El tratamiento para el cáncer de mama puede ser duro para el corazón

In English

Por
Reportera de HealthDay

JUEVES, 1 de febrero de 2018 (HealthDay News) -- Ciertos tratamientos para el cáncer de mama podrían cobrarse un precio en el corazón, pero las mujeres pueden tomar medidas para minimizar los riesgos, según un informe reciente de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association, AHA).

Es bien sabido que tratamientos como la radiación en el pecho y ciertos medicamentos pueden dañar al corazón, conduciendo a veces a una enfermedad cardiaca crónica. El informe de la AHA, publicado el 1 de febrero en la revista Circulation, ofrece un resumen del tema, además de algunos consejos para las mujeres.

"La intención no es asustar a las mujeres para que eviten algún tratamiento para el cáncer de mama", enfatizó la Dra. Laxmi Mehta, autora líder del informe y directora del programa de salud cardiovascular de las mujeres en la Universidad Estatal de Ohio.

En lugar de eso, dijo, la pregunta más importante que las mujeres deben hacer al tomar decisiones sobre el tratamiento es: "¿Cuál es el mejor tratamiento para mi cáncer de mama?".

"Luego se convierte en: '¿Cuáles son los efectos secundarios?'", señaló Mehta. "Si hay un riesgo de [efectos cardiacos], debe preguntar: '¿Cómo me monitorizarán?'".

Como los riesgos cardiacos asociados con ciertos tratamientos para el cáncer están bien reconocidos, ese tipo de conversaciones ya se deberían estar produciendo, según el Dr. Richard Steingart, jefe del servicio de cardiología en el Centro Oncológico Conmemorativo Sloan Kettering, en la ciudad de Nueva York.

Las mujeres deben recibir un examen de su salud cardiovascular desde el principio, apuntó Steingart. Entonces, ellas y sus médicos deben intentar el mejor control posible de cualquier factor de riesgo de la enfermedad cardiaca.

Cuando se trata de la quimioterapia, cualquier efecto en la salud cardiaca por lo general aparece a corto plazo y se puede detectar durante el tratamiento, dijo.

Por ejemplo, unos fármacos llamados antraciclinas (como la doxorrubicina) puede dañar las células del músculo cardiaco, llevando a veces a una insuficiencia cardiaca crónica. En la insuficiencia cardiaca, el músculo no puede bombear con suficiente eficiencia, lo que lleva a síntomas como falta de aire y fatiga.

La insuficiencia cardiaca también es una posibilidad con fármacos que se dirigen al gen HER2, como Herceptin (trastuzumab), aunque esto es mayormente reversible, según el informe de la AHA.

La función cardiaca de las mujeres que toman esos fármacos se monitoriza durante el tratamiento. Steingart dijo que cuando se detectan señales de problemas, la "norma práctica" es continuar el tratamiento si es posible.

Los medicamentos cardiacos estándar, como los bloqueadores beta y los inhibidores de la ECA, podrían mejorar la función cardiaca en las mujeres que desarrollan efectos secundarios durante el tratamiento, según el informe de la AHA.

En algunos casos, las mujeres quizá necesiten pausar el tratamiento para el cáncer con el fin de ver si cualquier efecto cardiaco se revierte, mientras que otras quizá deban cambiar su plan de tratamiento, anotó el informe.

Steingart enfatizó que para cualquier mujer en particular, el riesgo de efectos cardiacos graves es bajo en general. También varía dependiendo de los factores de riesgo de enfermedad cardiaca de la mujer, como la edad, la hipertensión y el tabaquismo.

Si una mujer ya tiene una enfermedad cardiaca cuando le diagnostican un cáncer de mama, su cardiólogo debe ser consultado cuando se planifica el tratamiento, planteó Steingart.

Algunos efectos cardiacos, como los de la radiación en el pecho, quizá no aparezcan hasta años más tarde.

Según Mehta, las mujeres deben prestar atención a cualquier síntoma potencial de enfermedad cardiaca, como la falta de aire y el dolor en el pecho, y asegurarse de informar al médico sobre sus antecedentes de tratamiento para el cáncer.

Ese tipo de síntomas pueden desaparecer solos, o no, dijo. Pero si le dice al médico que recibió radiación en el pecho hace años, eso sería una señal de alarma.

Para todas las mujeres, un estilo de vida saludable es esencial durante y después del tratamiento para el cáncer de mama, enfatizaron Mehta y Steingart.

"No empeore los factores de riesgo de enfermedad cardiaca", aconsejó Mehta. "Recuerde que un estilo de vida saludable es imperativo".

Además, anoto Steingart, las opciones de estilo de vida podrían ayudar a las mujeres a superar su tratamiento para el cáncer.

"Creemos que si usted mantiene un estilo de vida saludable (permanecer activa, comer una dieta saludable), el tratamiento para el cáncer será más fácil de tolerar", añadió.

La buena noticia es que cada vez hay más mujeres que vencen al cáncer de mama, según Mehta.

Pero deben prestar atención a su riesgo de enfermedad cardiaca, la principal causa de muerte de las mujeres estadounidenses, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

De hecho, según la AHA, las supervivientes al cáncer de mama, sobre todo las que tienen más de 65 años de edad, tienen más probabilidades de fallecer de enfermedad cardiaca que de una recurrencia del cáncer.

Más información

Susan G. Komen ofrece más información sobre los efectos secundarios del tratamiento para el cáncer de mama.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

FUENTES: Laxmi Mehta, M.D., associate professor, medicine, and section director, Women's Cardiovascular Health, Ohio State University Medical Center, Columbus; Richard Steingart, M.D., chief, cardiology service, Memorial Sloan Kettering Cancer Center, New York City; Circulation, Feb. 1, 2018, online

Last Updated: