popular que tiene la oportunidad de crecer y de tener un impacto dentro de unos años", añadió Muench. "No estaría dispuesto a respaldar nada hasta que se evalúe en el mundo real", posiblemente en personas que sufran de forma natural de apnea del sueño o de trastornos de la respiración.

El estudio aparece en la edición del 9 de enero de la revista Science Translational Medicine.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre las muertes por sobredosis de sustancias.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTES: Shyamnath Gollakota, Ph.D., associate professor, University of Washington School of Computer Science and Engineering, Seattle; Jacob Sunshine, M.D., anesthesiologist, University of Washington Medical Center; Rajalakshmi Nandakumar, Ph.D. candidate, UW School of Computer Science and Engineering; Fred Muench, Ph.D., president and CEO, Partnership for Drug-Free Kids; Jan. 9, 2019, Science Translational Medicine

Last Updated: