La radiación para el cáncer de mama no es tan mala como muchas temen

In English

Por
Reportera de HealthDay

LUNES, 26 de febrero de 2018 (HealthDay News) -- Muchas pacientes con cáncer de mama afirman que han oído historias de terror sobre la radioterapia, pero su experiencia real es usualmente mejor, encuentra una nueva investigación.

El estudio de más de 300 mujeres que se sometieron a una radioterapia en el seno encontró que casi la mitad habían oído historias "de terror" antes de someterse al tratamiento. Pero apenas un 2 por ciento al final se mostraron de acuerdo con que las historias eran verdad.

Y más del 80 por ciento de todas las pacientes dijeron que su experiencia con la radioterapia en realidad fue "menos terrorífica" de lo que habían anticipado.

Los investigadores dijeron que los hallazgos muestran que el público sigue teniendo ideas erróneas sobre la radioterapia "moderna".

"La palabra 'radiación' en sí parece terrorífica, y se asocia con muchas noticias negativas", dijo la autora principal del estudio, la Dra. Susan McCloskey.

Pero en los últimos 20 años ha habido avances clave en la forma en que se administra la radiación, explicó McCloskey, profesora asistente de oncología de la radiación en la Universidad de California, en Los Ángeles.

Es más precisa y dura menos, lo que ha ayudado a limitar los efectos a corto plazo, como la quemazón en la piel y el dolor en los senos.

Los médicos también pueden crear ahora planes de radiación individualizados para cada paciente, y administrar el tratamiento según una programación "más cómoda", anotó McCloskey.

La Dra. Beryl McCormick es oncóloga de la radiación en el Centro Oncológico Conmemorativo Sloan-Kettering de la ciudad de Nueva York.

Dijo que en su experiencia es "extremadamente común" que las pacientes lleguen al tratamiento tras escuchar historias alarmantes.

Los efectos secundarios de cualquier tratamiento para el cáncer varían de una persona a otra. Pero McCormick dijo que es posible predecir qué pueden anticipar las mujeres típicamente.

Por ejemplo, los síntomas en la piel varían basándose en si a una mujer solo se le extirpó un tumor en el seno (una lumpectomía) o se sometió a una cirugía para extirpar el seno (una mastectomía).

McCormick apuntó que usualmente les dice a las pacientes de lumpectomía que los efectos en la piel serán similares a lo que sucedería si estuvieran al sol durante dos horas sin filtro solar.

Esos síntomas cutáneos por lo general desaparecen unas pocas semanas tras el final de tratamiento, anotó.

En las pacientes de mastectomía, los efectos serían en general más pronunciados y duraderos, porque la radioterapia se dirige en parte a la piel en sí, dijo McCormick.

Lo importante, añadió, es que las mujeres tengan una conversación integral sobre los beneficios y los riesgos de la radioterapia cuando tomen decisiones sobre el tratamiento.

"Esa conversación debe comenzar con el cirujano, que usualmente es el primer [médico] que una mujer visita", dijo McCormick.

Si una mujer encuentra que el cirujano no puede responder a todas sus preguntas, puede solicitar una cita con un oncólogo de la radiación, sugirió McCormick.

Los hallazgos del estudio se basaron en 327 mujeres que habían sido tratadas por el cáncer de mama en los últimos años. Se sometieron a cirugía seguida de radiación, por lo general una lumpectomía, aunque un 17 por ciento se sometieron a una mastectomía.

En general, un 47 por ciento de las pacientes dijeron que antes de comenzar el tratamiento habían leído o escuchado historias "alarmantes" sobre los efectos de la radiación en el seno. Y muchas llegaron al tratamiento preocupadas sobre riesgos como quemaduras en la piel y daño en los órganos internos.

Pero en retrospectiva, pocas mujeres sintieron que su experiencia era equivalente a las historias que escucharon.

De hecho, un 84 por ciento dijeron que sus efectos secundarios (incluyendo los síntomas cutáneos, el dolor y la fatiga) habían sido menos graves de lo que habían anticipado. Unos porcentajes similares también dijeron que su tratamiento había afectado menos a su vida laboral y familiar de lo que habían temido.

Las perspectivas a largo plazo también fueron mejores de lo que la mayoría de mujeres habían pensado. De las mujeres que se sometieron a una lumpectomía, un 89 por ciento dijeron que el aspecto de su seno irradiado era mejor de lo que habían anticipado.

De forma similar, un 67 por ciento de las pacientes de mastectomía dijeron que la apariencia del área tratada con radiación era mejor de lo que habían anticipado, según el informe.

Por último, la inmensa mayoría de las mujeres estuvieron de acuerdo con esta afirmación: "si las pacientes futuras supieran la verdad sobre la radioterapia, tendrían menos miedo al tratamiento".

El estudio aparece en la edición del 26 de febrero de la revista Cancer.

McCloskey dijo que espera que los hallazgos ofrezcan a las pacientes futuras una "mejor idea sobre la experiencia de la radiación en el seno cuando tomen decisiones sobre el tratamiento".

McCormick se mostró de acuerdo. "Casi todas las participantes del estudio se sometieron a radioterapia y dijeron que no era tan aterrador como habían pensado", señaló. "Creo que es algo bastante potente".

A más largo plazo, la radioterapia en el pecho conlleva un riesgo de enfermedad cardiaca o pulmonar, dado que puede dañar esos órganos. Pero la investigación reciente muestra que entre las mujeres que no fuman que reciben la radioterapia en el pecho, menos de un 1 por ciento al final mueren de enfermedad cardiaca o cáncer de pulmón, según el equipo de McCloskey.

Más información

El Instituto Nacional del Cáncer de EE. UU. ofrece más información sobre la radioterapia.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

FUENTES: Susan McCloskey, M.D., assistant professor, radiation oncology, University of California, Los Angeles; Beryl McCormick, M.D., chief, external beam radiotherapy service, Memorial Sloan Kettering Cancer Center, New York City; Feb. 26, 2018, Cancer, online

Last Updated: