La dieta mediterránea es la mejor para controlar el azúcar en sangre

Otro estudio halla que la diabetes tipo 2 aumenta el riesgo de muerte por cáncer

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportera de Healthday

MARTES, 16 de diciembre (HealthDay News/Dr. Tango) -- Comer sopa de lentejas y pasta parece ser la mejor opción si se tiene diabetes tipo 2.

Un nuevo estudio halla que una dieta basada en "alimentos de bajo índice glucémico" como las legumbres, los frutos secos, las lentejas y la pasta es mejor que una dieta rica en fibras y cereales en la reducción del azúcar en sangre y otros factores de riesgo para la enfermedad cardiaca en personas diabéticas.

"Estos hallazgos encajan perfectamente con los de investigaciones anteriores. El problema es que esos estudios eran considerablemente más pequeños y se realizaban durante periodos de tiempo más cortos, y no siempre mostraban los efectos de manera significativa", apuntó el autor del estudio, el Dr. David J.A. Jenkins, director de investigación en nutrición y metabolismo en la Universidad de Toronto y el Hospital St. Michael's de Canadá. "Creo que este hallazgo respalda ciertamente la recomendación de que esta opción es una herramienta más".

"Este estudio vuelve a enfatizar lo que ya sabíamos, que al final del día, la mejor dieta es la de tipo mediterráneo: frutos secos, frijoles, lentejas, frutas, verduras", señaló la Dra. Suzanne Steinbaum, directora de enfermedades cardiacas y de la mujer del Hospital Lenox Hill de la ciudad de Nueva York y vocera de la American Heart Association. "El estudio no lo llamó exactamente dieta mediterránea, pero los compuestos de la dieta sí lo eran".

Un segundo estudio halló que las personas que tienen diabetes tipo 2 enfrentan un mayor riesgo de muerte cuando son diagnosticadas con cáncer, en comparación con los pacientes que no son diabéticos.

Ambos trabajos aparecen en la edición del 17 de diciembre de la revista Journal of the American Medical Association.

La epidemia de diabetes afecta hoy en día a cerca de 20 millones de personas en los Estados Unidos, es decir al siete por ciento de la población. Esta enfermedad aumenta el riesgo de enfermedades cardiacas, cáncer y otros problemas de salud.

Aunque hay muchos medicamentos disponibles para controlar los niveles de azúcar en sangre, la evidencia sobre qué tan bien reducen el riesgo de problemas cardiovasculares aún no está del todo clara. Esto hace que la dieta correcta sea crucial en el control de la enfermedad.

Para el nuevo estudio, los investigadores del Hospital St. Michael's y de la Universidad de Toronto en Canadá seleccionaron de manera aleatoria más de 200 personas con diabetes tipo 2 para que siguieran una dieta rica en cereales y otra dieta de bajo índice glucémico durante seis meses. Todos los participantes ya tomaban medicamentos para reducir el azúcar en sangre.

Los carbohidratos de una dieta de bajo índice glucémico son absorbidos por el intestino delgado y se convierten en azúcar en sangre a un ritmo más lento que los alimentos de alto índice glucémico, lo que significa que el azúcar es más estable, señalaron los investigadores.

Los niveles de hemoglobina A1c (HbA1c), una medida de largo plazo de los niveles de azúcar en sangre, disminuyeron en 0.5 por ciento entre las personas que seguían una dieta de bajo índice glucémico, en comparación con una reducción de 0.18 por ciento en el otro grupo.

Los que estaban en el grupo de bajo índice glucémico también observaron un incremento del colesterol de lipoproteína de alta densidad (HDL o "bueno") de 1.7 mg/dL, en comparación con un aumento de 0.2 mg/dL del HDL en el grupo de la dieta rica en fibras y cereales.

Aunque la reducción de los niveles de HbA1c era poco significativa, los autores del estudio especularon que según los estudios previos podría resultar en una reducción de 10 a 12 por ciento en las complicaciones cardiovasculares.

Para el segundo trabajo de la publicación, los investigadores de la Universidad Johns Hopkins agruparon los datos de 23 estudios y hallaron que las personas que tenían diabetes eran 41 por ciento más propensas a morir por cáncer que las que no eran diabéticas. Específicamente, hubo un incremento de 76 por ciento en el riesgo de muerte por cáncer endometrial, un incremento de 61 por ciento del cáncer de mama y un incremento de 32 por ciento del cáncer colorrectal.

Los investigadores destacaron que las posibles explicaciones incluyen un ambiente de insulina que contribuye a la proliferación de células tumorales, a prácticas exploratorias menos rigurosas, y a complicaciones de la diabetes que son un factor en la toma de decisión del tratamiento del cáncer.

Más información

Visite la American Diabetes Association para más información sobre la diabetes tipo 2.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango

FUENTES: Dr. David J.A. Jenkins, Canada research chair, nutrition and metabolism, University of Toronto and St. Michael's Hospital; Suzanne Steinbaum, D.O., director, Women and Heart Disease, Lenox Hill Hospital, New York City; Dec. 17, 2008, Journal of the American Medical Association

Last Updated: