Follow Our Live Coverage of COVID-19 Developments

Hacerse mamografías en los cuarenta puede salvar las vidas de las mujeres, encuentra un estudio

In English

Por
Reportero de HealthDay

MIÉRCOLES, 12 de agosto de 2020 (HealthDay News) -- Un nuevo estudio británico encuentra que realizar pruebas de detección del cáncer de mama a las mujeres de 40 a 49 años salva vidas, con solo unos pequeños aumentos en los sobrediagnósticos, lo que añade leña al debate sobre el momento de realización de la mamografía.

"Se trata de un estudio con un seguimiento a muy largo plazo, que confirma que las pruebas en las mujeres menores de 50 años pueden salvar vidas", señaló el investigador Stephen Duffy, de la Universidad de la Reina María, en Londres, en un comunicado de prensa de la universidad.

"El beneficio se observó sobre todo en los 10 primeros años, pero la reducción en la mortalidad persiste a largo plazo, y se salva más o menos una vida por cada mil mujeres que reciben la prueba", añadió.

Los hallazgos se agregan ahora a la combinación de datos que han sido la base de unas directrices discrepantes sobre las pruebas de detección del cáncer de mama en Estados Unidos y en todo el mundo.

En Estados Unidos, por ejemplo, el influyente Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de EE. UU. (USPSTF) recomienda ahora que las mujeres con un riesgo promedio de cáncer de mama se hagan la primera mamografía a los 50 años, y que entonces repitan el examen cada dos años hasta los 74 años. El panel de expertos considera que, antes de los 50 años, la mamografía podría detectar un exceso de falsos positivos y resultar en un "sobrediagnóstico" del cáncer de mama, provocando unos gastos y un sufrimiento innecesarios.

Las mujeres que estén sopesando si deben realizar una mamografía en los 40 deberían hablar sobre el tema con su médico, aconseja el USPSTF.

Sin embargo, la Sociedad Americana Contra El Cáncer (American Cancer Society) aconseja a las mujeres de 40 a 44 años pensar en la "opción" de una mamografía anual, mientras que las mujeres de 45 a 54 años deberían realizar la prueba anual.

En un intento por zanjar el tema, el grupo de Duffy observó datos del Ensayo sobre la edad para las pruebas del cáncer de mama de Reino Unido. Entre 1990 y 1997, más de 160,000 mujeres de 39 a 41 años se asignaron al azar a recibir una mamografía anual o a esperar hasta los 50 años para iniciar esas pruebas, según aconsejaban las directrices gubernamentales de Reino Unido.

Ahora, al observar 23 años de datos de seguimiento, los investigadores encontraron que las pruebas entre los 40 y los 49 años se vincularon con una reducción del 25 por ciento en las muertes por el cáncer de mama en los 10 primeros años.

Además, la tasa de sobrediagnósticos de cáncer originados por las pruebas más tempranas no pareció ampliar la carga de sobrediagnósticos que ya se observaba cuando las pruebas comenzaban a partir de los 50 años.

Las mejoras en la tecnología podrían significar que las pruebas más tempranas quizá sean incluso más beneficiosas hoy en día, planteó Duffy.

"Ahora, las pruebas son más exhaustivas y se realizan con unos mejores equipos que en los 90, cuando se realizó la mayor parte de las pruebas de este ensayo, de forma que los beneficios podrían ser incluso mayores que los observados en este estudio", teorizó.

Dos expertas de Estados Unidos se mostraron de acuerdo en que, cuando se trata de la mamografía, antes quizá sea mejor.

"Varios estudios anteriores han tenido resultados similares", anotó la Dra. Alice Police, directora de cirugía del seno del Instituto Oncológico de Northwell Health, en Sleepy Hollow, Nueva York. "Sin embargo, la escala de este estudio lo diferencia, y lo convierte en un poderoso recordatorio de nuestra mejor arma en la lucha contra el cáncer de mama: la poderosa mamografía".

La Dra. Kristin Byrne es jefa de imágenes del seno del Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York. Se mostró de acuerdo en que "los hallazgos en este estudio corroboran lo que múltiples estudios han encontrado: iniciar las mamografías de detección a los 40 salva vidas".

Por tanto, "sobre todo para las mujeres en los 40, es muy importante diagnosticarlo cuando el tumor es pequeño, y antes de que se haya propagado a otras partes del cuerpo", aseguró Byrne. También se mostró de acuerdo con Duffy en que "la tecnología de la mamografía ha mejorado desde los 90, y podemos encontrar más cánceres y unos cánceres más pequeños antes de que se propaguen".

Byrne anotó que "la mayoría de las mujeres que desarrollan un cáncer de mama (de un 75 a un 85 por ciento) no tienen factores de riesgo conocidos, como los antecedentes familiares de cáncer de mama, y una de cada ocho mujeres de Estados Unidos desarrollará un cáncer de mama. Por esto toda paciente debe recibir una mamografía de detección cada año, a partir de los 40 años, y a veces antes, si tiene factores de riesgo como los antecedentes familiares o una mutación genética que la ponga en riesgo de desarrollar un cáncer de mama".

El informe se publicó el 12 de agosto en la revista The Lancet Oncology.

Más información

Para más información sobre las pruebas de detección del cáncer de mama, visite la Sociedad Americana Contra El Cáncer.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

FUENTES: Kristin Byrne, MD, chief, breast imaging, Lenox Hill Hospital, New York City; Alice Police, MD, Westchester regional director of breast surgery, Northwell Health Cancer Institute, Sleepy Hollow, N.Y.; Queen Mary University of London, news release, Aug. 12, 2020

Last Updated: