El tamoxifeno podría ofrecer protección cardiaca y contra el cáncer a largo plazo

Investigadores afirman que observaron beneficios de un tratamiento de cinco años tras quince años

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de Healthday

MARTES, 22 de marzo (HealthDay News/HolaDoctor) -- Tomar el medicamento contra el cáncer tamoxifeno durante los cinco años recomendados protege a las mujeres de la reincidencia del cáncer de mama mejor que un curso de dos años del fármaco, y también protege a algunas mujeres de la enfermedad cardiovascular, según halla una investigación reciente.

La protección contra el cáncer y la reducción en el riesgo de enfermedad cardiaca se observaron quince años luego de iniciar el tratamiento, según el estudio que aparece en la edición en línea del 21 de marzo de la revista Journal of Clinical Oncology.

Los hallazgos podrían sorprender a muchas mujeres que toman el medicamento, señaló Allan Hackshaw, subdirector de investigación sobre el cáncer y subdirector del Centro de Ensayos Clínicos del Colegio Universitario de Londres. "Creo que muchas mujeres no se dan cuenta de que los beneficios [de reducción en la reincidencia del cáncer] duran mucho tiempo si pueden completar el tratamiento de cinco años, y sobre todo también del beneficio en la enfermedad cardiovascular", comentó.

Hackshaw y colegas estudiaron los datos de seguimiento de 3,449 participantes del ensayo Investigación del Cáncer en RU de "Mayores de 50", que comparaba el uso de tamoxifeno durante cinco años y dos años en mujeres con cáncer de mama en etapa inicial. Al inicio, las mujeres tenían entre 50 y 81 años.

Durante el primer periodo del estudio, de 1987 a 1997, las mujeres tomaron veinte miligramos de tamoxifeno al día durante dos años. Después, se les asignó al azar a dejar de tomar el fármaco o a continuar tomando tamoxifeno por tres años más, si no había reincidencia del cáncer.

Entonces, los investigadores siguieron las reincidencias, los nuevos tumores, la muerte y los eventos cardiovasculares hasta abril de 2010.

Hubo 1,103 reincidencias, 755 muertes por cáncer de mama, 621 eventos cardiovasculares y 236 muertes por eventos cardiovasculares. Encontraron que quince años después de que las mujeres comenzaran a tomar tamoxifeno, por cada cien que lo tomaron por cinco años, casi seis mujeres menos sufrieron una reincidencia en comparación con las que tuvieron dos años de tratamiento.

El tratamiento más largo redujo el riesgo de que se desarrollara cáncer de mama en el otro seno en 30 por ciento, según encontraron los investigadores.

El efecto sobre la enfermedad cardiaca en las mujeres de 50 a 59 años fue aún más potente, con una reducción de 35 por ciento en los eventos cardiovasculares y de 59 por ciento en las muertes por problemas cardiovasculares.

Sin embargo, entre las mujeres mayores, el efecto cardiaco fue mucho más pequeño, y no tuvo significación estadística.

El tamoxifeno, usado durante treinta años para tratar el cáncer de mama, inhibe la capacidad de los cánceres con receptores positivos de estrógeno (la mayoría de cánceres de mama) de crecer al interrumpir la actividad del estrógeno.

No está claro cómo el fármaco protege de la enfermedad cardiaca, apuntó Hackshaw. "Pero hay evidencia de que el tamoxifeno reduce los niveles de lípidos [por ejemplo, de colesterol], lo que sabemos que a su vez reduce el riesgo cardiovascular", explicó.

Es posible que el mismo efecto protector declinara en las mujeres mayores debido a que el daño ya había ocurrido en las arterias, especuló.

La nueva investigación es un recordatorio puntual sobre los beneficios del tamoxifeno, aseguró la Dra. Joanne Mortimer, vicepresidenta de oncología médica del Centro Oncológico Integral City of Hope de Duarte, California, y directora de su programa de cánceres de mujeres.

Aunque muchos médicos recetan medicamentos conocidos como inhibidores de la aromatasa para el cáncer de mama en lugar del tamoxifeno, Mortimer aseguró que el tamoxifeno aún se receta mucho.

"Tal vez entre las que tienen problemas con un inhibidor de la aromatasa, les consolaría el hecho de que el tamoxifeno es una alternativa y que tiene un efecto favorable sobre los tejidos normales, como el hueso y los músculos cardiacos", apuntó Mortimer.

Aunque no descuenta la eficacia de los inhibidores de la aromatasa, Hackshaw dio que el tamoxifeno es mucho menos caro.

El suministro de un mes de tabletas de 20 miligramos, la dosis usada en el estudio de Hackshaw, cuesta unos $100. Las versiones de marca de los inhibidores de la aromatasa pueden costar más de $500 por treinta pastillas, aunque también hay versiones genéricas más baratas disponibles.

En un editorial que acompañaba el estudio, la Dra. Kathleen Pritchard, del Centro Oncológico Odette de Sunnybrook en Toronto, dijo que los hallazgos sobre la protección cardiaca deben considerarse con "cierta precaución", aunque los hallazgos son interesantes.

Algunas investigaciones han encontrado más muertes cardiovasculares en mujeres que toman inhibidores de la aromatasa que con tamoxifeno, escribe, aunque no todos los estudios sobre tamoxifeno han encontrado la protección cardiovascular. Así que es necesario realizar aún más investigación, señaló.

Más información

Para saber más sobre el tamoxifeno, visite el Instituto Nacional del Cáncer.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

FUENTES: Allan Hackshaw, deputy director, UK and University College London Cancer Trials Center, London; Joanne Mortimer, M.D., director, Women's Cancers Program and vice chair, medical oncology, City of Hope Comprehensive Cancer Center, Duarte, Calif.; March 21, 2011, Journal of Clinical Oncology, online

Last Updated: