Click Here for HealthDay's Coronavirus Liveblog

AHA News: Lo que las mujeres necesitan saber acerca del cáncer de seno y las enfermedades del corazón

MicroStockHub/iStock, Getty Images

MIÉRCOLES, 19 de febrero de 2020 (American Heart Association News) -- Los vestidos rojos y las cintas de color rosa han ayudado a millones de estadounidenses a enterarse acerca de los estragos que ocasionan, por separado, las enfermedades del corazón y el cáncer de seno en las mujeres. Sin embargo, no todos conocen la intersección que puede ocurrir entre estas dos enfermedades.

Las cardiopatías, causa de muerte principal entre las mujeres, pueden ser a veces una complicación del tratamiento del cáncer de seno (también llamado cáncer de mama). Mujeres de edad mayor que sobreviven el cáncer de seno, tienen mayores probabilidades de fallecer por enfermedades del corazón, que de una recurrencia de cáncer.

La Dra. Laxmi Mehta, quien dirigió la redacción de un informe amplio con el tema de ambas enfermedades, indicó que esta intersección existe dentro de una gama.

A veces, el cáncer ocasiona problemas del corazón directamente, como cuando hace que se acumulen líquidos alrededor del corazón. Sin embargo, la mayoría del tiempo, el problema surge de los tratamientos que se enfocan sobre el cáncer.

La terapia de radiación para cáncer puede hacer que se bloqueen las arterias u ocasionar problemas en las válvulas del corazón o ritmos cardíacos anormales en ciertas pacientes, dijo Mehta. La doctora es profesora de medicina cardiovascular y directora de cardiología preventiva y salud cardiovascular femenil en el Centro Médico Wexner de la Universidad del Estado de Ohio, en Columbus. La quimioterapia, y otros tratamientos para el cáncer, pueden debilitar el corazón y ocasionar coágulos, alta presión sanguínea y otros problemas.

Algunos aparecen poco después del tratamiento, agregó Mehta. Otros surgen años después. Esos problemas cardíacos han fomentado un campo de la medicina denominado oncología cardíaca, cuyo objetivo es proteger el corazón al mismo tiempo que se proporciona la mejor atención para el cáncer de seno.

Los problemas del corazón también pueden obstaculizar el tratamiento de ese cáncer en ciertas mujeres.

"Si hay un músculo cardíaco debilitado, en ciertas personas eso significa que deben parar el tratamiento un tiempo hasta que se recupere el corazón", mencionó Mehta. "En otras, podría significar que se les impide recibir el tratamiento en lo absoluto".

Eso puede ser agobiante tanto en la paciente como en su equipo médico. "De por sí se encuentran bajo gran presión psicológica con el tratamiento del cáncer para que después se les diga que también hay problemas con el corazón. Muchas pacientes dicen, 'no me importa el corazón, ¡solo compóngame el cáncer ahora mismo!'". Pero hay que abordar los dos problemas, agregó.

La conexión no solo representa malas noticias.

Las cardiopatías y el cáncer de mama comparten algunos factores de riesgo, por lo que las medidas para el estilo de vida pueden ayudar a prevenir ambos, dijo el Dr. Debu Tripathy, profesor y director del departamento de oncología médica del seno en el MD Anderson Cancer Center de la Universidad de Texas en Houston.

"Si hablamos tanto de prevenir, como de sobrevivir, estos padecimientos, los datos son suficientemente convincentes para adoptar una dinámica de salud cardíaca con la idea de que, tanto el ejercicio como la alimentación, son buenos para la salud del corazón y la salud relacionada con el cáncer de seno".

Una de las maneras en que la alimentación afecta a las dos enfermedades, tiene que ver con las necesidades energéticas de las células, agregó Tripathy.

"Todos tenemos células premalignas en el cuerpo que se mueven hacia el cáncer", dijo. El sistema inmunitario, y otros mecanismos de protección, luchan una batalla constante en contra de esas células, destruyéndolas o engañándolas para que se suiciden. "El cuerpo se abruma de vez en cuando, y es ahí que se da el cáncer".

Sin embargo, una alimentación saludable respalda al sistema inmunitario para prevenir que las células premalignas capten la energía adicional que necesitan para sobrevivir como células cancerosas, dijo el doctor. El exceso de energía también afecta procesos tales como la inflamación y el metabolismo de las grasas, los cuales juegan un papel en las enfermedades cardíacas.

Si la alimentación y el ejercicio son importantes para la prevención, siguen siendo importantes para las personas que tienen cáncer de mama, dijo Mehta.

Muchas personas con cáncer piensan que necesitan descansar, agregó. "Y, con la quimioterapia, habrá días en los que se ven muy afectadas y no pueden hacer ejercicio. Pero, el demás tiempo, si se tiene energía, es bueno hacer por lo menos un poco de actividad física".

También se recomienda comer bien.

"Muchas personas piensan que pueden comer lo que quieran por estar en quimioterapia", Mehta dijo. "A veces eso es necesario debido a que muchas cosas no saben sabrosas al estar bajo ese tratamiento. Pero, cuando mejora el apetito, querrá asegurarse de tener una alimentación lo más saludable posible para el corazón".

Last Updated: