Una actitud positiva podría combatir al dolor

In English

Por
Reportero de HealthDay

VIERNES, 8 de febrero de 2019 (HealthDay News) -- El optimismo podría ser clave para afrontar el dolor crónico, afirma un estudio reciente con soldados que sirvieron en Irak y Afganistán. Y no hay que ser un veterano para beneficiarse de una actitud positiva, sugiere la investigación.

Entre casi 21,000 veteranos, los que tenían una actitud positiva antes de ser enviados al extranjero reportaron menos episodios de dolor tras el despliegue, incluyendo dolor de espalda, dolor de articulaciones y dolores de cabeza frecuentes.

"Lo que resultó sorprendente fue que el optimismo se asociara con menos dolor incluso tras tomar en cuenta lo que los soldados experimentaron durante el despliegue, como el estrés del combate y los traumatismos, además de las lesiones", comentó la investigadora principal, Afton Hassett, científica asociada de investigación en la Universidad de Michigan, en Ann Arbor.

Y una actitud positiva puede tener el mismo poder en los civiles, afirmaron los autores del estudio.

"Aunque la experiencia de los soldados del Ejército de EE. UU. es increíblemente distinta que la de los civiles, hay mucha literatura que sugiere que el optimismo protege de la experiencia del dolor", dijo Hassett.

Por ejemplo, las personas optimistas tienen unos niveles más bajos de sensibilidad al dolor, además de un ajuste generalmente mejor cuando sienten dolor, añadió.

El equipo de Hassett también encontró que incluso unos niveles moderados de optimismo protegían del desarrollo de dolor tras el despliegue, lo que sugiere que no hay que ser irremediablemente optimista para percibir un beneficio.

Usando datos del Ejército de EE. UU., los investigadores encontraron que entre casi 21,000 soldados, un 37 por ciento reportaron dolor en al menos una nueva área del cuerpo tras el despliegue: un 25 por ciento reportaron un nuevo dolor de espalda, un 23 por ciento reportaron un nuevo dolor articular, y un 12 por ciento reportaron dolores de cabeza frecuentes nuevos.

Los hallazgos mostraron que cada aumento en una escala que medía el optimismo se vinculaba con una reducción del 11 por ciento en las probabilidades de reportar cualquier dolor nuevo tras el despliegue.

El grupo de Hassett también encontró que, en comparación con los soldados con un optimismo alto, los que tenían un optimismo bajo tenían unas probabilidades un 35 por ciento más altas de reportar un nuevo dolor articular, dolor de espalda o dolores de cabeza frecuentes.

Además, se observó un mayor aumento en el riesgo de un dolor nuevo entre los que tenían un optimismo bajo, en comparación con los que tenían un optimismo moderado.

Pero el estudio no tuvo en cuenta los trastornos psiquiátricos, y los datos sobre el dolor fueron limitados. Los investigadores tampoco pudieron probar que el optimismo en sí haga que el riesgo de dolor crónico disminuya.

El Dr. Jianguo Cheng, presidente de la Academia Americana de Medicina del Dolor (American Academy of Pain Medicine), aseguró que el optimismo puede ser una herramienta efectiva para ayudar a afrontar el dolor crónico. Este estudio muestra con claridad lo que ya se sabe sobre cómo la actitud mental de una persona puede afectar a su salud física, añadió.

"Es un hecho que el optimismo se asocia con unos mejores resultados en el estrés o los eventos traumáticos", comentó Cheng. "Las personas pueden prepararse a través de un entrenamiento en optimismo".

La terapia cognitivo conductual que incluye al pensamiento positivo como parte del tratamiento puede ayudar incluso a los que sufren de dolor crónico, anotó Cheng.

Añadir el entrenamiento en optimismo a tratamientos como la terapia cognitivo conductual y la fisioterapia podría ayudar a los pacientes que sufren de dolor crónico a afrontarlo mejor, sugirió.

Tratar el dolor requiere un método individualizado que combina medicamentos con psicoterapia, fisioterapia y, en algunos casos, cirugía, anotó Cheng.

"La gestión del dolor debe ser multifactorial. Usualmente, un solo método no es efectivo", explicó.

El informe aparece en la edición en línea del 8 de febrero de la revista JAMA Network Open.

Más información

Para más información sobre cómo afrontar el dolor crónico, visite la Asociación Americana de Psicología (American Psychological Association).


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTES: Afton Hassett, Psy.D., associate research scientist, University of Michigan, Ann Arbor; Jianguo Cheng, M.D. Ph.D., president, American Academy of Pain Medicine, professor, anesthesiology, Cleveland Clinic, Ohio; Feb. 8, 2019, JAMA Network Open, online

Last Updated: