La mayoría de los adultos mayores están desinformados sobre el uso de opioides

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

MARTES, 31 de julio de 2018 (HealthDay News) -- Una nueva encuesta sugiere que los profesionales de atención de la salud no hacen un buen trabajo con los pacientes cuando se trata de explicar los riesgos de los analgésicos opioides.

Los investigadores encontraron que a la mayoría de estadounidenses mayores que les recetan opioides no les informan sobre los peligros de los fármacos, cómo usar menos de los mismos, cuándo utilizar alternativas no opioides, o qué hacer con los opioides que sobren.

La encuesta fue realizada por el Instituto de Políticas e Innovación en la Atención de la Salud de la Universidad de Michigan, y patrocinado por la AARP y Michigan Medicine, el centro médico académico de la universidad.

"Sabemos que los opioides no utilizados que permanecen en los hogares son una de las vías primarias de desvío, mal uso, abuso y dependencia. Como emisores de recetas, debemos encontrar las oportunidades para hablar con nuestros pacientes sobre un uso, un almacenamiento y una eliminación seguros de los opioides", señaló la Dra. Jennifer Waljee, codirectora de la Red de Implicación en las Recetas de Opioides de Michigan (Michigan Opioid Prescribing Engagement Network). También es profesora asociada de cirugía en Michigan Medicine.

"Es críticamente importante que ofrezcamos un plan detallado para los pacientes que reciben opioides para la gestión del dolor, y recursos para su eliminación", planteó en un comunicado de prensa de la universidad.

La encuesta de más de 2,000 adultos de 50 a 80 años de edad encontró que casi un tercio habían recibido un opioide, como OxyContin o Vicodin, en los dos años anteriores, sobre todo para el dolor artrítico, el dolor de espalda, una cirugía y/o una lesión.

La mayoría de esos pacientes dijeron que su médico, el farmacéutico u otro proveedor de atención de la salud les hablaron sobre la frecuencia para tomar el medicamento, pero muchos menos dijeron que recibieron otros tipos de consejos importantes.

Menos de la mitad dijeron que su proveedor les aconsejó sobre el riesgo de adicción o sobredosis, y poco más de una cuarta parte dijeron que su farmacéutico ofreció orientación. Una cantidad ligeramente más alta dijeron que su médico o farmacéutico describió formas de reducir la cantidad de opioides que tomaban.

Solo un 37 por ciento de los pacientes dijeron que el médico habló sobre qué hacer con las pastillas de opioides sobrantes, mientras que un 25 por ciento comentaron que su farmacéutico lo había hecho. La mitad de los encuestados que recibieron una receta de un opioide dijeron que no utilizaron todas las pastillas, y un 85 por ciento comentaron que conservaban los opioides sobrantes para utilizarlos más adelante potencialmente.

Según Alison Bryant, vicepresidenta principal de investigación en la AARP, "el hecho de que tantos adultos mayores reporten que tienen pastillas opioides sobrantes es un gran problema, dado el riesgo de abuso y adicción de esos fármacos".

Bryant explicó que "tener opioides sin usar en casa, con frecuencia guardados en botiquines sin llave, también es un gran riesgo para los demás familiares. Estos hallazgos resaltan la importancia de mejorar la concienciación de los adultos mayores y su acceso a servicios que les ayuden a deshacerse de forma segura de los medicamentos opioides no utilizados".

Más información

El Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas de EE. UU. tiene más información sobre los opioides recetados.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

FUENTE: University of Michigan, news release, July 30, 2018

--

Last Updated: