La epidemia de opiáceos también afecta a los bebés

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

LUNES, 22 de enero de 2018 (HealthDay News) -- Otro ejemplo de las abarcadoras consecuencias de la epidemia de opiáceos en EE. UU.: los investigadores informan que los bebés expuestos a estos narcóticos en el útero tienen un riesgo de ciertas anomalías en la cabeza y el cuello.

Una es una torcedura del cuello (tortícolis) y la otra es la cabeza aplanada (plagiocefalia), que con frecuencia ocurre junto con la tortícolis.

En el estudio, los médicos del Centro Médico del Hospital Pediátrico de Cincinnati observaron a 783 bebés nacidos a lo largo de cinco años, y encontraron que 87 (un 11 por ciento) de los expuestos a los opiáceos en el útero fueron diagnosticados con tortícolis.

En 1994, la tasa de tortícolis en la población general era del 0.3 al 1.9 por ciento, anotaron los autores del estudio.

"La concienciación de esos problemas potenciales en esta población es esencial, dado que la tortícolis quizá no se desarrolle durante varios meses después de que el bebé haya sido dado de alta del hospital", señaló la autora del estudio, la Dra. Jenny McAllister.

El síndrome de abstinencia neonatal (SAN) es provocado por la abstinencia tras la exposición a los opiáceos en el útero. La incidencia de SAN se multiplicó casi por cinco entre 2000 y 2012.

"Si se toman medidas preventivas (como la terapia ocupacional y la fisioterapia), se pueden evitar la tortícolis y la plagiocefalia, y es posible prevenir retrasos en el desarrollo"; añadió McAllister.

No se sabe si la exposición a los opiáceos en el útero en realidad provoca la tortícolis. Esos bebés podrían tener una rigidez en los músculos (hipertonía) que los predisponga a la tortícolis, o la afección podría ser el resultado del enfajado que se realiza para mantenerlos calmados tras nacer, explicó McAllister.

De los bebés del estudio, casi un 76 por ciento fueron expuestos a opiáceos de acción corta, mientras que poco más del 72 por ciento de los bebés fueron expuestos a múltiples opiáceos. Los bebés con abstinencia fueron tratados principalmente con metadona, pero un 18 por ciento fueron tratados con buprenorfina, y casi un 6 por ciento con morfina. Su estadía en el hospital tuvo una duración promedio de unos 19 días.

McAllister es médica en el Hospital Pediátrico de Cincinnati, y codirectora de la Clínica de Seguimiento a Largo Plazo del Síndrome de Abstinencia Neonatal.

El estudio aparece en la edición en línea del 22 de enero de la revista The Journal of Pediatrics.

La epidemia de opiáceos de EE. UU. está ahora tan generalizada que la investigación sugiere que las muertes por sobredosis de opiáceos podrían ser el principal factor en una reducción en la esperanza de vida general en Estados Unidos.

Más información

La Academia Americana de Cirujanos Ortopédicos (American Academy of Orthopaedic Surgeons) ofrece más información sobre la tortícolis infantil.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

FUENTE: Cincinnati Children's Hospital Medical Center, news release, Jan. 22, 2018

--

Last Updated: