Se cuadruplica la cantidad de mujeres adictas a los opioides que dan a luz

In English

Por
Reportero de HealthDay

JUEVES, 9 de agosto de 2018 (HealthDay News) -- La cantidad de mujeres embarazadas adictas a los opioides que dan a luz se ha multiplicado por más de cuatro desde 1999, muestra un preocupante informe reciente.

En 2014, por cada 1,000 partos en el hospital, 6.5 eran madres que llegaron al hospital con un trastorno por el uso de opioides, un aumento frente a 1.5 por cada 1,000 en 1999, encontraron los investigadores de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

Es probable que ese aumento se vincule con la epidemia actual de opioides en EE. UU., apuntó la coautora del estudio, Jean Ko, epidemióloga en la división de salud reproductiva de los CDC.

"Con la epidemia de sobredosis de opioides, es natural observar aumentos en el trastorno por uso de opioides en la población general", señaló Ko. "Nuestros datos nos dicen que las mujeres que se presentan para el parto y el alumbramiento no son distintas".

El uso de opioides durante el embarazo se ha vinculado con la muerte materna durante el parto, los mortinatos y el nacimiento prematuro, anotaron los investigadores de los CDC.

Incluso los bebés que nacen sanos podrían pasar por la abstinencia de los opioides, una afección que se conoce como síndrome de abstinencia neonatal (SAN).

Los bebés con SAN experimentan temblores, convulsiones, ataques cerebrales, dificultades para comer, problemas de respiración, fiebre, diarrea y problemas para dormir, según March of Dimes.

El estudio de los CDC utilizó datos de la Agencia para la Investigación y la Calidad de la Atención de la Salud, y se enfocó en 28 estados con al menos tres años de datos disponibles para el análisis.

Entre 1999 y 2014, los 28 estados observaron aumentos significativos en las mujeres embarazadas adictas a los opioides que se ponían de parto.

Vermont y Virginia Occidental tuvieron la mayor cantidad de casos de embarazos afectados por los opioides en 2014. Vermont tuvo 48.6 casos por cada 1,000 partos; Virginia Occidental tuvo 32.1 casos por cada 1,000. En el extremo inferior, Nebraska tuvo 1.2 casos por cada 1,000 y el Distrito de Columbia tuvo 0.7 por cada 1,000.

Los aumentos promedio en las tasas anuales más altos fueron en Maine, Nuevo México, Vermont y Virginia Occidental. Todos esos estados experimentaron un aumento de más de 2.5 casos por cada 1,000 por año, que es seis veces más alto que el promedio nacional de 0.4 casos por cada 1,000.

Los estados con los aumentos más bajos fueron California y Hawái, con menos de 0.1 nuevos casos por cada 1,000 por año.

La nueva información "es muy alarmante y es una llamada a la acción sobre esta crisis de la salud nacional", afirmó el Dr. Mitchell Kramer, presidente de obstetricia y ginecología en el Hospital de Huntington en Huntington, Nueva York.

"Somos muy conscientes de la asociación entre la exposición y el abuso de los opioides y unos resultados adversos en el embarazo, que incluyen el parto y el alumbramiento prematuros, los mortinatos, el síndrome de abstinencia neonatal y la mortalidad materna", advirtió.

Pero Ko dijo que las preocupaciones sobre los bebés con SAN no deberían disuadir a las mujeres embarazadas de tomar los medicamentos adecuadamente recetados para tratar trastornos médicos crónicos, ni de tomar medicamentos como la metadona o la buprenorfina, que ayudan en el tratamiento de la adicción.

Los CDC recomiendan varias estrategias para contrarrestar esta peligrosa tendencia:

  • Asegurar que los opioides se receten de forma adecuada.
  • Fortalecer los programas de monitorización de los medicamentos recetados a nivel estatal.
  • Requerir un análisis del abuso de sustancias en la primera visita prenatal, como recomienda el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists).
  • Asegurar que las mujeres embarazadas con un trastorno por uso de opioides tengan acceso a la terapia para la adicción, y que las madres recién paridas adictas a los opioides reciban una atención postparto que incluya un tratamiento para la salud mental y el abuso de sustancias.

Kramer apuntó que "las implicaciones de estos llamativos datos de los CDC es que se necesitan unos esfuerzos coordinados a nivel nacional, estatal y del proveedor para prevenir, monitorizar y tratar el trastorno por uso de opioides en las mujeres en edad reproductiva y embarazadas".

El informe aparece en la edición del 10 de agosto de la revista de los CDC, Morbidity and Mortality Weekly Report.

Más información

March of Dimes ofrece más información sobre el síndrome de abstinencia neonatal.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

FUENTES: Jean Ko, Ph.D., epidemiologist, division of reproductive health, U.S. Centers for Disease Control and Prevention; Mitchell Kramer, M.D., chairman, obstetrics and gynecology, Huntington Hospital, Huntington, N.Y.; Aug. 10, 2018, Morbidity and Mortality Weekly Report

Last Updated: