Follow Our Live Coverage of COVID-19 Developments

Uno de cada 10 estadounidenses usa un analgésico recetado, según los CDC

In English

Por
Reportero de HealthDay

MIÉRCOLES, 24 de junio de 2020 (HealthDay News) -- Los estadounidenses continúan buscando el alivio del dolor en el botiquín de los medicamentos: 1 de cada 10 usa algún tipo de analgésico recetado, señala un informe reciente del gobierno de EE. UU.

Pero el uso de los analgésicos opioides se estabilizó entre 2015 y 2018, mientras que el de los analgésicos no opioides aumentó, según el informe de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

Esta encuesta y otras investigaciones muestran que la gestión del dolor se está haciendo más segura, afirmó el Dr. Ajay Wasan, presidente de la Academia Americana de Medicina del Dolor (American Academy of Pain Medicine).

"Está dependiendo menos de los opioides, y los médicos están recetando de una forma mucho más responsable", observó Wasan, codirector del Centro de Innovación en la Atención del Dolor de la Universidad de Pittsburgh.

Entre 2015 y 2018, alrededor de un 11 por ciento de los adultos estadounidenses de a partir de 20 años usaban al menos un opioide recetado como oxicodona, o un medicamento no opioide como Celebrex, encontraron los investigadores.

Al analizarlo, encontraron que casi un 6 por ciento de los adultos estadounidenses usaban uno o más analgésicos opioides recetados, mientras que un 5 por ciento usaban un analgésico no opioide recetado para calmar sus dolores.

"Los médicos deben recurrir primero a medicamentos no opioides para gestionar el dolor, y entonces si los medicamentos no opioides no funcionan, pensar en los opioides", planteó un investigador, el Dr. Qiuping Gu, epidemiólogo del Centro Nacional de Estadísticas de Salud (NCHS) de los CDC.

En el estudio, Gu y sus colaboradores usaron datos de la Encuesta nacional de examen de salud y nutrición de EE. UU.

Otros hallazgos fueron:

  • Más mujeres que hombres habían usado opioides recetados en los 30 días anteriores, y el uso aumentó con la edad.
  • El uso de cualquier analgésico recetado fue más alto entre los blancos (de casi un 12 por ciento) en comparación con los negros (de más o menos un 10 por ciento) y los hispanos (de un 8.5 por ciento). El uso más bajo fue entre los asiáticos (de un 4.5 por ciento).
  • Entre 2009 y 2010 y entre 2017 y 2018, no hubo ningún cambio significativo en el uso de los opioides recetados, mientras que el uso de los no opioides recetados aumentó.

A pesar de la estabilización de los opioides recetados, que es una buena noticia, dada la epidemia de adicción en el país, su uso sigue siendo preocupante.

"Cuando se toma en cuenta que de un 21 a un 29 por ciento de los pacientes a quienes se recetan opioides para el dolor crónico podrían abusar de ellos, y que entre un 8 y un 12 por ciento de esos pacientes podrían desarrollar un trastorno de uso de opioides, los datos de la encuesta que muestran que más de 1 de cada 20 adultos de EE. UU. usan opioides para el dolor siguen siendo problemáticos", advirtió el Dr. Yili Huang, director del Centro de Gestión del Dolor del Hospital Phelps de Northwell Health, en Sleepy Hollow, Nueva York.

"Esto enfatiza la necesidad de una educación continua sobre la gestión del dolor, y además de un mayor acceso a una atención para el dolor segura y efectiva", planteó Huang.

Wasan dijo que otros estudios que observan a las prácticas de emisión de recetas de los médicos han encontrado que se recetan menos opioides para el dolor crónico.

Pero también apuntó que el número de estadounidenses que toman un analgésico recetado aumenta a medida que la población envejece.

Y Wasan expresó la preocupación de que algunos pacientes quizá no reciban el alivio del dolor que merecen porque los médicos son más renuentes a recetar opioides, y las compañías farmacéuticas se han vuelto renuentes a aprobarlos.

"Lamentablemente, esto ha empeorado mucho porque las compañías aseguradoras se han vuelto muy restrictivas respecto a las recetas de opioides", anotó.

"Aunque sea adecuado recetar opioides, no se pueden recetar debido a todas las barreras implicadas que las compañías aseguradoras introducen", observó Wasan. "Es una de las causas importantes de que muchos pacientes reciban una atención inadecuada para el dolor".

Wasan añadió que las compañías aseguradoras no cubren la gestión del dolor, por lo general, lo que incluye no solo a los medicamentos, sino también a la fisioterapia y a la terapia psicológica.

"Debe haber métodos multimodales para gestionar al dolor crónico, de forma que se puedan evitar los opioides y que también se pueda obtener la mayor mejora en el dolor y la función", señaló.

El informe de los CDC se publicó como un Data Brief del NCHS.

Más información

Para más información sobre el dolor crónico, visite el Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

FUENTES: Qiuping Gu, M.D., Ph.D., epidemiologist, National Center for Health Statistics, U.S. Centers for Disease Control and Prevention; Ajay Wasan, M.D., president, American Academy of Pain Medicine, and co-director, Center for Innovation in Pain Care, University of Pittsburgh; Yili Huang, D.O., director, Pain Management Center, Northwell Health Phelps Hospital, Sleepy Hollow, N.Y.; June 24, 2020, CDC's NCHS Data Brief: Prevalence of Prescription Pain Medication Use Among Adults: United States, 2015-2018

Last Updated: