Los opioides están implicados en una de cada cinco muertes de adultos jóvenes en EE. UU.

In English

Por
Reportera de HealthDay

VIERNES, 1 de junio de 2018 (HealthDay News) -- Las sobredosis de opioides tienen actualmente la culpa de una quinta parte de las muertes de adultos jóvenes estadounidenses, encuentra una investigación reciente.

Este estudio es el más reciente en detallar el costo de la epidemia nacional de opioides.

Los investigadores encontraron que entre 2001 y 2016, la cantidad de fallecimientos relacionados con los opioides en Estados Unidos se multiplicó por más de cuatro. En 2016, una de cada 65 muertes en el país se vinculaba con una sobredosis de opioides.

Y los más afectados son los adultos de 25 a 34 años, encontraron los investigadores. En 2016, un 20 por ciento de las muertes en ese grupo de edad implicaron a los opioides, un aumento respecto a apenas un 4 por ciento en 2001.

"Si alguien tiene una esperanza de vida de 80 años y muere a los 35, eso son 45 años de vida perdidos", lamentó la investigadora principal, Tara Gomes, del Hospital de St. Michael's, en Toronto. "Apenas estamos viendo el gran precio que esta [epidemia] se cobra en nuestra sociedad".

Se sabía que las muertes por sobredosis de opioides están en aumento entre los estadounidenses jóvenes, pero es sorprendente ver las cifras presentadas de esta forma, comentó el Dr. Jeffrey Samet, experto en adiciones del Centro Médico de Boston.

"De verdad es chocante", dijo Samet, autor de un editorial publicado con el estudio en la edición en línea del 1 de junio de la revista JAMA Network Open.

Los opioides incluyen a analgésicos recetados como el OxyContin, el Vicodin y la codeína, además de la heroína y opioides sintéticos como el fentanilo.

En 2016, más de 2.5 millones de estadounidenses abusaban de los opioides recetados o de la heroína, según la Sociedad Americana de Medicina de la Adicción (American Society of Addiction Medicine). Y ahora muchos estudios han explorado las consecuencias de ese abuso tan común.

El año pasado, un estudio del gobierno de EE. UU. resaltó los estragos que tan solo la heroína está provocando. Entre 2002 y 2016, las muertes por esta droga aumentaron un 533 por ciento en todo el país, de poco menos de 2,100 muertes a más de 13,200.

Pero el fentanilo ha emergido como el mayor problema. El mes pasado, los investigadores reportaron que los opioides sintéticos (sobre todo el fentanilo) tuvieron la culpa en más de un 30 por ciento de las muertes por sobredosis en 2016. Esa cifra supuso un aumento con respecto al 8 por ciento en 2010.

En total, 19,400 estadounidenses murieron por sobredosis de opioides sintéticos en 2016.

Los expertos advierten que esas drogas son unas 50 veces más potentes que la heroína, y hasta 100 veces más potentes que la morfina, lo que significa que incluso una cantidad pequeña puede provocar una reacción letal.

Cuando se trata de luchar contra la epidemia de opioides, se ha prestado mucha atención a cambiar los hábitos de emisión de recetas de los médicos. Se trata de un paso necesario, y que parece estar haciendo cierta diferencia, dijo Samet.

Pero para de verdad reducir las muertes por opioides, enfatizó, las personas necesitan acceso a un tratamiento efectivo para la adicción a los opioides.

La llamada terapia asistida con medicamentos se considera como la más efectiva. Hay varios medicamentos (como la metadona, la buprenorfina y la naltrexona) que funcionan en los circuitos cerebrales afectados por la adicción. Bloquean los efectos de los opioides o reducen las ansias y la abstinencia de los opioides.

Pero pocos estadounidenses en realidad reciben esos fármacos. Según el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas de EE. UU., menos de la mitad de los programas de abuso de sustancias con fondos privados ofrecen medicamentos para la adicción a los opioides.

El tratamiento puede ser particularmente difícil de encontrar en las áreas rurales, donde la epidemia de opioides es más aguda, según Samet. Pero, indicó, incluso en los lugares donde el tratamiento asistido con medicamentos está más fácilmente disponible, la necesidad es mayor que la oferta.

"Las herramientas están ahí", dijo Samet, pero el acceso a las mismas es limitado.

Gomes se mostró de acuerdo. "Recetar los opioides de forma adecuada es importante, pero es solo un método para resolver este problema", dijo. "Necesitamos prevenir las muertes por sobredosis en las personas que ya tienen un trastorno de uso de opioides".

Los últimos hallazgos se basan en la información sobre la causa de muerte de una base de datos del gobierno de EE. UU. Entre 2001 y 2016, la cantidad de muertes relacionadas con los opioides en todo el país aumentó en un 345 por ciento, de unos 33 por cada un millón de estadounidenses a casi 131 por cada un millón. Los hombres conformaron más o menos un 68 por ciento de esos fallecimientos.

Si bien las personas de 25 a 34 años son las más afectadas, se observaron patrones preocupantes en todos los grupos de edad, según Gomes.

En los jóvenes de 15 a 24 años, más de un 12 por ciento de todas las muertes de 2016 se relacionaron con los opioides. Y esas sustancias estuvieron implicadas en una proporción creciente de las muertes de los estadounidenses de todas las edades, incluyendo a las personas de a partir de 55 años de edad.

"Se trata de un problema que afecta a todas las partes de nuestra sociedad", señaló Gomes.

Más información

El Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas de EE. UU. ofrece más información sobre el tratamiento de la adicción a los opioides.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

FUENTES: Tara Gomes, Ph.D., scientist, Li Ka Shing Knowledge Institute, St. Michael's Hospital, Toronto; Jeffrey Samet, M.D., chief, general internal medicine, and addiction specialist, Grayken Center for Addiction, Boston Medical Center; June 1, 2018, JAMA Network Open, online

Last Updated: