La epidemia de abuso de opiáceos es la principal noticia de salud de 2017

In English

Por
Reportero de HealthDay

JUEVES, 28 de diciembre de 2017 (HealthDay News) -- Los millones de estadounidenses atrapados en la adicción a los opiáceos (a los analgésicos recetados o a la heroína) siguieron siendo la principal noticia de salud de este último año.

El azote está ahora tan generalizado que, apenas la semana pasada, la investigación sugirió que las muertes por las sobredosis de opiáceos podrían ser el principal factor que fomenta un declive en la esperanza de vida general de EE. UU.

Si la tendencia se sostiene, "podríamos tener más de dos años consecutivos de reducción de la esperanza de vida, algo que no hemos visto desde la pandemia de influenza en 1918", lamentó Bob Anderson, estadístico en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU., que publicó hace poco los datos de 2016.

En general, unos 63,600 estadounidenses (muchos adultos jóvenes o de mediana edad) fallecieron de una sobredosis de opiáceos en 2016. Eso es más alto que las 40,000 muertes anuales por el SIDA en el punto álgido de la crisis del VIH en los años 90.

La llegada de opiáceos extremadamente potentes, como el fentanilo, solo complica el problema, advierten los expertos. Pero es posible cambiar la situación.

"Es importante recordar que esas muertes son prevenibles", señaló Lindsey Vuolo, directora asociada de legislación y políticas de la salud en el Centro Nacional sobre la Adicción y el Abuso de Sustancias.

"Si comenzamos a tratar la adicción de la misma forma que tratamos otras enfermedades, con un método basado en la salud financiado al nivel correspondiente al tamaño y el alcance del problema, venceremos esta crisis", declaró Vuolo a HealthDay.

En otra noticia sobre la salud, los esfuerzos de la administración de Trump por derogar y reemplazar la controversial ley de reforma de la salud conocida como Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio (Affordable Care Act, ACA), u "Obamacare", también acaparó titulares en 2017.

Pero la resistencia tanto entre los moderados como entre los de extrema derecha del espectro político condenó a esos esfuerzos en la Cámara y en el Senado, a pesar de intentos repetidos de la Casa Blanca por lograr que la legislación se aprobara.

Sin embargo, justo antes de Navidad, el Congreso asestó un golpe al programa, cuando la eliminación de la "cláusula de obligatoriedad individual" de la ACA formó parte de una importante reforma fiscal. La obligatoriedad individual obligaba a los estadounidenses sanos pero sin seguro a inscribirse en los grupos de seguro de la ACA o a pagar una multa. Muchos expertos creen que la obligatoriedad es esencial para la salud financiera de la Obamacare.

En otra noticia, la exposición y la deshonra de hombres como el magnate cinematográfico Harvey Weinstein, personalidades de la televisión como Matt Lauer y Charlie Rose, y otros del mundo del entretenimiento y de la política, sacó de las sombras al antiguo flagelo del acoso sexual en el lugar de trabajo.

Legiones de mujeres empoderadas que habían sido víctimas, y algunos hombres, se unieron a las filas del movimiento #yotambién (#MeToo), lo que quizá anuncia un cambio en la tolerancia de la sociedad de esas conductas de abuso físico y mental.

La ciencia médica también logró avances en 2017, con las primeras tres aprobaciones de terapias basadas en genes por parte de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. En agosto, la agencia aprobó a Kymriah, un tratamiento que debilita a un gen aberrante que es responsable de una forma de un cáncer en la sangre, la leucemia linfoblástica aguda (LLA).

En ese momento, el comisionado de la FDA, el Dr. Scott Gottlieb, dijo que la llegada y la aprobación de esas terapias que salvan vidas "cambiará la cara de la medicina y el desarrollo farmacológico modernos. Ahora se están estudiando productos de terapia genética para muchas enfermedades y afecciones, incluyendo trastornos genéticos, enfermedades autoinmunes, la enfermedad cardiaca, el cáncer, la diabetes y el VIH/SIDA".

Desde entonces, otras dos terapias genéticas (una contra una enfermedad ocular rara y otra contra una forma de linfoma) han recibido la aprobación de la FDA.

¿Se olvidó de tomar sus medicamentos? Este año la FDA también aprobó la primera de lo que podrían ser muchas "pastillas digitales", que son medicamentos diseñados para avisar a pacientes y médicos si y cuando se las tomaron.

Abilify MyCite, el fármaco recién aprobado, es para pacientes con esquizofrenia y depresión, afecciones en las cuales el cumplimiento con la medicación con frecuencia es clave para el éxito del tratamiento. La pastilla contiene un sensor que puede enviar mensajes a dispositivos como los smartphones para ofrecer información sobre si se la han tomado o no.

La llegada de la inteligencia artificial ("IA") a la medicina también hizo olas este año. Por ejemplo, un estudio encontró que unos algoritmos computarizados inteligentes en realidad rendían mejor que los patólogos en la detección de unas minúsculas señales de cáncer en el tejido linfático obtenido de pacientes con cáncer de mama. Así que no falta mucho para la llegada del mundo del "Dr. IA", afirmaron los expertos, en que las computadoras y los médicos trabajan juntos para dirigir la atención del paciente.

Y un número mayor de estadounidenses con sobrepeso podrían necesitar esa atención. En octubre, estadísticos de los CDC reportaron que casi un 40 por ciento de los adultos de EE. UU. son ahora obesos, junto con un 18.5 por ciento de los niños.

Se trata de un aumento marcado respecto a un 30.5 por ciento de los adultos y más o menos un 14 por ciento de los niños observado en 1999-2000, según la agencia.

Las vacunas también llegaron a los titulares, para bien o para mal, en 2017.

La buena noticia fue la llegada de Shingrix, una vacuna mucho más efectiva para proteger de la culebrilla, lo que podría ser una bendición para los millones de adultos mayores de EE. UU. amenazados por el trastorno nervioso.

Pero por otro lado, se determinó que la vacuna contra la gripe de la temporada 2016-2017 fue un fracaso rotundo, con una efectividad de apenas alrededor del 48 por ciento. A los expertos en la gripe les preocupa que la vacuna de esta temporada pueda ser igual de floja.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2017, HealthDay

Last Updated: