Lo que usted puede hacer para ayudar a combatir la epidemia de opiáceos

Un grupo de cirujanos ofrece un mapa para una gestión más segura del dolor

In English

MIÉRCOLES, 13 de septiembre de 2017 (HealthDay News) -- La eliminación adecuada de los analgésicos recetados y el uso de alternativas más seguras para gestionar el dolor podrían ayudar a combatir la epidemia de abuso de opiáceos de EE. UU., afirman unos médicos.

"Ahora estamos en medio de una crisis de opiáceos", dijo el Dr. David Ring, presidente del Comité de Seguridad del Paciente de la Academia Americana de Cirujanos Ortopédicos (American Academy of Orthopaedic Surgeons, AAOS).

En 2015, unos 12.5 millones de estadounidenses utilizaron mal los opiáceos recetados (como OxyContin y Vicodin), y más de 15,000 muertes por sobredosis se atribuyeron a estos fármacos, según el Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU.

"Los cirujanos, junto con otros médicos y profesionales de la atención de la salud, trabajan de forma diligente y colectiva para reducir la potencia y la cantidad de las pastillas de opiáceos que se recetan a los pacientes, y para cambiar la conversación sobre el dolor entre el médico y el paciente: cómo se puede gestionar el dolor de forma segura con medicamentos, terapias y estrategias de afrontamiento que no sean opiáceos; y sobre el peligro potencial del mal uso de los opiáceos", señaló Ring en un comunicado de prensa de la AAOS.

Como parte del mes de concienciación sobre el dolor en septiembre, la AAOS ofrece los siguientes consejos sobre la gestión del dolor y la eliminación adecuada de los opiáceos que no se usen:

  • Anticipe que sentirá algo de dolor tras una cirugía o una lesión. El dolor es una parte normal del proceso de sanar, y mejorará día a día. Los estudios han mostrado que los pacientes que se preparan para el dolor se sienten menos incómodos, y tienen una mejor sensación de que la recuperación está bajo control.
  • Siga las indicaciones. Cree un plan de alivio del dolor con el médico, y cúmplalo. Quizá incluya una mezcla de opiáceos y analgésicos sin receta.
  • Use los opiáceos con moderación. Si le recetan opiáceos tras una cirugía o lesión, tome la menor cantidad posible y pare lo antes que pueda. Los medicamentos no opiáceos, como acetaminofén (Tylenol) o ibuprofeno (Motrin, Advil), u otros tratamientos, podrían ayudar a gestionar el dolor.
  • Tome los opiáceos según las indicaciones. Nunca los combine con alcohol ni con ansiolíticos, ni los tome por ningún otro motivo aparte del dolor. Si siente la tentación de tomar opiáceos para sentirse feliz o relajado, usted corre peligro, advierte la AAOS.
  • Guárdelos con cuidado. Esconda o guarde los opiáceos bajo llave, para que las mascotas, los niños y otras personas no los encuentren. Consérvelos en su paquete original, que incluye el nombre y la dirección del paciente.
  • Deshágase de los sobrantes. Lleve los opiáceos no utilizados a una unidad de eliminación en una farmacia o estación de policía. Si no hay ese servicio en su área, puede echar las pastillas por el sanitario o eliminarlas de forma segura en la basura mezclándolas con arena para gatos o con posos de café, o colocándolas en una bolsa plástica o un recipiente que estén sellados. No aplaste las pastillas o cápsulas para tirarlas.
  • Proteja su identidad. Siempre quite la etiqueta antes de tirar un recipiente vacío de medicamentos.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. tienen más información sobre los opiáceos.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2017, HealthDay

FUENTE: American Academy of Orthopaedic Surgeons, news release, Sept. 5, 2017

--

Last Updated: