Los opioides no ayudan a los pacientes con artritis a largo plazo, según un estudio

In English

Por
Reportera de HealthDay

SÁBADO, 9 de noviembre de 2019 (HealthDay News) -- Los analgésicos opioides podrían aliviar de forma temporal las molestias de la artritis, pero no tienen un beneficio duradero claro, encuentra una revisión de la investigación.

En un análisis de 23 ensayos clínicos, los investigadores encontraron que, en promedio, los opioides tenían cierta efectividad en el alivio del dolor de los pacientes con osteoartritis. Esa es la forma común de la artritis en que el cartílago que amortigua las articulaciones se desgasta de manera gradual, lo que conduce a inflamación, rigidez y dolor.

Pero los ensayos no encontraron evidencias de que los opioides mejoraran la calidad de vida de los pacientes, ni de que ayudaran con su depresión. Y cualquier beneficio respecto al dolor pareció desvanecerse con el tiempo.

"Encontramos que la magnitud de esos efectos es pequeña y que continúa reduciéndose con el tiempo", señaló el investigador principal, el Dr. Raveendhara Bannuru, director del Centro de Comparación y Análisis Integrador de los Tratamientos del Centro Médico Tufts, en Boston.

Las directrices de tratamiento del dolor crónico, aparte del dolor relacionado con el cáncer, ya establecen que los opioides deben ser el último recurso.

En la osteoartritis, apuntó Bannuru, los medicamentos solo se recomiendan si un paciente no ha obtenido alivio de otras formas de terapia médica, y si la cirugía (como el reemplazo de rodilla o cadera) no es una opción.

En vez de ello, los pacientes deben intentar hacer ejercicio con regularidad y mantener un estilo de vida saludable. En cuanto a los medicamentos, dijo Bannuru, las versiones tópicas de los antiinflamatorios no esteroides (AINE), como el ibuprofeno y el naproxeno, son una "primera opción".

Esas cremas o ungüentos ayudan a las personas a evitar los efectos secundarios que puede conllevar el uso a largo plazo de AINE orales (como Motrin, Advil, Aleve), anotó Bannuru. Las inyecciones de ácido hialurónico, una sustancia que se encuentra en el fluido de las articulaciones, son otra opción, afirmó.

Además, la actividad aeróbica, como caminar, y los ejercicios que fortalecen los músculos que rodean a las articulaciones, pueden ser útiles, según el Dr. Steven Eyanson, un reumatólogo que no participó en el estudio.

Y si un paciente tiene sobrepeso, perder algo de peso puede ayudar a aliviar el dolor y a mejora la función de la articulación, aseguró Eyanson, profesor asistente adjunto retirado de la Universidad de Iowa, en Iowa City.

"En el caso de la osteoartritis, los beneficios de la terapia analgésica con opioides son muy limitados", señaló Eyanson.

Bannuru presentó los hallazgos el sábado en la reunión anual del Colegio Americano de Reumatología (American College of Rheumatology), en Atlanta. Las investigaciones presentadas en reuniones en general se consideran preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales.

En el estudio, los investigadores reunieron los resultados de 23 ensayos clínicos que ya se habían publicado en que participaron más de 11,400 pacientes con osteoartritis.

En general, encontraron que el tratamiento con opioides tuvo un efecto modesto en el dolor de las personas a lo largo de 12 semanas. A unas dosis más altas, los fármacos fueron menos efectivos, y conllevaron un riesgo más alto de efectos secundarios, como náuseas, estreñimiento y diarrea.

"Ante las preocupaciones sobre la dependencia y la incomodidad que muchos pacientes sufren mientras toman los fármacos, parecería que no hay una oportunidad terapéutica óptima para el uso de los opioides orales en la osteoartritis", enfatizó Bannuru.

Los resultados llegan en medio de una crisis nacional de adicción a los opioides que, según las cifras del gobierno, acaba con las vidas de 130 estadounidenses cada día.

Tras años de aumentar de forma descontrolada, las recetas de opioides (como OxyContin, Vicodin y Percocet) han estado en declive desde 2012, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. En los últimos años, los opioides ilegales (como la heroína y el fentanilo de fabricación ilícita) se han convertido en el mayor problema.

Aun así, los opioides recetados se implicaron en un 36 por ciento de las muertes por sobredosis de opioides en 2017, señalan los CDC.

"Esperamos que los resultados de nuestro estudio empoderen a los pacientes con osteoartritis para que tengan unas conversaciones más informadas con sus proveedores de atención de la salud sobre las opciones de tratamiento más seguras y efectivas para su dolor", planteó Bannuru.

Eyanson dijo que, para él, "la moraleja es que los opioides tienen un beneficio limitado en el control del dolor de la osteoartritis, y que tienen un potencial significativo de riesgo".

La mayoría de los pacientes con osteoartritis se beneficiarán de un "abordaje más holístico", que incluya medicamentos y terapias no farmacológicas, y en algunos casos, cirugía, añadió.

Más información

La Arthritis Foundation ofrece más información sobre el tratamiento de la osteoartritis.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTES: Raveendhara Bannuru, M.D., Ph.D., director, Center for Treatment Comparison and Integrative Analysis, division of rheumatology, Tufts Medical Center, Boston; Steven Eyanson, M.D., retired adjunct assistant professor, University of Iowa College of Medicine, Iowa City; Nov. 9, 2019, presentation, American College of Rheumatology annual meeting, Atlanta

Last Updated: